En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 22 de abril de 2016

Demagogias, de Carlos Reyman

Carlos Reyman Güera juega en otra liga. En una de esas ligas en las que, para lectores humildes como el que suscribe, todo puede ser magia, canción y tiempo celebrado, continente encontrado. Su libro, “Demagogias” es un rincón de realismo mágico (empezarán a desaparecer las calles y lo llamarán realismo mágico), un bazar lleno de colores y cosas maravillosas. Leo, releo, vuelvo atrás. Todo es un Ohhh, Ahhhh, continuo. La sorpresa, a la vuelta de la hoja. Impresionante manera de escribir, de sentir, de comunicar. La palabra, certera, no tiene mejor arquero que Carlos. El sentido te lleva a la emoción, a la poesía (Juan Ramón y Pessoa, presentes), a una prosa lírica, a una casa con la puerta y las ventanas abiertas, a una conversación sincera con el autor, que tiene mucho de puñetazo en la mesa, y de mirada concisa, de denuncia social (necesaria como respirar).

(Demagogias)

Es directo, es mordaz, empático, personalísimo, es el maldito Panta Rei, y a ratos es metáfora juguetona, verso cómplice, greguería sublime, aquí entre tú y yo... Todo fluye en este libro, sus frases, como afluentes de algo grande y palpable. Sus historias, donde es fácil verse, como en un espejo claro. Y lo mejor de todo, en mi modesta opinión, es que el libro te lo podrás leer una, dos, catorce veces (en el momento en que escribo estas líneas, ya me lo he leído dos veces, con una voracidad que asusta, con una avidez inaudita), y siempre tendrás la sensación de que el libro ha mutado, ha cambiado, en un giro inesperado sobre sí mismo, y te está contando algo en lo que no habías reparado la última vez. Es una galaxia que gira y gira, plagada de millones de estrellas, y no sabes dónde mirar, y relees para saborear, y aun así… No consigues abarcar todo lo que quisieras. “¡Que tío!”, he llegado a exclamar más de una vez en voz alta.

(Café mediante...)

Uno de mis camareros favoritos, (café con leche, corto de café, por favor) me comentó hace un par de horas, esta misma tarde: “Llevas una semana con el mismo libro, y eso ya es raro en ti”. Y le contesté, ufano: “No es el mismo, cada vez que lo comienzo es diferente”. Y es así, coño. Es así. Es pura literatura, viva, oxígeno para la mente, es un guiño eterno, una luz firme y segura en la oscuridad a la que nos tiene acostumbrado el panorama literario actual. No dejes pasar estas “Demagogias” de Carlos Reyman, por nada del mundo.


(El amigo Carlos. Escritor Mayúsculo)


Bukowski pensaba que John Fante "era Dios", así lo aseguraba en el prólogo de "Pregúntale al polvo", yo pienso lo mismo de Carlos Reymán Güera, pero sin Dios mediante, que al fin y al cabo, aquí no pinta nada.

No hay comentarios: