En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 8 de mayo de 2016

El jovencito Frankenstein

Quizás sea un poco exagerado asegurar que es la mejor comedia de todos los tiempos, pero si es cierto que, posiblemente, sea o fue, en su día, una de las mejores, y que la he visto cerca de doscientas veces. En los ochenta, primero con mi viejo Beta, y después en VHS la vi incontables veces, y nunca llegó a aburrirme, todo lo contrario, la disfruté muchísimo.


(Portada en color, película en Blanco y Negro, no te la pierdas)

 “El jovencito Frankenstein” tiene un poco de todo: Tiene un humor socarrón muy característico, tiene mucha sorna, tiene guiños impresionantes para aquellos que (igualmente de pequeños) vimos la clásica película basada en el monstruo, y genialmente interpretada por Boris Karloff, y tiene la originalidad de unos gags que, en mi opinión, son historia del cine. Gene Wilder, en su papel de nieto de Frankenstein (llámeme Fronkenstoin) y Marty Feldman como Igor (Aigor) firman un tándem requetebueno, en el que el nieto volverá a emular a su abuelo en su obsesión por resucitar a un muerto muy peculiar, cometiendo los mismo errores que aquel. Creo que es de visionado obligatorio, y que la risa está asegurada, garantizada, con esta delirante comedia que, aunque rodada en blanco y negro, es de los años setenta, y por la que no pasa el tiempo.

(Aiiiigor)

No hay comentarios: