En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Pasión. Ingmar Bergman




      “Pasión” (1969), película de Ingmar Bergman que venía en el mismo pack que “La vergüenza” y que hasta hoy no he podido visionar. Viene con un puñado de premios internacionales a las espaldas y no es para menos.

       La he tenido que ver en sueco, subtitulado al castellano, e ignoro si alguna vez llegó a doblarse al castellano. Si no lo hicieron, ya dudo que lo hagan, y es mejor así.

      Andreas Winkleman (Max Von Sydow) es un tipo huraño, reservado y algo ermitaño. Se ha separado de su mujer (o mejor dicho, su mujer se ha separado de él, esa es la versión oficial) y se ha ido a vivir a una pequeña isla del Báltico, Farö, donde vive como granjero y fuma más pipas que Tolkien. Un día, una hermosa joven, Anna (Liv Ullmann), le pide realizar una llamada de teléfono. Anna lleva una muleta, ha perdido a su marido y a su hijo en un accidente. Igualmente, Andreas conoce a Elis y Eva, una pareja de artistas que están pasando por un momento raro en su relación, van bastante mal de hecho. Eva fue la amante del marido de Anna, también llamado Andreas, y tiene un desliz con el nuevo Andreas… Y Anna, a su vez, inicia una truculenta relación con el propio Andreas… Y como telón de fondo tenemos que en la isla comienzan a cometerse atrocidades contra los animales de los alrededores.

       Lo interesante de esta película, y que para mí la hace muy original, es que cada cierto tiempo, la película se interrumpe y los propios actores hablan, y opinan, sobre sus personajes, aportando nuevos puntos de vista a los que ya uno se está construyendo. Aparte que, el personaje de Anna tiene un sueño que casi conecta con la trágica realidad que se vivía en “La vergüenza”, ¿Un guiño de Bergman?, me gusta creer que sí.


      Por supuesto, muy recomendable.