En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 5 de marzo de 2011

Una tal Leda...



…Me levanté con una resaca espantosa. No recuerdo bien qué hora era cuando llegó mi diosa, Atenea, y se puso a discutir con Micho sobre grupos y cantantes de Jazz, y su influencia en la cultura y arte contemporáneo. Ver discutir a un gato y a una diosa mitológica sobre música puede ser muy ameno, sobre todo cuando en el salón de casa, mientras

diluvia fuera, cada uno propone un cd y lo escuchamos, lo disfrutamos, bebemos, y hablamos largo y tendido sobre ello…

Pero no todo fue Jazz y absenta, también tuvimos tiempo para hablar sobre las novedades del barrio. Mi diosa, enemiga del Paracetamol y del sistema educativo aspanyol, desconocía la historia, comidilla de todos, de la pobre Dánae y su padre Acrisio, que seguía hecho una furia porque su hija insistía estar encinta por culpa, exclusiva, de una lluvia de oro que se había colado por la ventana de su habitación…

Intrigada, nos confesó, apoyada en nuestra mesa camilla, que esta misma semana había oído la historia de una joven, una tal Leda, que aseguraba tajante, haber sido violada por un cisne que huía de un águila a orillas del vetusto Guadiana, bajo la Constelación de Orión, hará unos tres-cuatro meses, y que los espantados médicos y ginecólogos les habían hecho una ecografía donde se veía, claramente, que no traía a este raro mundo a un bebé, sino a dos huevos incubados…

Debió ser entonces cuando me quedé dormido, a la cuarta o quinta absenta, con una media sonrisa en mi empastada boca, mientras Micho le maullaba a la deidad griega que, como cantante de Jazz, él prefería a Cassandra Wilson…

10 comentarios:

Carlos dijo...

Como sigas dándole con tantas ganas a la mierda verde, al final terminas tú embarazado de tu diosa Atenea jajajaja.

aina dijo...

No creo Carlos, a las mujeres se nos seduce con conversaciones, el que se lleve a Atenea al huerto será Micho.

Dean dijo...

Una diosa que pare huevos, cómo ha cambiado la mitología, y lo que cambiará dependiendo de tus teclas.
Un saludo.

Rebeca dijo...

Yo tendría mucho cuídadito con esa lluvia amarilla mientras duermo, bueno, a no ser que quieras parir a un grifo.

Mar dijo...

Jolín qué historia...

Te aconsejo que disminuyas las dosis de ... absenta...

Besos.

Mar dijo...

Ah!. Aunque veo que está muy ocupado, dale un beso de mi parte a Micho, eh?...

Balovega dijo...

Bella noche..

Un gusto venir a leerte y disfrutar de tu bella entrada… buen lunes y semana..

Abrazos

Balovega dijo...

Besitos a Micho..

Carlos dijo...

Atenea al final tendrá que tomar paracetamol, aunque sea su enemiga, como siga hablando con el minino jeje. Pobre diosa. No sabe lo que hace dándole coba.

clariana dijo...

¡Hola Duncan!
Ayer agradablemente sin buscarlo mucho, encontré tu libro, en cambio estos días mira que lo he buscado y nada.
Voy a releerlo y te enviaré por email el comentario que te tengo que mandar. Besos.