En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 23 de julio de 2016

Stranger Things

   
        ¿Tan buena es la serie? La verdad es que sí. “Stranger Things” ha sido para mí un agradable descubrimiento. Veremos si no se convierte en serie de culto en un tiempo. Me gusta todo, salvo el doblaje al castellano de algún personaje, que chirría un poco. Pero, ¿Por qué es para tanto?, Ufff, porque es muy original sin serlo en el fondo ¿Eiiin?


             A ver, estamos en 1983. Reagan, la Guerra de las Galaxias, la Guerra Fría… En este marco incomparable tenemos un grupo de chicos, fans de Dragones&Mazmorras (el juego de rol, no la serie de dibujos), muy del estilo Los Goonies, que viven en pueblo muy estilo ET de Steven Spielberg, con su pinta ochentera, hermanos mayores adolescentes con sus movidas, institutos clásicos con profesores enrollados aunque bastante perdidos, etc. Las continuas referencias al cine, a la época aquella para mí tan entrañable, son continuas. Por Dios, Walkies de ocho palmos.




              Entonces, una noche, pasa algo extraño, y uno de los chicos, cuando volvía a casa, desaparece… Y hasta aquí os voy a contar. Nada de spoliers, nada de fastidiaros la historia. Merece mucho la pena que veáis la serie, con su música electrónica, sus créditos ochenteros, su rollo Poltergeist y esos teléfonos de rueda que los nenes de hoy no saben usar. Por cierto, Wynona Ryder lo hace muy bien, en su papel de madre desesperada.