En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 16 de julio de 2010

Limpieza con Saint-Saens


La casa estaba patas arriba. La verdad es que hasta el Patio-Lavadero ofrecía una imagen un tanto de abandono. Así que ni corto ni perezoso, mientras oía a Saint-Saens y su danza macabra, me puse a limpiar todo. Recogí los periódicos que Micho tenía tirados por el Salón, limpié el Arenero Real, (que ya lo iba necesitando), pasé un paño por la entrada de la Gatera Real que en su día Michel IV remató con mármol de Carrara, rescaté del suelo de la cocina “Principiantes” de Raymond Carver y “Necrópolis” de Boris Pahor que Micho había estado leyendo, metí en el fregadero un par de platos sucios, mis vasos de los chupitos de absenta y fregué el suelo de las habitaciones mientras tenía entretenido a Micho con un documental sobre el Arte Románico en Castilla-León que tenía grabado desde hacía un tiempo. Tardé un par de horas, quizás tres, pero mereció la pena el esfuerzo para ver relucir la casa de nuevo. No hay nada como estar en casa de nuevo, pensé mientras lavaba la loza y un grifo, proveniente de Las Vegas del Guadiana pasaba volando, no muy lejos, sobre los tejados de Badayork con una oveja entre sus garras…

5 comentarios:

la pequeña candi dijo...

¡Uy, arte románico en verano!¡Qué caló! Mucho mejor una peli de estas livianas...
Dile a Micho que se deje de tanta cultura y que se embrutezca un rato con Jorge Javier Vazquez...
Besotes!!

dezaragoza dijo...

¿Limpieza anual?

Carlos dijo...

Con que cosas se entretiene Micho y mientras tú limpiando. Que te ayude. Ya te dije que se está echando a perder jajaja.

Por cierto, NO le pongas nunca Telecinco. ¡A ninguna hora! Lo de los Gremlins y comer después de las doces es leches al lado de lo que puede pasarle al pobre minino.

Markos dijo...

No hay como regresar a la acogedora rutina del propio castillo y verlo limpio además es algo increíble :-D
Salu2

Duncan de Gross dijo...

jejeje, no hay nada como la limpieza y la vuelta a la rutina, conversaciones con Micho y aguantar los 43 grados que caen en Badayork...