sábado, 23 de octubre de 2010

No mezcléis espidifen 600 mg con absenta...

...El móvil sonó sobre la una de la tarde, me ofrecían una baja por un mes en el IES Albarregas de Mérida y asimilé la noticia con un espidifen 600 mg (me dolía la cabeza de la resaca del día anterior) y un par de chupitos de absenta de la buena. Inmediatamente, no recuerdo si fue cuando engullí el espidifen o la absenta, Micho I de Gato volvió a la carga con sus ideas político-económicas sobre los errores de Keynes y por qué él prefería basarse en la escuela austriaca de Hayek y hacía suyas algunas de esas teorías. Yo, sinceramente, no entendía nada de nada. La casa daba vueltas sobre sí misma, como un helicoptero, juraría que una de las fotos de Michel II de Gato cobraba vida y me hablaba desde el marco de la fotografía, y Micho comenzó entonces a rapear lo siguiente...(Aunque yo no le prestaba demasiado atención, ni a él ni a la foto viviente de Michel II de Gato, porque los jarrones del salón crecían y decrecían de tamaño a una velocidad abismal, se expandían por el espacio en diversas direcciones... Y a mi me dio por reir a carcajadas incomprensiblemente, como hacía años no hacía...)



P.D: ¿Lo habré soñado?. Ni idea, pero nunca había visto a Micho rapear, y menos sobre temas económicos...
P.D: Tengo trabajo, por un mes, pero algo es algo. Un respiro amigos/as.

jueves, 14 de octubre de 2010

Caos en el Patio-Lavadero.


El silencio me recibió a mi llegada a casa. Llegué cargado con las dos maletas, el paraguas que no use y una bolsa llena de imanes, colgantes y publicidad variada sobre Galicia. El Salón estaba patas arriba. Restos de pizzas, periódicos, dvd fuera de sus cajas, libros por doquier, bolígrafos, folios... Micho I de Gato llegó hasta mi soñoliento, bostezando. Apenas me preguntó por el viaje, y enseguida noté que, realmente, estaba algo molesto. Se había cargado las cortinas que había comprado en el chino la semana anterior, con motivos francamente originales en que se representaba un río con grullas bajo un puente acampanado de madera y un cielo por el que surcaba un dragón de expresivos ojos y cuerpo estilizado. Ahora todo aquel arte era jirones repartidos por toda la casa.




En el Patio-Lavadero había restos de una fogata, tres macetas muertas en combate y otras dos mal heridas, un par de graffitis de pésimo gusto (Micho se ha empeñado en emular a Bansky, pero no le llega ni a las suelas de los zapatos), más revistas y más libros tirados por el suelo...Un auténtico caos.




Tras el inicial saludo, frío como una ventisca en Gredos, Micho I de Gato me confesó que se había sentido muy solo sin mi presencia. El mismo día que marché, se dio cuenta de su tremendo error, tenía que haber venido conmigo a Galicia. En un primer momento pensó que sería una puente estupendo, donde haría vida de gato soltero, sin compromiso de compañeros de piso ni nada parecido...Pero pronto se aburrió, se enrabietó y comenzó a destrozar coisas para entretenerse y sentirse mejor...A un gato frac no se le puede dejar solo, concluí mientras buscaba, entre tanto caos, un vasito donde servirme algo frío, y Micho, curioso, ojeaba por las bolsas en busca de su regalo gallego...

viernes, 8 de octubre de 2010

Nos vamos unos días de vacaciones.


Hola Amiguetes, tanto Micho I de Gato como yo nos vamos unos días de vacaciones... Bueno, en realidad me voy yo, porque Micho I de Gato no quiere venirse conmigo a Galicia. Asegura que el parte meteorológico pone lluvias torrenciales y que los gatos y el agua no son buenos compañeros de viaje, y como es muy sibarita y snob, no quiere viajar metido en una bolsa de viajes de los chinos (anda que Michel IV de Gato hubiera dicho que no...). Así que él se queda en el Patio-Lavadero, leyendo, maullando, viendo documentales de Arte Románico para Gatos y Principiantes (En el primer DVD te enseñan a construirte tu propia abadía), mirando por la ventana, hablando con los maravillosos seres mitológicos que pueblan nuestra cateta y provinciana ciudad de Badayork o contando las estrellas en las noches claras etremeñas... Y yo, Duncan de Gross, nacido bajo el Signo de Orión, admirador acérrimo de mi diosa Atenea, nacida de la cabeza de su padre (nunca un dolor de tarra dio tanto de sí) enemiga del Paracetamol y la LOE... Me voy a hacer turismo de andar, patear, hartarme de absenta, conocer la fauna mitológica local y lo que surja, con los bolsillos llenos de céntimos de la hucha y poco mais...



Así que no asomaré la cabeza en unos días, no os asustéis por mi ausencia y no dejéis de comprar y leer "El Vuelo de Altaris", nuestro librito de Relatos Cortos que os encantará y que ya vendemos contra-rembolso. Ya soy el autor etremeño número 477 mais leído según la revista "A Leer". Besotes, Miaauuss y Absentas!!.

domingo, 3 de octubre de 2010

"Mujer con Gato" y "Pintor con Gato".

Tras mi encuentro con el Piquete Informativo en la Huelga General por la calles de Badayork, en el que me encontré a Heracles ofuscado por su último trabajo en las cuadras de Augías, he estado unos días encerrado en casa viendo documentales, charlando con Micho I de Gato de todo un poco en el Patio-Lavadero (que Michel IV de Gato nombró República Independiente), leyendo lo que cae y escuchando a Clío, mi musa, la cual sigue paseándose delante de mi muy ligera de ropa y con una cálida sonrisa en los labios, a pesar de que llueve, y de que la melancolía y la “saudade” invaden mi mente de una manera asombrosa, e imprevisible. En estos días he vuelto a retomar el Deconstructivismo. El experimento Impresionista “Perro en el Pastizal” me gustó, pero, como dice Micho, mi estilo es el neofauvismo y el propio deconstructivismo heredado de Juan Barjola, Toto Estirado, Miró y alguno más que me dejo en el Cajón de los Olvidos… Y fruto de ello, os presento dos nuevos cuadros: “Mujer con Gato” y “Pintor con Gato”, donde he jugado con las manchas cromáticas, fiel a la linealidad para diferenciar las figuras, que no son otra coisa que formas amorfas que se desarrollan en el espacio pictórico, y donde, en el caso de “Mujer con Gato” vuelvo a representar las miodesopsias que revolotean por mis córneas a todas horas… Micho I de Gato asegura que estas dos obritas son hasta divertidas en su narración, simpáticas, como ha llegado a definirlas. Yo no opino, sólo me sirvo un nuevo trago de absenta de la buena, de ese hada verde que entra como un rayo brutal en el cuerpo y en la mente, una vez que he recogido todo el material: Óleos, pinceles, trapos… Mientras Clío, sentada en el sofá, me sonríe picara y Atenea, mi diosa, la nacida de la cabeza de su padre, enemiga del Paracetamol y de la LOE, llama a la puerta para contarme lo que le ha pasado a Meleagro…