En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 20 de agosto de 2016

El regalo.


(Aquí "usus" traigo un regalo bien bonito)

        “El regalo”, típica película de esas que estuvo muy de moda hace unos años, en las cuales, una pareja feliz y bien asentada, sufre un buen día la irrupción en sus vidas de un extraño, antiguo conocido del instituto del chico-marido, que es todo un hombre de éxito. En un principio este extraño va de buen rollo con ellos. Ji ji ji, ja ja ja, que guapa es tu mujer, que bien te lo has montado todos estos años desde el instituto truhan, ¿Y para cuando los nenes macho?, y todas esas cosas que se dicen en torno a una mesa, con vinos mediante, en una casa con jardín de las que firmaría Le Corbusier o Mies Van der Rohe, modernista con su jardín y su perro de atrezo.
(Míralos, tan felices, "usus" vais a enterar...)

       Pero claro, el extraño empieza a cambiar, a ser más pesado que una vaca en brazos, a tener el mismo comportamiento que un Terminator en un pasillo de veinte metros. Y aquí es cuando vienen los sustos, muchos de ellos metidos con calzador. Vete de nuestras vidas. Te voy a matar. ¿Qué quieres de nosotros? No seas malo ni raro. Tú mujer no tiene salero duchándose, etc. Lo normal, vamos.
(Entre la presbicia y el Ribera del Guadiana, no veo un carajo)

     La película aun así, a pesar de que te crees que es un topicazo más, guarda un par de sorpresas en el guion, y por eso merece la pena verla. No es todo lo que reluce, y hay cosas que tienen un por qué, como en casi todas las cosas de la vida…




     Del uno al diez, yo le daría un 6. La recomiendo porque el malo, que además es feo como él solo, le da un aire a mi persona. Por fin, me parezco a un actor. 

1 comentario:

Carlos dijo...

Será la perilla jajaja.