En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 12 de enero de 2014

Prometeo.

     El tipo que vino a revisarnos la luz se llamaba Prometeo. Un señor de mediana edad, simpático y atento, extrovertido, de incipiente barba y pelo alborotado, que enseguida hizo migas con nosotros. Le invitamos a un café con leche y aceptó encantado, aparcando su caja de herramientas junto a la puerta del Patio-Lavadero, nos habló de la subida de precios, de las subastas de las eléctricas y del poco trabajo que había en el sector, muy competitivo y con mucho pirata suelto arreglando enchufes, y eso que él se dedicaba al negocio eléctrico desde hacía relativamente poco.


(Imagen de Prometeo buscando los fusibles del Patio-Lavadero). 

       Pronto Micho I de Gato y yo reparamos que Prometeo era un tipo listo.  A pesar de la crisis, Prometeo había trabajado casi de todo, comenzó sacrificando bueyes en el matadero de Badayork y después haciendo trabajillos de poca monta, como recoger manzanas de temporada por las fincas de las Vegas Bajas del Guadiana. 
      Finalmente, la conversación derivó en su cuñada, una joven llamada Pandora que traía a media familia de cabeza, en los problemas que le había ocasionado su hígado en los últimos meses y en el viaje que va a realizar el próximo mes al Cáucaso, con todos los gastos pagados por la empresa, para estudiar el posible mercado eléctrico en la zona. Estaba encantado con la idea de dicho viaje, pues iba a aprovechar para fotografiar  la fauna y flora de la zona, sobre todo las míticas águilas caucasianas.

               Se despidió de nosotros no sin antes pedirnos fuego para encenderse un cigarrillo, y con la promesa de volver a vernos a su regreso, agarró su caja de herramientas con firmeza, y con una sonrisa arcaica corrió escaleras abajo...

7 comentarios:

Carmen Leal dijo...

Unos tipos disfrazados de Prometeos prometeieron a una señora de edad que le "iban a hacer una rebaja" en el recibo de la luz al mes próximo. En vez de nada, le robaron el dineriyo que tenía para los reyes de los ninios. Como afectada por estos promete-ones tan listos... te agradezco tu encantador relato. ¿Cómo crees que puede llamarse la Policía que distingue a los verdaderos de los falsos Prometeos? Un abrazo, Mujerárbol.
(huy, que capcha mas chungo para los que vemos mal)

Duncan de Gross dijo...

Vaya Carmen, sentimos tan ingrata experiencia amiga. Desaprensivos hay en todas partes. Te mandamos un fuerte abrazo y un maullido de nuestra parte. P.D: Coincido en lo de los Capcha, pero si los quitamos nos invaden con Spam de todo tipo, ya nos ha pasado. ;-)

eco dijo...

Duncan, soy firmin. qué extraño, anoche te dejé un mensaje, para decirte que tu link le había pasado a Letra-músicas etc, porque había cerrado, puede que temporalmente Paralajes y he venido por ver si lo habías leído y no encuentro el comentario por ninguna parte.
Me acabo de enterar de que existe Jara, enhorabuena y que sea y os haga muy felices. Repito el mensaje que desapareció, un abrazo.
Volveré a ver si ha habido suerte esta vez.

Duncan de Gross dijo...

Hola Firmin!!, a mi si que me llegó anoche la notificación al móvil, pero ya era muy tarde para contestar y como ando con gripazo hasta ahora me ha sido imposible sentarme delante de un teclado. Siento lo del blog, deberías retomarlo en cuanto puedas, es un oasis cultural en este desierto cada vez más despoblado de los blogs. Seis años y medio llevamos ya por aquí y pensar que llegamos a tener 20-25 comentarios por entrada, en fin... Jara, ay!!, es mi hija requeteguapa que ahora cumple un añito en un mes, entre ella y el trabajo me tienen todo el día ocupado (gracias a Dios que de momento tengo trabajo), no tengo apenas tiempo de escribir por aquí. Mensaje recibido, por aquí estamos. Un afectuoso maullido!!

eco dijo...

Duncan, me alegra encontrarte tan bien, Jara (un nombre bien bonito ) y que tengas trabajo!!! milagro, milagro.
Lógico que no te quede tiempo pero tus post siguen teniendo algo especial. Recibo el afectuoso mugido y te/os mando un abrazo!

La Gata Coqueta dijo...



Debajo del mismo cielo y el mismo sol
transitan cada día nuestros sentimientos,
por un puente construido con amor y ternura
que nos une de corazón a corazón…
Un hermoso puente llamado amistad.

Gracias por acompañarme siempre
con la magia y el silencio de las palabras.

Un abrazo y feliz fin de semana
con una sonrisa en las pupilas de la ilusión.

Atte.
María Del Carmen



Duncan de Gross dijo...

Gtacias Gata Coqueta por tu fidelidad al blog, eres de las últimas y se agradece!!!. Un maullido!!