En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 15 de abril de 2016

Jasón y los argonautas

Mira tú por donde. Una película "Jasón y los argonautas" del mejor peplum clásico. Esta es la típica película que veía siendo un crío, allá a principios de los ochenta, con el pan con chocolate, y que me quedaba embelesado durante el par de horas (anuncios incluidos).
(Jasón y la chica miran al cielo. Superman se aleja en el firmamento, pero a la Hidra eso no le interesa mucho...)

Me he hecho con media docena de estos títulos, y hoy he tenido oportunidad de ver esta joyita. Habrá gente que podrá opinar que la cinta ha envejecido igual, pero yo ciertamente no pienso igual. Los efectos especiales, a base de Stop Motion del maestro Harryhausen (él decía que esta era su película favorita, o al menos, donde mejor se veía su gran trabajo de animación), y la aventura continua de Jasón y sus compañeros en busca del vellocino de oro, hicieron que chicos como yo, ya desde pequeñitos, se interesaran por la mitología griega. estas épicas epopeyas daban alas a la imaginación.

 Daban igual los actores, que en este caso no son conocidos (y llegado el caso, son realmente malos), lo que realmente contaba eran los seres fantásticos, los terribles dioses del Olimpo que jugaban con el destino de los hombres (muchas veces cruelmente) y la valentía de un puñado de hombres para salvar todos los obstáculos hasta llegar al codiciado vellocino.

Un peliculón, oiga, en mi opinión. No le ha sentado mal el paso de los años, y mi intriga es verla, algún día, con algún niño, para poder comprobar que efecto tiene en él, o en ella, esos maravillosos monstruos de plastilina que cobraban vida y luchaban contra los héroes.

1 comentario:

La Gatera dijo...

¡Ains, qué tiempos! Maravilloso recordar las aventuras de Jasón y sus argonuatas. ¡Gracias!