sábado, 4 de agosto de 2012

La Hipsí.


… Nada más llegar a la isla, la alcaldesa de tan peculiar comunidad, conocida por las lugareñas como “La Hipsí”, hija de un tal Toante, se enamoró perdidamente de nuestro capitán, el galante Jasón, alias “Sandalia Solitaria”. Fue un auténtico flechazo.

“La Hipsí”, resultó ser una “choni” de mucho cuidado, rubia de bote y con un perpetuo chándal rosa y negro como indumentaria, rematado con una enorme cadena de oro con una estrafalaria H de broche, que coleccionaba sellos en una amarillenta cartilla del Paro. Su frase favorita era “¿Me entiendes?”, y su filosofía de la vida (huidiza de la ducha diaria, “Fetidez” podría haber sido su apellido), que compartía con sus compañeras de isla del inhóspito Guadiana rayaba con el intelecto de Micho I de Gato, y hasta con el estilo de vida de La Serrana de la Vera, que parecía una chica refinada al lado de aquella prole…

  El motivo de la soledad de aquellas mujeres había sido que, tras insultar gravemente a la diosa Afrodita en un programa de Tele 5, (algo sobre unos cuernos, y unos líos y…), la susodicha las había castigado con una maldición a las asistentas al programa con una ola de mal olor corporal, aunque previamente mandó una amenaza al programa, concretamente con un sms (1.20 leuros coste de la llamada, Impuestos Indirectos No Incluidos), poniendo la palabra MALDICIÓN y el resto del mensaje al 5555. Esto había hecho que todos los “Johnnys”, se largaran de la isla con la excusa de ir a raparse el pelo, comprase unas gafas de sol de escarabajo, unos calzoncillos miesel o una nueva gorra, y no volvieran por allí…

 Así pues, las habitantes de la isla de Lemnos, estaban ávidas de amor, “La Hipsi” le pedía a Jasón que no nos largáramos del lugar sin haberles hecho al menos un par de Brian, o Cristian o Priscillas… A todas ellas… Pero el reiterado olor corporal de las féminas, los maullidos de desesperación de Micho, y la insistencia de los marineros portugueses del submarino diesel P-89 por ser ellos los elegidos, nos hizo poner pronto los pies en polvorosa de allí, aunque previamente compramos un imán para la nevera… (Continuará)…

2 comentarios:

Carlos dijo...

Uffffff!!!! El cruce entre marineros portugueses desesperados y chonis mitológicas puede ser letal. Los seres surgidos de tal unión marcarán fatalmente el destino de la Humanidad jajaja. En que líos os meteis.

Dean dijo...

Desde estos lares se alcanza a percibir la fetidez, o sea que no exageras en los más mínimo.
Un saludo.