En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 13 de septiembre de 2012

El agradecimiento de Fineo.


 …Fineo, que así se llamaba el acosado, recién liberado, nos dio las gracias una y otra vez mientras desayunaba con voraz rapidez su tostada de tomate y jamón y su café, y nos explicó que las Harpías le impedían alimentarse cada vez que lo veían por los alrededores… Siempre le atosigaban con alguna cuestión en particular, no le dejaban vivir, y nunca le compraban un cupón, ni siquiera el del fin de semana…
  …Sentados con nuestro nuevo amigo, comimos con él mientras le explicamos nuestra misión, la de los Bellotonautas, de encontrar la inhóspita comarca de La Cólquida, en donde hallaríamos, sin lugar a dudas, el mítico “Guarrino de Oro”, y como habíamos llegado hasta allí en nuestra nave pentecóntera, la “Belloto I”, tras remontar el río Guadiana no sin pocas aventuras y desventuras ya a nuestras espaldas desde que salimos del Puerto Internacional, más bien embarcadero, de Badayork…
… Fineo, de nuevo agradecido por nuestra intervención, nos informó que él conocía el camino hasta la perdida Cólquida, ya que, no en vano, él había trabajado en un kiosko de la ONCE en dicha comarca durante dos años, en los cuales no vendió ni un solo cupón acosado por Grifos, Medusas, Basiliscos y, peor aún, políticos en campaña electoral… Finalmente, la empresa repartidora de suerte, optó por cerrar dicho Kiosko y mandar a Fineo a su actual destino, Salmideso del Guadiana (antes conocido como Salmideso del Caudillo)…
… Se trataba de seguir remontando el Guadiana un par de jornadas más, y llegar hasta las Rocas Azules, un peaje fluvial, donde con una tasa de un 21% de IVA muchas embarcaciones se daban la vuelta antes de caer aplastadas por la especulación de dicho peaje. Fineo le regaló, entonces, a nuestro capitán Jasón, un pase especial fluvial para superar dicho obstáculo, tras el cual llegaríamos a nuestro destino prestos y raudos…
…Henchidos de alegría, Heracles se prestó a poner en marcha el motor dos caballos de nuestro “Belloto I”, mientras Micho I de Gato, a modo de despedida, le compraba un cupón a Fineo, el 10474, dedicado a Fauna Extremeña con la imagen de una Esfinge, que nos recordó a Amparo La Esfinge del Rellano (Véase entradas antiguas del blog, de los tiempos de Michel IV de Gato)… Y diciéndole adiós y con palabras de agradecimiento a Fineo, desde la cubierta, los bellotonautas nos dirigimos al destino que los dioses nos tenían previsto… (To be Continued).