miércoles, 30 de marzo de 2011

Haciendo Publicidad de nuestro tercer libro de Relatos Cortos: "Los Mecanismos Arrugados".


Hola Amigos/as, recordaros que desde hace un mes tenemos a la venta nuestro tercer librito de Relatos Cortos, “Los Mecanismos Arrugados”, que incluye un relato corto protagonizado por Duncan de Gross y Micho I de Gato y otra veintena de todo tipo: Realistas, de Ciencia-Ficción, Oníricos, Pesimistas, etc…


¿Cómo adquirirlo?, muy fácil, a través de nuestro correo electrónico (duncandegross@yahoo.es). Nos mandáis vuestros datos personales y en un plazo de una semana lo tendréis contra-rembolso en casa. Su precio es de 12 Leuros, con todos los gastos incluidos (Envíos a toda Aspanya). Se mandan dedicados, firmados y adjuntamos una lámina deconstructivista (de las que suelo hacer cuando tengo dos absentas en el cuerpo) y un relato corto inédito firmado y dedicado. Es una (pensamos) muy buena oferta, y os encantará.


También nos queda algo de la Segunda Edición de “El Vuelo de Altaris”, nuestro segundo libro, al mismo precio y con los consiguientes relato y lámina. Y el Pack de los dos libros, “El Vuelo de Altaris” y “Los Mecanismos Arrugados” por 18 Leuros (todo incluido)+lámina+relato corto inédito.


Tras esta entrada publicitaria, prometemos en breve una nueva aventura mitológica de Micho I de Gato. Muchas Gracias a todos/as.


¡¡¡Absentas&Miaaauuss!!!

viernes, 25 de marzo de 2011

La Protesta de Micho.


Realmente fue a Micho a quién se le ocurrió la idea. Yo ya había hecho algunas performances en contra de la guerra de Irak y Afganistán en compañía de mi difunto Michel IV de Gato, pero nunca con Micho.

El caso era sencillo. Simplemente íbamos a ir a la puerta del Ayuntamiento de Badayork, el sábado por la tarde, a protestar por la guerra de Libia. Micho afirma que no hay guerras legales ni ilegales, sino que todos son guerras, y que en las guerras hay muertos, desolación, destrucción… Y que la resolución de la Onu al respecto le parece servil, ya que hay, y ha habido, guerras en diversos puntos del planeta y la Onu mira para otro lado o le hace la vista gorda a determinados sátrapas… Y la verdad es que no me negué a su propuesta, incluso me apetecía explotar, de nuevo, esa vena revolucionaria que estaba anquilosada por mi vida de parado que no encuentra trabajo ni debajo de las piedras, sofá y tragos de absenta hasta que caigo ciego y redondo al suelo.

Eran las seis de la tarde cuando nos presentamos allí. Por la mañana había hecho un cartel con un GUERRA NO que llevaba colgado al cuello, y Micho pronto comenzó a maullar lastimeramente a las puertas del Ayuntamiento, de estilo colonial.

“Guerra No, Guerra No…”, gritaba yo, mientras Micho, junto a mí, maullaba sus consignas. La gente pasaba junto a nosotros, sin apenas mirarnos: Jóvenes que parecían ir a tomar un café vespertino y que se rieron a carcajadas al ver al gato frac maullando, un par de barrenderos que fumaban mientras oían en futbol en un transistor y nos miraban de reojo, y una anciana que nos dio una moneda de dos euros diciéndonos que ella había pasado mucha hambre en la post-guerra. Unos chicos, de unos 14-15 años, pasaron volando en bicicleta y nos dedicaron un sonoro “Payasos de Mierda” y un tipo con bigote nos llamó “Comunistas de los cojones”, cosa que a Micho no le hizo mucha gracia, bufó bastante, porque él se declara anarco-capitalista…

Al cabo de media hora, y ante la falta de apoyo popular (ni siquiera vino la policía a detenernos, algo habitual cuando las performances las protagonizaba Michel IV de Gato), decidimos gastarnos los dos euros de la anciana en un café reparador, en una terracita cercana, mientras discutíamos sobre la poesía de Paul Valery, Tagore y Cavafis…

P.D: Micho se pidió descafeinado con sacarina servido en un platito…

jueves, 17 de marzo de 2011

Atardecer con Diana Krall en el Patio-Lavadero.


