En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 30 de octubre de 2016

Doctor Extraño. La película (Contiene Spoilers, Ojo!!)


        ¡OJO!. Este artículo contiene malvados Spoilers. No sigas que nos conocemos...

        Los que somos fans del Universo Marvelita estamos de enhorabuena. Ha llegado a nuestras pantallas “Doctor Extraño”, un personaje de Marvel con más de cincuenta años a las espaldas, creado por Stan Lee y el dibujante Steve Ditko. Si el Universo Marvel está amenazado siempre por mutantes hostiles u hordas alienígenas, por citar algunos de los peligros y sin querer explayarme mucho, también lo está por seres espirituales, psíquicos, y de toda clase de mundos diferentes.

         Así es amigos. En la película de Doctor Extraño se nos muestran algunas de esas amenazas a las que El Doctor Extraño deberá enfrentarse para salvar el planeta, o más bien, nuestra dimensión, porque hay todo un multiuniverso a disposición del consumidor. No solo está el nuestro, hay otros donde todos los habitantes son del Betis o aficionados a las rosquillas…


       Ahora empiezan los spoilers. Aviso que no quiero destriparle la película a nadie. Olvida, hasta aquí, todo lo que sabes…

(Strange te enseñará a hacer un buen mandala, sin quemarte)

         El caso es que el aclamado neocirujano Stephen Strange (Extraño) sufre un terrible accidente de tráfico, mientras se iba a dar una charla y le informaban de posibles y futuros casos para tratar (entre otros, el de un tipo, militar, coronel creo recordar, que se ha fastidiado bien la columna vertebral dentro de una armadura…). Cuando Strange recobra el sentido, se encuentra con más clavos en las manos que una Ferretería de Guardia. Con el Ego por las nubes, siete operaciones a corazón abierto y un ligero temblor de manos, Stephen busca su cura en Nepal, donde un paciente que no podía andar había recuperado, por arte de magia, su capacidad bípeda.

        En Nepal, pronto es acogido por una simpática secta, con Wi-Fi en sus cómodas habitaciones, que le enseñará, a lo largo de varios años, ¿O fueron solo meses?, a hacer mandalas en el aire, sin quemarse, y las legendarias técnicas que afectan a la mente, al espíritu, a la bolsa de ojos y a las ganas de vivir. Estando en el Spa, se entera que unos antiguos alumnos, metidos a malotes, han robado parte de un preciado libro que enseña a controlar el Tiempo, entre otras lindezas, y que estos se han empeñado en destruir las sedes que tiene la secta en Londres, Nueva York y Hong Kong.

        Strange pronto pasa de ser el tipo más torpe de la secta, al más atrevido e inteligente de todos ellos, ganando múltiples partidas al Scattergories a todos sus colegas del templo. El conflicto de él y sus amiguetes contra los malvados resentidos que quieren regalar el mundo a la versión espiritual de Galactus es inevitable. Y aquí es donde la película se transforma en “Origen” de Leonardo di Caprio, que ríete tú del Doctorado de Arquitectura y de Le Corbusier y sus proyectos, con Universos menguantes, que se doblan, que se quiebran como roca volcánica expuesta al sol de otoño, mientras hostias psíquicas van y vienen, y conoce a una simpática capa roja que lo mismo te ahoga la aorta, que te resuelve una quiniela de quince resultados. Un viaje de té mezclado con Lsd alucinante.

        Strange comenzará igualmente un viaje interior, donde conseguirá dominar ese Ego tan característico que le hace ser un gilipollas, a ser un tipo guay que se liga a la enfermera buenorra de Urgencias, que también es Doctora y tiene un Grado en Filología Portuguesa.

        Al final de la película, uno de sus aliados, Mordo, se cabrea con Strange por no haberle contado que tenía novia (en los cómics recuerdo un Barón Mordo que era un mamonaso, pero este tipo no se le parece), y Strange queda como Hechicero Supremo, sin haber hecho ni Oposiciones, así a dedo.

        Después, hay dos epílogos, al parecer. Yo solo vi uno en el que Strange sale tomando cervezas con Thor y hablando de la familia. Lo típico de un domingo al mediodía. El otro epilogo, que los frikis aclamaban a gritos, no lo vi porque después de dos horas me reventaba la vejiga.


       P.D: Muy recomendable si te gustan los cómics de Marvel. 

8 comentarios:

Carlos dijo...

Lo poco que he leído sobre el "multiverso" Marvel me ha emparanoyado bastante. Me fío de tu crítica, pero como dije en el fisbu no sé si animarme. Sobre las dos escenas post-créditos he leído tantas teorías relacionadas con Thor, Ironman y hasta el arácnido que me he emparanoyado aún más jajaja.

Comentario post-créditos jeje: en un cómic del "multiverso" Deadpool mata a todos los superhéroes y a los dibujantes, el jefe Lee incluido jajaja. Así nos ahorramos mareos y jodiuras.

Duncan de Gross dijo...

Es que con esta película, el Universo Marvel se complica bastante más... Y sobre Deadpool soy conocedor de esa teoría, en la cual, mata por aburrimiento a todo el mundo. De hecho, creo que es Cable quien dice que en el futuro, el único que queda vivo es el propio Deadpool, más solo que la una. En DC, del que no soy muy lector, sigo sobre todo a Batman y a Arrow, creo que Enigma también está rompiendo o rompe la Cuarta Pared, pero claro, no hay nada que se parezca a Deadpool...

Carlos dijo...

De DC sólo me gustan las últimas de Batman y no todas... Son más duras y oscuras, casi pelis de mafiosos en lugar de superhéroes. Me gusta más Marvel, pero ya te digo que lo poco que he leído del "multiverso" me tira para atrás. Lían demasiado las tramas.

Duncan de Gross dijo...

Cierto, pero date cuenta que tienen tropecientos mil guionistas. Al parecer, en la próxima de Guardianes de la Galaxia, ¿O era en la próxima de Los Vengadores?, habrá más de cincuenta personajes Marvel dando hostias...

Carlos dijo...

Pero en este tipo de pelis las leches son más llevaderas que las paranoyas espacio-temporales jeje.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho la peli y me he reído un montón con tu crítica. Yo me he perdido el segundo epílogo, jo! Soy Almudena.

Duncan de Gross dijo...

Almudena, yo también me lo perdí. Los frikis gritaban a los que nos íbamos: Que hay otro epílogo!!!, pero yo me meaba vivo. Mil gracias por pasarte por aquí.

Duncan de Gross dijo...

Bueno, pues al parecer, según me dicen, el segundo trailer es cinco minutos después del primero, y en el se ve a Mordo convertirse en el malvadísimo Barón Mordo... Otra vez será...