jueves, 21 de abril de 2011

Cuervos Gatunos.


Борьба добра со злом
Extraña alianza la que tienen estos dos cuervos contar el gato marrón y blanco... La cosa parece que va a cambiar cuando aparece un posible aliado gatuno... ¿O tal vez no?.

P.D: El vídeo tarda en cargar casi un minuto porque pertenece a una página rusa, pero merece la pena, asegura Micho I de Gato que no ha sabido explicarme el motivo de la disputa...

lunes, 18 de abril de 2011

La Indignación de Micho.


Llegamos con un sol de justicia a Elvas. Micho, pensativo, observaba todo a su alrededor con una mezcla de estupefacción y sorpresa, era la primera vez que lo llevaba a comer a Portugal. Te va a encantar el “frango” y el bacalao dorado Micho, le dije nada más cruzar la frontera de Caya mientras miles de miodesopsias, revueltas por la claridad de abril, revoloteaban por mis corneas y Micho disfrutaba con sus pupilas reducidas a una escueta línea en un fondo amarillo, del radiante sol que brillaba en su pelaje de gato-frac.


El restaurante, por llamarlo de alguna manera, se llamaba “As Saudades”, estaba a tres kilómetros pasando Elvas, era una vieja casa de campo reestructurada, un planetoide habitado en medio del campo alentejano, y tenía un aparcamiento de tierra, tapado por una chapa ondulada que en vez de retener los rayos solares, los multiplicaba, haciendo que los pobres comensales recién llegados a aquel inhóspito lugar salieran escopetados de sus coches, como hormigas rabiosas, hacía la seguridad del aire acondicionado del local.


En la puerta había un cartel advirtiendo que estaba prohibida la entrada de perros, pero no decía nada de gatos, así que Micho y yo entramos mientras le comentaba que era lógico. Gato es sinónimo de ser Civilizado, aunque Micho, muy diplomático, se guardó su opinión al respecto.


La sorpresa del camarero que nos recibió en la entrada del local fue mayúscula. Pensé que nuestra fama nos precedía, al fin y al cabo, he realizado muchas Perfomances por en Badayork y en otras partes de Extremadura, a veces vestido, a veces desnudo y otras veces (la mayoría) desnudo y además borracho de absenta… He salido en la prensa en diversas ocasiones por motivo de mi admirado arte deconstructivista y como escritor de inquietantes Relatos Cortos, y Micho I de Gato, aunque quizás menos conocido, ha publicado un Manual titulado “Cómo cultivar y consumir la Yerba Gatera: 200 Casos Prácticos” y está escribiendo una Enciclopedia Universal de Jazz, que aunque va por el Volumen I y por el apartado Aa, (van a ser 94 tomos de 3.500 páginas cada uno, asegura Micho) ya empieza a ser famosa en Badayork, o al menos, de lo contrario no nos convence nadie…


“Boa tarde”, dije afable, “temos uma mesa reservada para dois, somos Duncan de Gross e Micho I de Gato”, seguí con mi característico “Portuñol” fronterizo, ofreciéndole mi mejor sonrisa empastada.

“Buenas Tardes Señor De Gross”, contestó el camarero con una sonrisita nerviosa en un perfecto castellano, mientras parte de los comensales que había en el salón contiguo se giraban hacía nosotros como liebres que acaban de salir de una madriguera. “Está prohibida la entrada de gatos en el local”, dijo el camarero en un tono ridículo, mientras señalaba a Micho, el cual echó sus puntiagudas orejas de gato para atrás al oír tal idiotez. “¿Cómo es posible?”, pregunté sorprendido, mientras los comensales comenzaban a murmurar entre ellos y a señalarnos descaradamente con sus dedos acusadores. “Baje la voz, no se exalte, Señor De Gross…”, pidió reconciliador, el camarero. Pero yo estaba sumamente indignado, “¿Cómo es posible esta falta de respeto?”, insistí. “Me parece una muestra total de racismo y un atentado contra los derechos cívico-sociales de los gatos…”, grité. Micho comenzó a maullar igualmente, y a bufar al camarero, erizándose como un globo mientras metía su elegante cola entre las patas y echaba orejas y bigotes hacía atrás, estaba francamente mosqueado. “Le pediría por favor…”, continuó el camarero mientras le hacía un gesto a otros dos compañeros suyos, que como obedientes esbirros, se acercaban a nosotros por uno de los pasillos, esquivando a los sorprendidos comensales, que seguramente compartían con nosotros la sorpresa ante tal indignidad y falta de ética profesional…


“No me pida nada, oiga”, le grité saliendo del local con un enfurecido Micho que veía como atentaban contra sus derechos y dignidades de gato. “Le escribiremos a la ONU, no le quepa duda, informando de este atropello...Venga Micho…”, grité rojo de rabia, “…Te invito a comer a Burguer King”, le dije, y salimos de allí…

P.D: La foto es de Micho I de Gato, ha salido un poco movida porque se la hice por la tarde y yo tenía tres absentas encima. Micho sólo se había bebido un descafeinado de sobre.

miércoles, 13 de abril de 2011

El Trabajo de Jasón.