…Las primeras estrellas comenzaban a despuntar en el cielo del Patio-Lavadero, y Diana Krall acompañaba nuestros pensamientos con su “You Call It Madness”. Micho I de Gato intentó buscar Orión, pero aún no había despertado mi constelación en el firmamento. La avenida se llenaba de luces de neón, de coches precipitados y de personas que volvían del trabajo. Pude distinguir a Sísifo arrastrando su enrome maleta de vuelta del autobús, y como los grifos volvían de las Vegas del Guadiana. El día moría, y yo seguía sin trabajar. Micho pareció leerme la mente. No te preocupes Duncan, ronroneó, estamos bien, ¿No?, y yo le dediqué una sonrisa y un leve gesto con la cabeza. Llevaba ya tres absentas y habíamos estado hablando de todo un poco, en una confortable velada vespertina, aunque sobretodo habíamos hecho más hincapié en las Crisis Balcánicas que habían precipitado la Primera Guerra Mundial. El gato frac aludía a la inevitabilidad del conflicto, mientras que yo defendía la falta de diplomacia en su día del Gobierno Alemán… Y así, mientras Diana Krall nos dedicaba un piano fantástico, vimos aparecer Orión, y pronto, enfrascados, contamos estrellas…

lunes, 7 de marzo de 2011

Felipe IV firmando autógrafos...

Micho ronronea de gusto con este vídeo...El caso es que llega un tipo disfrazado de Felipe IV al Metropolitan, y comienza a firmar autógrafos como si él fuese el mismísimo rey de Aspanya... Los yankees realmente creen que es el rey... Yo le he comentado a Micho que mis alumnos de Bachillerato caerían igualmente en la trampa. Los sistemas educativos actuales, la mayoría, están creados para idiotizar, no para enseñar...

sábado, 5 de marzo de 2011

Una tal Leda...



…Me levanté con una resaca espantosa. No recuerdo bien qué hora era cuando llegó mi diosa, Atenea, y se puso a discutir con Micho sobre grupos y cantantes de Jazz, y su influencia en la cultura y arte contemporáneo. Ver discutir a un gato y a una diosa mitológica sobre música puede ser muy ameno, sobre todo cuando en el salón de casa, mientras

diluvia fuera, cada uno propone un cd y lo escuchamos, lo disfrutamos, bebemos, y hablamos largo y tendido sobre ello…

Pero no todo fue Jazz y absenta, también tuvimos tiempo para hablar sobre las novedades del barrio. Mi diosa, enemiga del Paracetamol y del sistema educativo aspanyol, desconocía la historia, comidilla de todos, de la pobre Dánae y su padre Acrisio, que seguía hecho una furia porque su hija insistía estar encinta por culpa, exclusiva, de una lluvia de oro que se había colado por la ventana de su habitación…

Intrigada, nos confesó, apoyada en nuestra mesa camilla, que esta misma semana había oído la historia de una joven, una tal Leda, que aseguraba tajante, haber sido violada por un cisne que huía de un águila a orillas del vetusto Guadiana, bajo la Constelación de Orión, hará unos tres-cuatro meses, y que los espantados médicos y ginecólogos les habían hecho una ecografía donde se veía, claramente, que no traía a este raro mundo a un bebé, sino a dos huevos incubados…

Debió ser entonces cuando me quedé dormido, a la cuarta o quinta absenta, con una media sonrisa en mi empastada boca, mientras Micho le maullaba a la deidad griega que, como cantante de Jazz, él prefería a Cassandra Wilson…