En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 13 de enero de 2017

Westworld. La serie.



        Hace tiempo que no me tragaba una serie de una tacada, pero eso es precisamente lo que he hecho con esta “Westworld”, basada en la mítica película de Michael Crichton de 1973.

        “Westworld” es un parque futurista, con una temática basada en el Lejano Oeste americano. En dicho parque unos robots, unos androides perfectos, los anfitriones, viven en un continuo bucle. Su misión es ser matados (o follados) por los huéspedes humanos que visitan el parque.
 Los humanos llegan al parque de vacaciones. Asumen un rol de los muchos que los diferentes anfitriones les ofrecen: Cazar a un bandido, encontrar un tesoro, atracar un banco… En este ambiente pueden liberar todos sus instintos, normalmente los más bajos: Matar y trincar. 
Después vuelven a sus vidas, como si tal cosa.

          Para los anfitriones, todo es un bucle: Los matan, los reparan, los ponen en servicio y… Los vuelven a matar. De vez en cuando, se les cambia la personalidad y se les da otro rol en el parque. Lo malo comienza cuando algunos anfitriones comienzan a recordar “vidas pasadas”, a pesar de los cientos de reseteos continuos a los que han sido sometidos…

          Con un buen puñado de premios a las espaldas (sobre todo para Evan Rachel Wood), buena crítica por parte de los medios y creo que buena acogida por parte del público en general, Westworld se presenta como una de las mejores series de 2016. La primera temporada consta de 10 episodios, y HBO ya ha confirmado su vuelta en 2018 con otros 10 que conformarán la segunda temporada.


        La presencia de grandes del cine como Ed Harris y Anthony Hopkins ayuda, en mi opinión, al interés por la serie. La recomiendo.

No hay comentarios: