En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 3 de enero de 2015

Limónov


      La verdad es que el libro sobre la vida de Limónov, poeta y escritor pendenciero ruso, con más aventuras que un tren chino, llegó hasta mí con excelentes referencias. Algunos correos electrónicos de amigos me lo recomendaron fehacientemente. Tienes que leer este libro de Emmanuel Carrère, me insistieron. Te va a encantar. Y con dicho libro en las manos, pasé del interés y el entusiasmo, a sentirme perdido en un vaivén de flash-backs y explicaciones del autor sobre su vínculo con el biografiado Limónov, un verdadero zig-zag de idas y venidas que llegaron a marearme y a releer páginas enteras convencido de que no me estaba enterando de la misa la media... Interesante a ratos, aburrido también.

       Finalmente, opté por pasar directamente de la narración de hechos sobre terceros a leer a Limónov, se trataba de encontrar algo del tipo y ver si me convencía.
       En una librería encontré “Historia de un servidor”, por 1.850 pesetas, cifra que el dependiente enseguida redondeó a 20 leuros. Y con dicho ejemplar en la mano, editado en el 91, uno de los 2.000 que salieron a la calle, y café de sobremesa, me senté a leer sobre el personaje. Autobiografía pura y dura, en mi opinión exagerada, quizás no, pero es mi opinión, sobre la vida del escritor en el Nueva York de finales de los setenta, trabajando como Housekeeper para un multimillonario… 
       A partir del capítulo siete, el desfile de nombres y situaciones me había superado. Demasiado vodka, mucho porro, mucho casquete por aquí y por allá y búscate la vida. Hippismo, beatniks, crítica a todo lo que se mueve, principios de los ochenta…


       No sé, me quedé tal cual, y decidí, ya que las referencias me acosan, que no tenía – ni tengo – ni idea de literatura, y así me va, con Limónov cogiendo polvo en el estante…



P.D: Las imágenes las he cogido de internet. Directamente de Google. No son de mi propiedad. Lo digo por si acaso, por si hay demandas y tal y cual y Pascual... Ya me entendéis...

2 comentarios:

José-Dominique dijo...

Te comprendo amigo.
El Limonov de Emmanuel Carrère debe mucho a los mejores libros de Eduard Limonov. Que nos estan traducidos en espanol : por ejemplo la trilogia de Járkov o El libro del agua.
Cuento todo esto y mucho mas en el site TOUT SUR LIMONOV. Principalmente en francés, pero hay varias paginas en espanol, con bastante informacion inedita :
http://www.tout-sur-limonov.fr/

y la primera de las paginas en espanol :
http://www.tout-sur-limonov.fr/222318806

Duncan de Gross dijo...

Gracias por el consejo ;-) Ciertamente, si no me hubiera leído primero el libro de Carrère, no me hubiera enterado de la mitad de Historia de un Servidor... Aún así, creo que la biografía falla en su estructura y que Limónov aún es un gran desconocido en España...