En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 25 de diciembre de 2016

El manantial de la doncella. Ingmar Bergman



        Como todos los veranos, una doncella debe realizar la ofrenda de las velas en el altar de la Iglesia. Nadie las ha llevado aún, es tarde, y se va a hacer mucho más tarde. Töre, un señor con tierras (lo que en España llamaríamos un hidalgo), envía a su joven, devota y bella Karin, acompañada de Ingeri, una pagana embrutecida y embarazada que trabaja para ellos.


        Ingeri no traga a Karin. De hecho, la odia bastante, y pide al viejo dios Odin que la castigue de alguna manera. Abandonada a su suerte por Ingeri, Karin pronto cae en manos de unos pérfidos pastores, que abusan de ella y la matan. Abandonando el cuerpo en el bosque. Cuando anochece, los pastores llegan hasta las tierras y casa de Töre…

        “El manantial de la doncella” (1960), protagonizada por Max Von Sydow, Birgitta Valberg y Birgitta Pettersson, es una película de Ingmar Bergman, ganadora de algunos premios internacionales, donde destaca el Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa de 1961. Basada en una antigua leyenda sueca medieval, plasma muy bien la convivencia difícil entre el paganismo y la adoración de los antiguos dioses nórdicos y la aparición incipiente del cristianismo que hace desaparecer todos los antiguos ritos ancestrales de aquellas tierras.

       Con una narrativa sencilla, esta es una historia de pureza y venganza, del Bien y el Mal, de paganismo y cristianismo, que entremezclan sus rituales.

 Simple y llanamente, un peliculón, de los de visionado obligatorio.