En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 27 de mayo de 2011

"Cuídame el Gato" de "Los Gandules"


Hoy me ha recibido Micho I de Gato, nada más llegar a casa, con esta canción de "Los Gandules". Espero que os guste y que la disfrutéis encendiendo el mechero como yo he hecho... ¡¡Absentas&Miiiauus!!

domingo, 22 de mayo de 2011

Las Elecciones de Micho.


Micho I de Gato, el gato-frac, volvió a casa muy disgustado. Después de haber estado tres días maullando consignas con el Movimiento Democracia Real Ya! Por las calles de Badayork, como “Menos Bancos y más Miaus!”, “No les Maulles” o “Ninguna Gatera Hipotecada”, quiso ejercer su derecho al voto y no lo habían dejado. La Junta Electoral aseguró que, a pesar de estar empadronado, Micho I de Gato no tenía la mayoría de edad que se exige para votar. Micho alegó que veía un claro síntoma de racismo felino en el asunto, ya que, según él, la verdadera causa era su condición gatuna, algo que negó, con rotundidad, el Presidente de la Junta Electoral Central de Extremadura…


Resignado, regresó al Patio-Lavadero. Abrió el libro “Cuentos” de Ignacio Aldecoa, y pasó el resto de la mañana leyendo y escuchando, melancólico, a Nina Simone. Con un suspiro, intenté animarlo diciéndole que, posiblemente, en las elecciones generales del próximo año le dejarán votar, y echando los bigotes para atrás, intuí en sus ojos amarillos-verdosos, un atisbo de confianza renovada y un brillo de esperanza electoralista…

domingo, 15 de mayo de 2011

Micho I de Gato y el WOMAD de Cáceres.





Eran alrededor de las diez de la mañana cuando llegamos a Cáceres. Micho estaba encantado con el bullicio que se veía por todas partes. En el Paseo de Cánovas, más de cincuenta puestos a
mbulantes vendían camisetas, juguetes, chapas y artesanía.

Con un sol esplendido, el WOMAD (Festival de Música Étnica y del Mundo) de Cáceres estaba despertando, y no éramos los únicos que venían de fuera atraídos por su ambiente, la belleza natural de la ciudad, y por la música de diversos países, tan distintos y lejanos, que coincidían allí, unidos por el lenguaje universal de la música y del buen rollo.

Pronto a Micho se le antojó un poncho blanco con un cosido de flores que vio en uno de los primeros puestos. Me costó 8 euros, pero mereció la pena, porque sin duda, él era el gato más elegante de todo el festival y llamaba mucho la atención con su pose distinguida de gato intelectual interesado en la música étnica.

A Naifa (de Portugal), Candi Staton (de los USA), Imelda May (de Irlanda), Kiko Veneno (de Aspanya), Takeifa (de Senegal)… Micho I de Gato tenía muy claras sus preferencias musicales y me hizo patear todo el Casco Antiguo cacereño, bajo un sol sofocante, en busca de los distintos escenarios mientras no paraba de comprar coisas por todos los Stands que encontrábamos en nuestro recorrido: Chapas, un dedal de la Virgen de la Montaña, la Camiseta Oficial del Womad, un llavero del Gato con Botas, una bellota hueca de oro de los deseos, un hada de plata que se colgó del cuello y mil catálogos turísticos sobre Cáceres, su historia, su gastronomía, y los clubs de Jazz y Lounge Jazz que frecuentan los gatos del lugar…

Un fin de semana inolvidable, entrañable, ameno y divertido. ¿No conocéis el WOMAD de Cáceres?, citados quedáis para el próximo Mayo. Merece la pena. Micho aún duerme en la Gatera Real del Patio-Lavadero, cansado por la jornada, pero ronroneando con esa felicidad que sólo un gato te puede contagiar…

lunes, 2 de mayo de 2011

Deucalión y Pirra.


Fue Aracne, mi modista, junto al kiosco de la ONCE que regenta Polifemo, la que se quejó amargamente de tanta agua de lluvia, que según ella, no era buena ni beneficiosa para el campo extremeño, saturado ya de tantos días de sin cesar caer del líquido elemento.

Ignorante yo, Duncan de Gross, nacido bajo el Signo de Orión, no opiné, al igual que el pensativo Polifemo que nos intuía con esporádicos meneos de cabeza… Pero juré por Atenea, la divina de ojos glaucos, que compartía la idea de que estaba harto de tanta agua…Y en esto, que nos oyó, en nuestras quejas y suplicas, una venerable pareja de ancianos que pasaban por el lugar, y no evitaron dedicarnos una sonrisa afectuosa.

Le compraron al cauto Polifemo un cupón, buscando la suerte, concretamente el número 10074, que se sortearía este viernes, y no pudiendo resistirse más, nos hablaron de las lluvias de sus arcaicos tiempos, que fueron, según sus hechos, auténticos diluvios mandados por el Ombrio Zeus, de meses de duración, del que solo pudieron librarse gracias al cobijo de un arca de madera rápidamente diseñada y construida con madera de vetusta encina…

Tras lo cual, despoblada Extremadura de peones agrícolas, Parados y Desempleados de larga duración y Funcionarios de todas las cataduras y categorías posibles, e imaginables, pidió la deidad a la excelsa y superviviente pareja, de nombres Deucalión y Pirra, que arrojarán piedras o rocas al suelo desde sus inocentes manos. Las rocas arrojadas por Deucalión se convertirían en Parados y Desempleados, y las que arrojará la bienaventurada Pirra, se erigirían como una nueva camada de Funcionarios Públicos a cargo de la Junta de Extremadura. (Y cómo no hay piedras en Extremadura, para qué pedir más…).

Y así fue, según la simpática pareja de ancianos, como se repobló Extremadura tras la Olímpica lluvia, y así se lo conté a Micho I de Gato cuando llegué al Patio-Lavadero, que muy atento escuchó mi narración antes de quedarse profundamente dormido al ritmo de Billie Holiday…