…Después dicen que los tomates son caros, pero fue Micho I de Gato quien se fijo en el anuncio (y posterior suceso) en el periódico local, en el cual, se precisaba de urgencia un agricultor o ganadero que fuera capaz de someter a los toros de Hefestos, y plantar con la ayuda de ellos, y de las subvenciones europeas y de la Junta de Extremadura para el campo, la inhóspita cosecha de Eetes, un propietario agrícola con vastas extensiones de tierras en la dehesa extremeña que le da por plantar dientes de serpiente o de dragón, según la temporada, que suelen dar como fruto esqueletos armados hasta los dientes, poco productivos en el mercado internacional, pero muy amenos en el ámbito local porque les da por atacar a otros propietarios de las Vegas del Guadiana, sindicalistas o Guardias Civiles en los caminos rurales... La gente suele decir que son cosas de su hija Medea, una chica Gótica un poco altanera conocida por sus innumerables ligues en la noche y bohemia pacense…

El trabajo no era fácil, ya que los dos toros de Hefestos, de fuertes pezuñas de bronce y conocidos en toda Extremadura por su linaje y bravura, tienen la característica de que suelen exhalar fuego por sus fauces, y claro, más de un valiente (o loco temerario) ha acabado en la Unidad de Quemados Intensivos del Hospital Ciudad de Badayork al tratar con estos indomesticables animales. Pero el premio por tan ardua tarea merecía la pena: Un Vellocino de Oro de 24 quilates, algo muy jugoso (aunque poco práctico de usar) para los tiempos que corren y que siempre puedes vender en uno de esos locales de COMPRO ORO (en opinión de Micho I de Gato)…

Fueron muchos los que se presentaron a la Oferta de Empleo, casi todos obligados por el SEXPE (Servicio Extremeño Público de Empleo), pero todos adujeron diversos motivos para rechazar tan delicada misión: “…A mí es que me mandan aquí y es que yo siempre he trabajado de camarero…”, “…A mi es que se me ha terminado el subsidio y me obligan a venir aquí…” y cosas parecidas, y tuvo que ser uno de los chicos raros de nuestro barrio, Jasón, quien hiciera el trabajo…

Jasón suele pasearse por la Avenida, Micho y yo lo vemos muy a menudo desde nuestra ventana, con una piel de pantera, una lanza en cada mano y el pie izquierdo desnudo (él dice que perdió su sandalia cruzando el Guadiana). En realidad, no es de Badayork, pero vive exiliado aquí por unos derechos dinásticos que tuvo con cierto hermano, y suele juntarse con un grupo de colegas que se autodenominan Los Argonautas (entre los que está mi ex monitor de gimnasio, Heracles) un tanto locos, como él…

El caso es que Jasón se presentó en la finca de Eetes con la intención de cumplir con su cometido, le hacía falta el dinero para comprarse algo de indumentaria, renovar vestuario y estilo estético de una vez, y nada más poner un pie en el rancho de Eetes, Medea, la hija de este, se enamoró perdidamente de él, ofreciéndose para ayudarlo en su misión, a cambio de su amor, de una boda en el Templo Nuestra Señora de Hera de Badayork, y de una vida juntos en una VPO (Vivienda de Protección Oficial) de 55 m2 con patio-lavadero y garaje, a lo que Jasón contestó afirmativamente…

P.D: Micho I de Gato os invita a que, por vuestra cuenta, investiguéis como acabo la historia de nuestro amigo Jasón…Merece la pena…

lunes, 11 de abril de 2011

El Gato y los Delfines...


Un vídeo para disfrutar sin hacer mayores comentarios, nos ha encantado...

jueves, 7 de abril de 2011

¿Qué estas leyendo?


Hace mucho tiempo (concretamente 4 meses) que no os preguntamos que estáis leyendo. Micho I de Gato ha comenzado a leer “Azul” de Rubén Darío (en dos años de vida hay clásicos imprescindibles que aún no se ha leído), aparte de la revista “Yerba Gatera”… Ha dejado de lado, supongo que momentáneamente, a los autores anarco-capitalistas que tanto le fascinan… Y yo, Duncan de Gross, su fiel compañero de piso y nacido bajo el Signo de Orión, estoy con un librito de relatos cortos de Sergi Pàmies titulado “Si te comes un limón sin hacer muecas” de Anagrama, una verdadera joyita muy recomendable. ¿Y tú qué estás leyendo?.

lunes, 4 de abril de 2011

La Yerba de Micho.


Micho I de Gato me insistió mucho la semana pasada. Quería cultivar hierba, ronroneaba, su propia yerba. En un principio, no me hizo mucha gracia que Micho se pusiera a cultivar yerba en el Patio-Lavadero, pero pronto me convenció de que era solo para consumo propio, y como es un gato muy sano, (al contrario que mi difunto Michel IV de Gato que se ponía hasta arriba de Bloody Mary), y ante el posible aluvión de tesis libertarias que podía caerme encima… Acabé por ceder.

El resultado es el que veis en la imagen. La plantación de yerba gatera, o gatuna, de Micho I de Gato, para consumo propio. En apenas una semana de luz y riego, ha obtenido su propia cosecha, que le hace el gato más feliz de todo Badayork. La saborea con un envidiable ronroneo todas las mañanas mientras me habla de las benéficas cualidades de consumir yerba gatera, de cómo te limpia el estomago, la mente, las 411 clases distintas de yerba gatera que conoce, de cómo beberla en infusión, etc… Hasta se ha suscrito a la Revista “Yerba Gatera” y le han regalado una pipa, por si se la quiere fumar… Ya le he dicho que tenga cuidado, no vaya a ser que se enganche a la yerba, y él me ha contestado que si yo no pensé lo pispo cuando me bebí mi primera absenta…



… Touché…

viernes, 1 de abril de 2011

La Lámina de Juan Diego.


Nuestro amigo (y lector) Juan Diego Molina (de Castellón) nos ha dedicado una foto-composición, a Micho I de Gato y a mí, utilizando nuestras láminas deconstructivistas. La verdad es que estamos maravillados con ella y queríamos compartirla con todos vosotros, contadores de estrellas. ¡¡Espero que os guste como a nosotros!!