En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Mascotas


(¿Simpático conejito?, no te fíes)


        Alguno de los tres o cuatro lectores del blog que quedáis por aquí, que no creo que seáis más, pensareis que últimamente me ha dado por las películas de animación, pero es que cuando tienes una cría de tres añitos en casa, es lo que suele tocar.

(Esta chica no tiene piernas, tiene palillos. La Física no se explica como se mantiene en pie con esa cabeza)


        Hoy nos ha tocado “Mascotas”. ¿Y qué tiene Mascotas de especial?, poco la verdad sea dicha. Viene de Universal y de los productores de los Minions, o de los creadores, o de unos tipos que trabajan para Pixar, ¿O era de Gru?, vete a saber. Lo que está claro es lo siguiente, esta película tienes que verla con ojos de niño o si no te espera más de lo mismo. “Buscando a Nemo” o “Buscando a Dory”, o incluso “Angry Birds” que son las películas que, a bote pronto, se me vienen a la cabeza, están en la línea de “Mascotas”, ¿O es al revés? Ya no sé qué decir porque son todas iguales.
¿Hay algo más bonito y bucólico que una escalera de incendios en Nueva York?


        Presentación: Unas mascotas que viven en un barrio chip and chic de la metropolitana Nueva York. La humana, dueña de los perros protagonistas, solo la verás tres minutos cronometrados en todo el fil. Más que suficiente. No sabemos nada de su vida, aunque nos da un aire su apartamento y su modo de ver la vida a “Desayuno con diamantes” pero sin tanto glamour y sin George Peppard haciendo de pagafantas. ¿Qué hacen las mascotas cuando se van sus amos? Hacen de todo un poco. Esa sería la simpática presentación, se nos muestra el elenco de personajes, cada uno con sus manías, virtudes e idas de pinza.
No es Micho I de Gato, pero esa mirada...


        Nudo: Perdidos en la gran ciudad. Igual que puedes perderte en el mar porque un pescador que es dentista te lleva a su clínica dental, o perderte porque tienes dos segundos de memoria en el océano y no sueles aprovecharlo mucho, o quizás te secuestran unos cerditos verdes. ¿Os suena, verdad? Siempre es lo mismo. Disparatadas persecuciones, casualidades que mejor no te plantees, gags de todo tipo. Para adultos, y con treinta años ya a las espaldas "Aventuras en la Gran Ciudad", que merece un revisionado crítico un día de estos. Es lo mismo!!.
Mascotas... O perdidos en Nueva York.

        Final: Es una película para niños. Final feliz, por supuesto. Valores como la amistad, la fidelidad, compartir sentimientos y cosas. La vida es de puta madre, sobre todo si eres un dibujo animado.


       Consejo: No la veas con tus ojos de adulto porque el análisis es ese, y pasaría el suficiente raspado. Ve la película como el niño, o la niña, que fuiste un día, y que a lo mejor hoy en día, dichosa fortuna, sigues siéndolo, y le pondrás un notable alto.

5 comentarios:

Cecilia Carrillo Alquicira dijo...

El abandono y el maltrato de mascotas para justificar la conducta de algunos personajes de la película pero nunca hay un guiño hacia los niños referente a la responsabilidad que implica tener una mascota.

Duncan de Gross dijo...

Es cierto Cecilia, no lo había visto desde ese punto de vista. Gracias por el aporte!!

Carlos dijo...

Ésta la vi en Madrid en un cine más petado que un metro en hora punta. Me gustó. Tienes buenos puntos y los críos se entretienen. El hijo de mi amiga (no quiero leer más menciones al Equipo A ��)no parpadeó ni medio segundo. Y estoy de acuerdo en lo que dice Cecilia. Podrían haber aprovechado mejor esa trama. Alguna moraleja en condiciones y no tan edulcorada.

Duncan de Gross dijo...

Si, no lo había visto desde el punto de vista de Cecilia. Un comentario, y observación, muy acertados.

La Gatera dijo...

La tengo pendiente pero tomo nota: mejor verla con ojos de niño.

¡Ronroneos!