En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 28 de marzo de 2013

Lío en Leuctra.


… Es cierto, con Micho I de Gato no suelo alternar tanto como lo hacía con mi querido Michel IV de Gato, que desde hace algunos años ya está discutiendo en los Campos Eliseos sobre Revoluciones Sociales con algún pobre Olímpico, pero cada vez que salimos una de esas noches oscuras y frías, de garitos filosóficos y bombilla de veinticinco watios, nos encontramos a estos dos metidos en algún lío…
            …El pasado sábado fuimos a un local en la Avenida, refugio de solitarios y amargados, llamado “Leuctra”. Micho I de Gato conversaba con un tipo que teníamos junto a la nosotros sobre la Agricultura de Subsistencia en Kenya y yo saboreaba mi tercera hada verde mientras Bessie Smith me hablaba de mundos rotos con su blues casi olvidado. Entonces, sobre la dos y media de la mañana, entraron aquellos dos, y supe que la noche se iba a torcer. Una era rubio, flaco y fibroso, de ojos azules, y el otro un poco más alto, regordete y con barba. A pesar de su parecido, no eran Terence Hill  (mítica Mano Derecha del Diablo) y Bud Spencer, sino Epaminondas y su marcial colega Pelópidas. A los dos le di clase en su pueblo natal, Nueva Tebas del Guadiana, hace muchos años y los conozco bien, y por los rollos de los pueblos de la Vetusta Extremadura, de esos de quítame de allí aquellas lindes, se suelen llevar a matar con los habitantes de la Rivera de Esparta, otro pueblo de colonos cercano a Badayork…
            No sé como comenzó todo, pero el caso es que cuando me servía mi cuarta enmienda, el tipo con el que hablaba Micho, fue a aterrizar encima de mi mesa hecho un ovillo. El propio Micho, ágilmente, saltó a mi lado evitando una botella voladora y bufando al tiempo. Aquellos dos liantes no compartían la opinión generalizada que había en la sala, de mayoría espartana y espartista, sobre la Agricultura de Rozas y su relación con la Ganadería de Subsistencia de ciertos países africanos, y aquellos fue el detonante de una verdadera batalla campal a la que asistimos Micho y yo agazapados debajo de la mesa, en la que volaron vasos, botellas, guantazos y patadas y que fue conocida como la Batalla de Leuctra, con varios heridos, contusionados y un artículo de 150 palabras en la esquina de la página 17 del periodicucho local.
            Tras media hora de una coreografía de hostias bien repartidas, Epaminondas y Pelópidas salieron por la puerta mientras decían algo de ir a otro local llamado “Mantinea”, que al parecer está muy bien, y que Micho y yo memorizamos para no ir por allí ni aunque nos lo pidiese la mismísima Atenea, con su peplo jónico…

4 comentarios:

Atila el Huno dijo...

Joé qué suerte!!!... ver en directo cómo trabaja en batalla el puño de hierro!!. El próximo finde me cojo un teng de hunos y me paso por... ehhh... el Mantinea??. Y si nos vemos...te invito a la quinta transaccional y la sexta derogatoria de ese brebaje!!

Duncan de Gross dijo...

jajaja, que dos son estos Atila!!

Ruth dijo...

Estas tertulias eternas en cualquier garito me traen un sabor a monta poleo...

Duncan de Gross dijo...

jajaja, Ruth, es verdad!!