En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Trumbo. La lista negra de Hollywood


(Trumbo en la bañera, escribiendo)

        “Trumbo. La lista negra de Hollywood” es la última película que hemos visto en el Patio-Lavadero. Se trata de una interesante historia, de una parte no menos interesante de la historia de los Estados Unidos. La Caza de Brujas que inició, con el senador McCarthy a la cabeza, el Gobierno de los Estados Unidos contra los actores, directores y guionistas de Hollywood, de ideas o simpatías comunistas a principio de los años cincuenta del S.XX.
(Edward G Robinson, advenedizo y falsete)


        La película tiene un sencillo desarrollo narrativo. Aportando datos y curiosidades sobre la etapa y sobre el posicionamiento de cada uno de ellos. John Wayne, por ejemplo, se alza como paladín de los valores más ultras y conservadores de los Estados Unidos, mientras que actores, como Edward G. Robinson, que pertenecía al partido demócrata, aparece como uno de los mayores traidores, o chivatos advenedizos, del conocido grupo “Los diez de Hollywood”, los inculpados, como Dalton Trumbo, guionista de películas como “Espartaco”, “Vacaciones en Roma” que tuvo que firmar bajo seudónimo y que se llevó el Oscar a mejor guion (fue uno de los dos que llegó a ganar, el otro fue por “El Bravo. El niño y el toro”) que acabaron con sus huesos en la cárcel durante años, e incluso exiliados (Trumbo, a México).

(9 de los 10 de Hollywood)

        Se echa en falta, un enfoque más general del proceso, al menos la mención a Bertold Brecht, que tuvo que sufrir un proceso y se exilió de Estados Unidos después de haberse declarado inocente de cualquier acusación, o de Chaplin, que también soportó interrogatorios y, finalmente, el exilio.


        La obsesión anticomunista se refleja bastante bien en la película, se agradece que usen alguna que otra imagen de la época, la hipocresía hacia los ciudadanos negros (el propio Trumbo no se mojaba mucho en temas como la segregación o el voto negro), las grandes fiestas Hollywoodienses… Y desde luego, indiscutiblemente, quien levanta la película por encima de la media es la gran presencia de Bryan Cranston, que hace un papelón, un gigante de la interpretación y que es uno de los mejores actores del momento. La gente te dice: “Este tipo, desde que hizo Breaking Bad…”, y yo recuerdo haberme ya reído con él, con un plato de cereales en el desayuno, con su “Malcolm in the middle” (allá por el 2000).


       El caso es que, en la película se refleja que Trumbo no era una persona perfecta ¿Quién lo es?, pero tampoco un rencoroso. Intento salir de todo aquello, recuperar su vida, y seguir adelante haciendo lo que mejor sabía hacer, escribir guiones para películas.


       Recomendable. Por cierto, no os perdáis los títulos de crédito finales. A mi me han gustado, reveladores, para dar el punto y final.