En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 30 de abril de 2016

Groucho y yo.

Después de haber leído “Camas”, me quedé con ganas de leer un poco más de Groucho Marx. No en vano, tengo algunas películas originales de los hermanos Marx (Sopa de ganso, un día en las carreras, Copacabana…), algunas de ellas con un doblaje peor que pésimo.
 (Me he reído una barbaridad)

Me decidí estas Navidades pasadas por “Groucho y yo”, que me costó unos cinco leuros, y ahora he tenido la oportunidad, y el tiempo, de leerme esta desternillante autobiografía del más loco y genial de los Marx.

Por sus páginas, en capítulos de 9-10 páginas (el libro tiene 299 páginas), Groucho desgrana su vida, y la de sus hermanos (Harpo, Chico, Gummo y Zeppo), desde que recuerda (asegura que nació a una temprana edad) hasta que escribe el libro (1959). No es una autobiografía al uso, primero por la forma en la que narra los acontecimientos, con un humor impresionante que me ha hecho soltar más de una carcajada (como describe a su padre, y a su trabajo, es para desternillarse), y segundo, porque no sigue un hilo histórico rígido, sino que da botes en su vida, de aquí para allá. Con un sinfín de divertidos monólogos y opiniones (sobre el mundo del espectáculo, las mujeres, el trabajo, el dinero o la televisión). El libro se hace muy ameno, increíblemente fácil de leer, casi adictivo, con unas comparaciones con la actualidad (la suya de aquellos finales de los cincuenta) ya superadas, pero que podrían pasar por la tabla rasa del S.XXI sin muchas dificultades. Al fin y al cabo, hay cosas que no cambian nunca.

Si la autobiografía es real, o no, la verdad es que importa muy poco. Solo leer a este hombre, y todo el humor que destilaba, ya de por sí, merece la pena. En mi caso, la carcajada ha estado garantizada. La sonrisa, presente. Es una lectura muy recomendable. Al 100%. (Nota: Prometo leer algo más, en un futuro, sobre los Marx)



P.D: Hablando de tantos por ciento. El 98% de mis alumnos de la ESO, unos ciento veintitantos, no tenían ni idea de quien era Groucho Marx (y tampoco les interesa). El 2% restante no acudió ese día a clase. La encuesta es real. El dato, abrumador.

No hay comentarios: