En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

lunes, 22 de abril de 2013

Cloris


…Perséfone paseó su minifalda, su exuberante cabellera  y su sonrisa por la avenida y dejó de llover. Pasamos del frío y la lluvia a los treinta grados y a las korés en tanga en apenas un par de días. Los Grifos llegaron y anidaron en los eucaliptos del vetusto Guadiana mientras que los estornudos alérgicos poblaban las calles de Badayork y los lotófagos trapicheaban con sus flores, recién llegadas de la isla de Yerba, que hacen olvidar a los que la consumen la crisis económica, los problemas familiares y hasta el nombre propio de cada cual…
… Yo corregía exámenes en los cuales se afirmaba “…Hernan Cortes fue un tipo que se alió con el Che Guevara  para luchar contra la dictadura déspota de Bill Gates…”, y  Micho I de Gato escuchaba Jazz en el Patio-Lavadero mientras leía un artículo periodístico sobre la situación económica en Tanzania y tomaba apuntes para un futuro libro sobre “Economía y Gatos en el África actual”, cuando sonó el timbre de la puerta.

 “Abre Duncan”, susurró con un breve maullido sin levantar la cabeza del texto y moviendo brevemente el rabo.
 Me levanté tras poner un 7,8 al examen que tenía en la mano, (había que reconocer que era de los mejores…), y abrí la puerta con fatigoso trabajo. Aún tenía que corregir cincuenta y tres exámenes más.

 “Buenos Días, caballero”, me sonrió una hermosa chica en el umbral mientras me extendía una mano con una tarjeta. Llevaba un ramillete de flores de diversos colores, el pelo recogido en una diadema de lirios y pensamientos, un sugerente escote y una nívea y amplia sonrisa que me alegró el alma casi tanto cuando se me aparece mi querida diosa, Atenea, tras tres absentas los sábados por la noche o mi musa, Clío, cuando me caigo escaleras abajo…

Tomé la tarjeta y leí: “Cloris y Céfiro. El Imperio de las Flores. Especialistas en todo tipo de Flores. Badayork”.  “Somos nuevos en la ciudad”, informó la chica mientras señalaba la tarjeta. “Yo soy Cloris”, dijo y volvió a sonreír.”Tenemos todo tipo de arreglos florales, todo lo que necesite: Bodas, Entierros…”.

 “Me gusta el Marketing de ir puerta por puerta”, le contesté. Y Cloris sonrió nuevamente. Me ofreció una Flor de Jara que acepté encantado y se despidió con un risueño guiño.

 “Una chica emprendedora, me gusta.”, maulló Micho, y yo no pude estar más de acuerdo con el gato-frac…

5 comentarios:

Markos Arroyo dijo...

Estupenda forma de dar la bienvenida a la primavera!!
Salu2

firmin dijo...

Duncan,la historia del post llena de gracia, como siempre y veo que en Badayork algo importante va bastante bien cuando leo + o - "yo corregía exámenes..."
Me alegro, abrazos

Duncan de Gross dijo...

¡¡¡Dos comentarios de dos grandes amigos!!. Gracias Markos!!, Firmin de momento bien!!. Muchas Gracias a los dos!!!

Ruth dijo...

me encanta volver a leerte..Al fin en tu patio lavadero

Duncan de Gross dijo...

Gracias Ruth!!, quedamos muuuuuy pocos, una pena, pero nos encanta que estéis aún por ahí. Gracias de corazón!!.