sábado, 25 de junio de 2011

Los Petanqueros.


Dicen que el deporte es salud, pero muchas veces disiento de esa afirmación. Y para ello, os contaré un hecho, acaecido recientemente, en la Cidade de Badayork…


El pasado abril se disputaban las Series Mundiales de Petanca (deporte local por antonomasia) en Badayork. Las calles, engalanadas, nos recordaban la Gran Final, The Last Match, que enfrentaría al equipo local, los Badayork´s Breakers contra los Fish´N´Chips de Villabellota del Entrecejo.


El Estadio local, el Nuevo Petanquero, estaba a rebosar, con 20.000 hinchas animando, con actuaciones, en la Previa, de “Güeeja Rock” y los recientemente ganadores de un Premio Bellota Musical “Los Guadianeros Brothers” que hacían las delicias de las jóvenes quinceañeras badayorkinas, que se desmayaban (o les tiraban el refajo) ante temas como “Tu mae me robó e botijo” o “Onde jué que dihasté e pollo”…


Los F-5, de la Base de Talavera La Real (herencia de la Guerra de Vietnam) pasaban con su característico Coff-Coff de sus motores dejando tras de sí la estela verde, blanca y negra de nuestra orgullosa enseña nacional, e incluso algún Panzer de la Brigada Etremaura se dejó ver por el lugar…


El partido fue un suspiro, los Breakers arrasaron a los Fish´N´Chips en tres rápidos juegos. El jugador más joven, Josofredo Monserga Muñoz, de 69 años fue elegido Best Player del Match, por su indudable juego de caderas que hizo que se acercara más que ninguno (dos metros y medio) al boliche de referencia.


El problema vino después. Los 20.000 aficionados, enfebrecidos, invadieron el campo del Nuevo Petanquero, poniendo en pies en polvorosa a los jugadores de Villabellota del Entrecejo, y no contento con ello, los exaltados y vetustos hooligans de la Petanca, se dedicaron a quemar papeleras, contenedores de basura y a romper escaparates por toda Badayork. Casi queman media cidade, y tuvieron que venir los antidisturbios de Sevilla, que lejos de calmar los ánimos, los enaltecieron mucho más, ya que estos radicales de la Petanca, los recibieron tirándoles bolas de Petanca que ocasionaron más de una caída entre las Fuerzas del Orden, ¡Ojú mi niña!


Micho I de Gato quiso participar en la algarada alegando que era, claramente, una manifestación anarco-capitalista, y que todos los Petanqueros pertenecían, sin duda alguna, a la Escuela Austriaca de Economía...


Lo curioso fue que, de las 174 detenciones que se realizaron, el petanquero más joven detenido tenía 72 años, y que estuvimos pisando bolas de petanca una semana y media por las calles de Badayork… Tenías que ir con cuidado para no romperte la cadera en la calle… Tras estos sucesos, yo pregunto: ¿Es sano el Deporte?, ¿No debería considerarse la Petanca un deporte de riesgo?, ¿O quizás debería ser deporte olímpico como abogan algunos forofos por Badayork?... ¡¡Que Atenea nos guie!!.



P.D: Dedicado a la Contadora de Estrellas, Lissi Suarez… ;-)

miércoles, 22 de junio de 2011

¿Qué estas leyendo?


…Con todo el calorato que está cayendo en Badayork, Micho I de Gato y yo no estamos saliendo mucho de casa… La última vez fue el sábado para protestar en la puerta del Ayuntamiento por la Guerra de Afganistán, Libia, y el largo etcétera, y la verdad es que estuvimos solos, con 40 grados a la sombra, hasta que optamos por tomarnos un café sólo con hielo y volver al Patio-Lavadero (Las manifestaciones del tipo “Guerra No” ya no son lo que eran hace 7-8 años…)…

Estamos casi toda la tarde tirados en el sofá, viendo documentales del Canal de Historia o del Discovery Channel, charlando, debatiendo y leyendo. Yo ahora me he terminado de leer “Ordeno y Mando” de Amelie Nothomb, y he comenzado con “Cuentos Inmorales” de Alfredo García Giraldo, y tengo en la recámara “Carreteras Secundarias” de Ignacio Martínez de Pisón… Micho I de Gato está leyendo un clásico, “Jojo” de Michael Ende…

¿Y tú, contador de estrellas, que estás leyendo?

viernes, 17 de junio de 2011

Gato en la Oficina.

Es viernes, y los gatos que trabajan en oficinas, y despachos de abogados, se toman las coisas con tranquilidad, al fin y al cabo, el fin de semana está a la vuelta de la esquina...


P.D: La imagen está tomada del blog FinoFilipino. Gracias!! ;-)

lunes, 6 de junio de 2011

El Rechazo de Dafne.


Fue Ulises, el de carácter sagaz (y denunciado en su día por Polifemo por agresión callejera), nuestro monitor de Tiro con Arco, quien puso orden entre el arrogante y presumido Apolo y el jovial Eros.


Los dos, imbuidos en el entrenamiento, se habían propuesto de aquel hacer una competición de Tiro, bajo la jocosa y risueña mirada de Diana, la cazadora, que apoyada en su Long Bow los miraba divertida y una conocida de esta, Dafne, hija del barbudo y vetusto Peneo, que dichosa, asistía al entrenamiento, mientras se pensaba si apuntarse al Curso de Tiro con Arco veraniego que ofrece Ulises, fecundo en ardides, todos los años en Badayork.


Yo, Duncan de Gross, nacido bajo el Signo de Orión, callaba y observaba, harto de respirar tantos niveles de altanería y soberbia en una misma sala, junto a Ovidio, un curioso añoso que nos ronda a menudo, proveniente, con seguridad, de la cercana Residencia de Venerables Ancianos que regenta la Junta de Extremadura. No en vano, mi diosa, la divina Atenea, la de broncínea lanza, la de glaucos ojos, la enemiga del paracetamol, la ruina de las enciclopedias… Siempre me recomienda temple y silencio, cuando de presunción se trata.


Finalmente, fue el pomposo Apolo quien se llevó el triunfo, y sobrado, pidió a Dafne un beso ante el destacado triunfo. Trofeo que la joven, ante nuestra sorpresa, rehusó dar alegando que “Antes me convierto en laurel que rozar mis piel con la tuya”.


Ante la tajante negativa, Apolo ofuscado, intentó llegar a ella, pero la ufana espectadora huyó por la puerta de la sala, haciendo del rechazo un juego, ya que el fatuo Apolo la siguió hasta afuera, perdiéndose, ambos, de nuestra vista…


El sonriente Eros, perdedor de la encomienda, llegó hasta mi, conversador, quebrando mis fugaces pensamientos: “Duncan, ¿Te he enseñado mis flechas nuevas?...”, preguntó mostrando el carcaj plagado de pins y chapas, “…Estas son de plomo, y estas oro bañado lleva en sus puntas…”. Y Ovidio, indiscreto, salió por la puerta tras los pasos de la pareja…