En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Juego de manos. Jason Lutes


        “Juego de manos” de Jason Lutes no es lo primero que he leído de este autor norteamericano. Tuve la suerte, hace ya unos años, de adquirir y leer sus dos primeras partes de lo que será una trilogía: “Berlín. Ciudad de piedras” y “Berlín. Ciudad de humo”, sobre la vida en la ciudad alemana durante la República de Weimar, publicadas en España por Astiberri, y las cuales recomiendo encarecidamente.

         El estilo de Jason Lutes es muy característico. Está cargado de un expresionismo brutal, casi xilográfico en algunas viñetas. Cuadros cerrados, de diversos tamaños, dominados por el blanco y negro (más en la Primera que en la Segunda parte del tomo) y por la ausencia de fondos en la mayoría de los casos, porque cuando Lutes dibuja un fondo, o un paisaje, este es revelador, pero no necesario cuando desarrolla toda su narración, no lo necesitamos, no aportaría nada.

        “Juego de manos” es una novela gráfica que editó en 1994 gracias a una beca. Venía de hacer algunas historias cortas, y con esta novela dio el salto definitivo. Si “Ghost World” de Daniel Clowes está basado en ese costumbrismo americano, de sociedad medio-baja, barrios empobrecidos y trabajos mal pagados, yo creo que Lutes lo supera con creces con esta novela, no tan amable en cuanto a la presentación de hechos y personajes. Es una novela gráfica, un cómic, duro. Real y duro, muy descriptivo de una parte de esa sociedad americana a la que hacía mención antes.

         Nos encontramos con un mago fracasado, Ernie, obsesionado con la muerte de su hermano, mago igualmente, como él. Las pesadillas de su muerte le persiguen mientras él, poco a poco, sin trabajo ni futuro, se convierte en un mendigo. Pronto se ve en compañía de otro viejo mago, venido a menos, Flosso el Magnífico, y de un timador de poca monta, Charlie, que junto a su hija, Claire, viven en un coche debajo de un viaducto, y a los que se les une, con el tiempo Esther, la antigua novia del hermano de Ernie (Howard, por cierto). La única esperanza del grupo es que, al menos Claire, logre ser una buena maga y se busque la vida, mientras que el grupo se va sumiendo en su propia espiral de miedos y desesperanza.


        P.D: Francamente, recomendable.