En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 19 de junio de 2016

Las guerras silenciosas. Jaime Martín.


 (Las guerras silenciosas, de Jaime Martín)

       No sé si a vosotros os ha pasado lo mismo que me pasaba a mi de pequeño. Vivía en una casa donde, todos los hombres, sin excepción, habían hecho la mili. Aquellos dieciocho meses, después doce (aunque uno de mis abuelos se tragó casi tres años en los Regulares de Ceuta), en lo que tenías que servir a Dios y a España.
(Dibujo sencillo, historias trágicas)

       Lo normal es que te contaran historias de aquel acontecimiento que te hacía pasar, según algunos, de niño a hombre. Yo, casi desde el principio, tuve claro que no iba a hacerla, y me pilló el último reemplazo. Así que me declaré Objetor de Conciencia y me mandaron vigilar una biblioteca durante un año. Por supuesto, aproveché mejor el tiempo que dando tumbos por ahí. Es la impresión que tengo.
(Personalmente, creo que acierta al mezclar dibujo y fotografía. Refuerza la historia. Me gusta)

       Bueno, pues "Las guerras silenciosas", el cómic que os presento de Jaime Martín, va de aquellas batallitas que contaban nuestros abuelos, nuestro padre o nuestros tíos, de aquella mili de hambre, mausers, cetmes (no salen en el cómic, pero todo el mundo hablaba de ellos), jeeps, confraternidad y compañerismo en medio de toda aquella mierda, miseria, y aquellos Cabos y Sargentos que eran unos amargados de la vida...

       Jaime Martín explica muy bien, desde el principio, la elaboración de este cómic. Comida y reunión familiar, y su padre contando batallitas, de las cuales, quizás, solo quizás, salga una buena historia. Y si que sale. Sale una buena historia llena de recuerdos, anécdotas y fotografías reales de la mili que el pobre hombre se tragó en un Ifni, aún español, rodeado de enemigos invisibles, silenciosos, que les acechan y todo lo demás a lo que hago referencia ahí arriba (mucha hambre, mucha miseria...). Siguiendo un orden cronológico del asunto, y con el noviazgo como historia paralela, es fácil engancharse a este cómic. Forma parte, sin duda, de la historia de España del S.XX, y aunque a las generaciones actuales les suele a cosas del Paleolítico, nada más lejos de la realidad. Esto sucedió Ayer. Lectura muy recomendable.