En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 10 de diciembre de 2016

La vergüenza (2009)



       “La vergüenza” (2009) es la ópera prima de David Planell.  Esta película no la conocía hasta hace unos días. Buscaba información sobre “La vergüenza” de Ingmar Bergman y me encontré con este título. Leí la sinopsis, me interesó (me interesa todo lo que huela Cine Social, y en España se hace o se estila menos de lo que debería…), y aquí estoy escribiendo unas líneas después de haberla visualizado.

      Pepe (Alberto San Juan) y Lucía (Natalia Mateo) son una pareja feliz. Viven bien, tienen una buena casa y no se les ve con problemas monetarios. Hace casi un año han tomado una decisión: Adoptar a Manu. El chaval es un chico peruano (de ocho años) que viene con un buen puñado de problemas: Falta de cariño, movimientos repetitivos, hiperactivo Nivel 10, incomprensión, cierta falta de empatía… De todo un poco.


      El caso es que no se hacen con él, con la situación, con la manera de ser del chico, y eso empieza a pasar factura a la pareja. Pepe no lleva bien que saque a sus peces de la pecera, que le tire sus lentillas al W.C, que tire las llaves por las ventanas, que le eche pegamento a las cerraduras o que se cargue sus juguetes (me siento identificado, yo también tengo el Síndrome de Peter Pan), y ante lo que se le plantea, llegan a la decisión de no acabar de firmar los trámites de adopción legal. Bueno, Pepe, que acaba de aclararse.

      La cinta también tiene una subtrama con Rosa, la asistenta social (peruana también) de la que Pepe no se fía: Cree que le ha robado algunos juguetes, que le cambia la sal por el azúcar (como tener trasgos en casa) y cuestiona su manera de trabajar… Rosa resultará ser una sorpresa relacionada con todo el problema.

      Es una película muy interesante. Actual, y que plantea algo que no suele salir en los Medios de Comunicación: Los fracasos en las adopciones de niños. Guion interesante, diálogos naturales, el papel de Rosa impresionante (a mi parecer), miedos y dudas, verdades y mentiras… Un día sin agua, puede ser un mal día. La recomiendo.

     P.D: La primera escena me llamó mucho la atención. No sé si Planell lo hizo o no adrede, pero “La vergüenza” de Bergman comienza con la pareja en la cama, ella se despierta, y se levanta, Liv Ullmann se acerca se lava con los pechos desnudos… Aquí la escena es parecida, ciertamente parecida, pero Natalia Mateo no nos enseña los pechos (y ni falta que hace, no vendría a cuento…) Las dos películas no tienen nada que ver, lo sabemos, pero es una curiosidad.



No hay comentarios: