En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 15 de enero de 2017

La tortuga roja (2016)



           Pocas veces veo alguna película de animación que no me guste. He de reconocer que son una de mis debilidades, porque con la animación aún podemos contar y sentir cosas a las que el cine convencional no llega. Los japoneses de los estudios Ghibli lo saben bien, suyos son algunas de las mejores películas que se han hecho “Mi vecino Totoro”, “Castillo ambulante” o “Porco Rosso” son ejemplo de ello, y casi nadie desconoce el mítico nombre de Hayao Miyazaki, grandes éxitos del cine en poco más de treinta años de existencia de los estudios.

           Más allá del legado de Miyazaki, ya retirado, o semiretirado, que ha dejado el listón muy alto, de vez en cuando nos llegan joyitas como “La tortuga roja” (2016), una coproducción franco-japonesa, con estética de Hergé en sus personajes (esos ojos pequeñitos negros, esas facciones angulares, casi geométricas que conozco tan bien de Tintín).

            La particularidad de esta cinta es que es muda. Aquí no hay palabras. Solo gestos, algo de música y mucho mensaje visual (ecologismo por un tubo, la naturaleza es un personaje más, soledad, esperanza y desesperanza, el gran peso de la familia…) El espectador pone el resto.

            Un pescador naufraga en una isla desierta. Solo hay un bosque de bambú y un pequeño lago de agua dulce. Los espejismos son sus acompañantes diarios. Sus intentos por salir de la isla son vanos, porque una enorme tortuga roja le impide salir de ella. Una y otra vez vuelve a naufragar en la orilla de la isla, y pronto inicia una extraña, y mágica, relación con la tortuga, que no es lo que aparenta…


             Quizás esté lejos de lo que Ghibli nos tiene acostumbrados, quizás el peso de la película se lo debamos más a su director, el holandés Michael Dudok de Wit (el responsable del delicioso corto “Padre e hija” (2000) que podéis encontrar por YouTube), pero creo que es cine de animación mayúsculo, para reflexionar y perderse un rato en él… Eso sí, no me parece dirigido a un público muy joven, o tan siquiera joven.