En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Mahoma y Carlomagno. Henri Pirenne




        “Mahoma y Carlomagno” del historiador belga, Henri Pirenne, es un libro que los profesores de Historia Medieval citaban en sus bibliografías, hace veinte años cuando estudié la carrera, como uno de los libros imprescindibles a leer. En su día, no me lo leí. Solo pequeñas referencias de aquí y allí, sin llegar a meterme mucho en el libro de Pirenne.

(Henri Pirenne 1862-1935)

         Ahora he tenido la oportunidad de leerlo, y desde luego, no ha sido un libro que me haya defraudado. Escrito por Pirenne unos meses antes de fallecer (1935), no lo vería publicado. Serían su hijo, Jacques Pirenne, y uno de sus discípulos F.Vercauteren, quienes se encargaron de sacar adelante el proyecto del maestro, que era un compendio de notas y pensamientos en muchas partes, como reconoce Vercauteren que en el prólogo reconoce no estar de acuerdo con muchos de los puntos que Pirenne defiende, pero que él ha respetado escrupulosamente en la edición.

         El libro se divide en dos partes. Europa Occidental antes, y después, del Islam. Así, asistimos a las invasiones germánicas de un debilitado Imperio Romano de Occidente, que no van a suponer una verdadera ruptura del mundo antiguo, sino una continuación de sus instituciones y leyes que, los llamados bárbaros tanto admiraban. El intento del Imperio bizantino, indiscutible para los reyes visigodos o francos, por recuperar la unidad mediterránea (con el general Belisario a la cabeza), y finalmente, en una segunda parte, que para mí es de lo más interesante, la verdadera ruptura, personificada en una rápida expansión islámica que romperá con todo lo anterior y traerá un nuevo mundo a la moribunda Europa que verá, desde principios del S.VIII, un retroceso en el latín, en las relaciones comerciales y cierta etapa de inestabilidad, acentuada por los ataques vikingos.

        Finalmente, el libro nos presenta el inicio de la Edad Media, de la Alta Edad Media, y nos deja una serie de conclusiones al respecto del papel de Carlomagno por un lado y el incipiente Islam por otro. El libro no deja de ser curioso, ya que aborda, con detalle, aspectos socioeconómicos como el papel de los judíos, de los esclavos, de la moneda, o de los monasterios en esta etapa tan interesante de la Europa Occidental. Un libro de lo más recomendable.