En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Mujer bajando una escalera. Bernhard Schlink



        Lo reconozco. Hace unos días que lo terminé de leer, pero no me atrevía a dedicarle unas pocas líneas a este libro. Estaba algo enfadado con su protagonista, con su historia. Y reconozco que iba a comenzar con un: “Esta es la historia de un pagafantas…”, pero no hubiera sido justo. Quizás por ello he dejado el libro en la estantería unos días hasta hoy, porque esta es una bonita, y triste, historia de amor.

        Irene Adler, o Irene Gundlach, por su marido, es una bella joven rubia. Protagonista de un cuadro: Mujer bajando una escalera. En el cuadro aparece desnuda y radiante. Fue un encargo de su marido, el millonario Peter Gundlach, al pintor Karl Schwind, el cual se enamoró de la joven y se convirtió en su amante.

        Desde entonces, los dos hombres se enfrentan por la misma mujer, y por el cuadro. Pero aparece un joven viudo, pero exitoso abogado alemán, para litigar en el caso y… Se enamora, igualmente, perdidamente, de la misma mujer, de Irene.

       Irene utiliza a los hombres para conseguir sus fines, y después desaparecer en la nada, pero nuestro protagonista se ha enamorado de verdad, y lo va a demostrar…

     “Mujer bajando una escalera”, de Bernhard Schlink es el primer libro que he tenido el placer de disfrutar del autor de “El lector”. Tiene una narrativa sencilla, un ritmo fluido y una historia de esas de amor verdadero, de emociones fuertes. Muy entretenida.