En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

lunes, 16 de mayo de 2016

Un viaje entre Gitanos.

Con “Un viaje entre gitanos” me ha pasado una cosa muy curiosa, y es que, al poco de comenzarlo, me acordé de otros autores (periodistas, freelances o simples viajeros) que cuentan historias parecidas, no siguiendo el mismo formato, pero si con la común característica de enseñar un hecho, mostrar unas imágenes o unas personas, que por regla general son desconocidas para el lector y para el público occidental ya ni te cuento (concretamente pensé en Joe Sacco, y sus historias sobre Bosnia y Palestina, y en Guy Delisle y sus distintas crónicas en compañía de su pareja, miembro de Médicos sin Fronteras).


 Este cómic es muy especial. Está realizado por tres profesionales de la fotografía, del cómic y de los Medios de Comunicación. Me voy a ahorrar sus biografías, porque son muy extensas, pero tenemos a Alain Keler, hilo conductor del cómic, reportero gráfico, con más premios y galardones que un General de la Segunda Guerra Mundial (Guerra donde, por cierto, los nazis mataron a sus abuelos y a una tía de trece añitos).  Emmanuel Guibert, dibujante y guionista de cómic, que tiene a sus espaldas la obra “El Fotógrafo”, sobre la Guerra de Afganistán y el trabajo realizado allí por Médicos sin Fronteras. Y Frédéric Lemercier, diseñador gráfico, metido igualmente en el mundo del cómic.


 ¿Y por qué es especial el cómic? Bueno, porque mezcla la viñeta, abierta en muchos casos, no muy clásica, con la fotografía en Blanco y Negro de Keler. Aquí, lejos de la calidad que pueda o tener o no el dibujo, lo que se trata es de transmitir un mensaje. Intentar que el lector se quede con la idea de la situación del pueblo gitano, el pueblo romaní en la Europa actual. ¿Y cuál es? Bueno, pues bien mala. Keler, montado en su viejo Skoda, nos hace un recorrido por diversos pueblos gitanos de Europa Oriental, desde Francia hasta Rumania, pasando por Eslovaquia, Polonia o Bosnia, y llegando a Italia, para comprobar que, en el caso del pueblo gitano, la pobreza y el olvido tenaz por parte de los gobiernos son el denominador común. Keler es realista, sus fotografías hablan de esta situación bochornosa, de los campamentos, de los refugiados. A la imagen siempre se le puede añadir bien poco, desgraciadamente.
El cómic está muy bien planteado. Cumple con su objetivo. Está documentado al detalle. Y tristemente, su salida coincidió con la orden de desmantelamiento de campamentos y expulsión de gitanos del gobierno de Nicolás Sarcozy hace seis años (2010).



P.D: La imagen de la portada es mía. Las otras, ya sabes, de internet.





No hay comentarios: