En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

sábado, 12 de febrero de 2011

El Enfado de Acrisio.


Acrisio estaba muy enfadado. Comentó mientras compraba el pan, que su hija, la bella y dulce Dánae, estaba embarazada. Ella, que siempre está en casa, encerrada en su habitación de la quinta planta del Edificio Bronce estudiando oposiciones de auxiliar administrativo de la Junta de Extremadura… Ella, que apenas sale con amigas, y menos con amigos… Que es una chica responsable… Ella, la joven y hermosa Dánae, embarazada…

Y lo peor no es eso, decía el vetusto Acrisio mientras meneaba en el aire la mano con la que asía la prensa local, lo peor es que no sabe de quién está embarazada, ¿Te lo puedes creer?, le inquiría a la panadera que pedía comprensión al airado padre. La muy descarada llora, solloza, y le echa la culpa a la lluvia, ¡¡A la lluvia!!, ¡¡Mala hija que se ha despendolado y no sabe con quién!!.

¿Y qué se le va a hacer ya buen Acrisio?, le decía la panadera buscando la comprensión paterna. ¿Qué le vamos a hacer?, espetó Acrisio, meterla a ella y al niño en un arcón de madera y arrojarlos a ambos al Guadiana, eso es lo que debería hacer, amenazó Acrisio a modo de despedida a la par que salía por la puerta del establecimiento.

La panadera meneó la cabeza, dolida por las palabras dedicadas de un padre a una hija, y se giró hacia mí, infortunado y silencioso espectador de la escena: ¿Qué quieres hoy, Oh, Duncan de Gross nacido bajo el Signo de Orión?, me preguntó con una sonrisa, y le contesté: Medio pan y una botella de agua mineral, por favor.

13 comentarios:

aina dijo...

Me encantan tus historias.

Duncan de Gross dijo...

Gracias Aina, tan reales como la vida pispa :P

Justo dijo...

Es posible que de tanto estudiar para la junta se haya reencarnado el espiritu de Ibarra en ella.

Balovega dijo...

Hola de buenas noches

Estelar amigo..un placer leerte y venir a verte...

Saludos de buen fin de semana.

danae rain dijo...

Siempre me ha gustado esta versión de Dánae, al fin y al cabo yo soy una. Falto un tiempo y le das un giro completo al blog. Si es que no os puedo dejar solos. Ya he publicado, por fin. Espero no tardar tanto. Beson Duncan

Duncan de Gross dijo...

Justo, es posible, jajaja.

Balovega amiga, siempre eres Bienvenida, un besote y un maullido!!.

Danae Rain!!: Cuanto tiempo!!, yo creo que Micho ni te conoce, sólo por referencias mías. No nos hagas esto de desaparecer por un año entero mujeeeer!! :P ¿Has publicado?, genial, ¿Hacemos un intercambio literario?. Tienes mi correo en el blog ;-)

Tomi dijo...

Hola Duncan, veo que has amueblado el Blog y le has puesto cuadros y todo, cuidado que Micho no arañe los sofases nuevos en uno de sus enfados.

Tus historias son muy buenas, me gusta como metes a los reyes y dioses mitológicos en la panadería de tu barrio a comprar el pan o en la terraza lavadero de casa a tender la ropa.

Un abrazo

Duncan de Gross dijo...

Gracias Tomi, había que darle un cambio al tema, y no nos ha quedado nada mal. Micho ya no araña los sofás, se queda en ellos escuchando música o leyendo :P Gracias por visitarnos ;-)

clariana dijo...

¡Hola Duncan!
Leí tu libro de "El vuelo de Altaris" y me gustó mucho, éso ya te lo dije. También te comuniqué que lo volvería a leer para luego hacer un comentario más fundamentado. El problema es que no lo encuentro por la casa, lo he buscado varias veces y no lo encuentro. Si quieres te comentaré algo por email pero no recuerdo bien todas las historias, me hubiera gustado releerlo. Un beso.

La Pequeña Candi dijo...

¡Jajajaja! Me ha encantado, como siempre.
Un besooo grande amigo.

Rosa dijo...

A mi la panadera nunca me ha hablado así!! :_(

Besoss

Markos dijo...

Leyéndote da la sensación de que cualquier situación cotidiana ya está escrita en la mitología griega :-) Y me gusta como lo enlazas. Lo mismo nos enteramos en la droguería de si el nieto de Acrisio cumple la profecía o no :-)
Salu2

Anónimo dijo...

EL MUNDO DE LA MITOLOGÍA COMO LA VIDA MISMA.
Y LA VIDA MISMA PASA A NUESTRO ALREDEDOR SIN DARNOS CUENTA.