En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Experimenter. La historia de Stanley Milgram

 (No cito a Wynona en ningún momento en esta entrada. No hace falta)

        “Experimenter. La historia de Stanley Milgram” es, más que una película, un interesante docufilm en sí mismo. Es mitad película, mitad documental. Una buena biografía, basada en hechos reales. El principio no me resultó extraño, hace ya unos años vi un documental francés titulado “El juego de la Muerte”, basado en un supuesto concurso, el cual recomiendo fehacientemente, y al que se hace referencia al final de esta pelicula. Pues bien, el principio de este “Experimenter” es de lo que va aquel documental. Basado en hechos reales, los científicos, este concretamente (Stanley Milgram) investigan sobre las relaciones sociales, antropología, sociología... Muy interesante, como un tipo puede darle descargas eléctricas a un desconocido, simple y llanamente porque una autoridad se lo ordena.
 (La rubia lee)

         Todo es un bulo, pero está muy bien montado. Dos tipos son elegidos para un experimento. En realidad, solo uno es el que se somete al experimento, el otro es un actor. Uno de ellos debe memorizar una serie de adjetivos y sustantivos, el otro, si este se equivoca al relacionar sustantivos y adjetivos, le dará una serie de descargas eléctricas, empezando por 45 voltios, y ascendiendo el voltaje según el otro se va equivocando.
 (¿Una descarguita de nada?)

         El actor se equivocará adrede. Y dará alaridos (de mentira) por cada descarga eléctrica recibida. Habrá un momento en que el tipo al que someten el experimento, dudará si seguir o no dando calambrazos al otro pobre desgraciado, pero como Una Autoridad (el psicólogo o científico de turno) le dirá que continúe con el experimento, este lo hará.

        La mayoría, la inmensa mayoría de los tipos que hacen de “torturadores” no pararán. No se rebelarán contra la Autoridad. Ya podrá gritar el actor, pedir por favor que pare de hacerle daño, mil cosas… Que el tipo seguirá hasta el final. A pesar de que las supuestas descargas sean de 450 voltios. El experimento trata sobre la Obediencia de los individuos, estudiar las reacciones, las preocupaciones, los sentimientos que experimentan al torturar, a sabiendas, a otro ser humano.

        Llama la atención de esta película que los actores rompen la cuarta pared (como Deadpool) y te hablan y te preguntan, a ti, como espectador, directamente. La utilización de imágenes reales de algunos de los experimentos (hubo muchísimos de todo tipo), y la mezcla con de dichas imágenes con los propios actores, alcanza cuotas de surrealismo puro y duro. La justificación propia de los experimentos en la persona de Adolf Eichmann, aquel tristemente famoso nazi, criminal de guerra, que el Mossad israelí localizó en Argentina y que llevaron a juicio en una espectacular operación (La Operación Garibaldi). El tal Milgram fue un tipo que, al parecer, hizo tantos experimentos que cuando dio la noticia del atentado a Kennedy a sus alumnos, estos no le creyeron.

       Resumiendo: Como película, un tostonazo. Como documental o docufilm, para que veas lo hijo de puta que puede llegar a ser el humano con sus semejantes, casi imprescindible.



       P.D: “Obediencia a la autoridad” fue su libro más famoso, por si os interesa. Yo leí algunas cosas cuando vi el documental francés que os comentaba (“El juego de la muerte”), pero acabé por dejarlo…