En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 7 de enero de 2011

Micho y la lluvia dorada del Edificio Bronce.


La lluvia, incansable, volvía a caer una vez más en Badayork. Micho I de Gato se asomó a la ventana del Salón, murmuraba algo entre dientes y bigotes de gato, mientras la pertinaz cortina de agua caía sobre la avenida. Había dejado por un rato la lectura, y parecía que algo le llamaba poderosamente la atención tras el cristal. Recogí el vaso del café y lo llevé a la cocina mientras escuchaba Arabesque (versión de Isao Tomita).

- Duncan ven. Musitó mi felino compañero de piso, misterioso.

Sus orejas se movían lentamente hacia adelante y hacia atrás, como un radar que intenta captar una señal, y dirigía sus enormes ojos amarillos y negros hacía el edificio de enfrente, el edificio Bronce.

- Ha vuelto a suceder una vez más… Susurró Micho I de Gato… Se ha vuelto a colar por la rendija de aquella ventana…

- ¿El qué?, pregunté a Micho curioso mientras me ponía a su altura para poder mirar mejor desde la ventana del Salón.

- Llueve, como siempre, pero al menos un par de veces al día, una lluvia dorada, resplandeciente como un rayo de sol, se cuela por aquella ventana del quinto piso de ese edificio… Y transcurrido un tiempo, vuelve a salir por la misma ventana…La lluvia, y regresa al cielo, hacia las nubes…

- ¿Te estás bebiendo mi absenta Micho?, le pregunté divertido al gato blanquinegro mientras le daba un amistoso coscorrón en la testa.

- Es cierto Duncan, espera y verás. Insistió señalando con hocico aquella quinta planta del Edificio Bronce, donde vive la joven y hermosa Dánae, la hija de Acrisio…

8 comentarios:

Carlos dijo...

¿Y qué viviendo en la mitológica Badayork te sorprendan esas cosas? Por una vez voy a apoyar al minino liante jeje.

Duncan de Gross dijo...

jajaja, habrá que averiguar como acaba la historia de la lluvia dorada y si tendrá consecuencias en la vida de Dánae, Acrisio, y en la mitológica Badayork!!!

Dafne dijo...

Como me gustan estas historias! Haber como continua!

Rosa dijo...

Por qué no e fias de él?? los gatos son muy listos.

Besos

Carlos dijo...

Acábala bien. No me vengas ahora con que es lluvia ácida jajaja. Que seremos catetos y provincianos, pero contaminación tenemos poca... de momento jeje.

aina dijo...

A ver cómo continúa, eso..."a ver".

Rebeca dijo...

En países de dioses pasan estás cosas. Nada mejor para tener entretenido un gato. Y esta vez sin absenta.

Espiral dijo...

Qué cosas pasan en esta ciudad, Duncan!! jeje. Ya nos contarás, ya. Que como parece que no va a dejar de llover nunca..

Besos

Por cierto, qué bellos son los cuadros de Klimt, verdad?

Muack!