En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 27 de marzo de 2016

Techo y Comida.

Antes de ver la película había leído un par de críticas negativas sobre la misma. Que si la película es exagerada, que si la película es mala y fácilmente olvidable, que si es tópica y superficial…

En mi opinión, para nada. La película es bastante buena. Es el día a día de muchas personas, desgraciadamente, en este país. Rocío, joven madre soltera, vive con su hijo Adrián, en un piso de alquiler que no puede pagar (en Jerez de la Frontera, para más datos). La chica se busca la vida de lo que puede, con reparto de publicidad, con el top manta de objetos que encuentra por aquí y por allá, rebuscando en la basura, con pequeños robos para sobrevivir (de esos que si te pillan te caen diez años, si eres político nada de nada). La falta de trabajo, y de una buena alimentación, le pasan factura (a ella y al niño).


La angustia de no encontrar trabajo, la enfermedad, el rechazo social, también la amistad y la ayuda de unos pocos, la crisis social y económica, todo eso se refleja muy bien en “Techo y comida”. Es una película emotiva, cruda y real, creo que necesaria pues refleja muy bien, como dije antes, como viven algunas personas en este país y que hay algunos que, como avestruces con la cabeza en el hoyo, lo niegan con total descaro.

Quizás hay cosas que no me quedaron muy claras, aunque eso no desmerece al conjunto: ¿Por qué la madre no quiere que al nene le toquen el pelo?, ¿Dónde está la familia de esta chica? (hasta yo tengo primos terceros debajo de las alcantarillas). Cáritas reparte comida a diario (el Padre Nuestro rezado antes del reparto, ¿Era una crítica a la Iglesia?, no me quedó claro…), y poco más creo…

A lo mejor la película es mala de narices, pero ya sabéis, esta es mi opinión, y yo, como dice Micho I de Gato, no tengo ni puta idea de cine.


P.D: También tiene una serie de premios, merecidos, creo.