En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

martes, 15 de junio de 2010

Los Mimos Gemelos.


Micho insistió en varias ocasiones. “No seas roñoso Duncan, dales una moneda”, pero a mí no me hacía gracia ver a los dos mimos de cabellera geométrica, gemelos para más señas, totalmente hieráticos, casi desnudos y con esos enormes ojos almendrados y una extraña sonrisa arcaica en la puerta de nuestro edificio. Los había visto ya varias veces durmiendo en la escalinata del templo Nuestra Señora de la Hera de Badayork alguna que otra vez. Cleobis y Bitón se ganaban la vida descargando camiones o haciendo el mimo en el primer lugar adonde arribaban. La mismísima Amparo, la Esfinge del Rellano, los observaba inquieta desde el pie de la escalera, siseando maldiciones apenas inteligibles. Y allá veríais a mi compañero del club de tiro con arco, Apolo, pasar por delante de ellos sin inmutarse, y a su hermana, mi suspirada Diana, que charlaba animosamente con Ulises, mi monitor. Y Sísifo, absorto, arrastrando su enorme maleta en dirección al bus mientras Aracne, la modista, los oteaba desde la puerta de su establecimiento de mercería…


Rendido ante la pesadez de Micho, me acerqué al platillo de metal que había junto a los pies de los gemelos, había varias monedas de diez y veinte céntimos y un par de cincuenta también. Saqué un euro resoplando y lo deposité en el platillo diciéndoles: “Estaríais mejor buscando trabajo por las Vegas del Guadiana”, pero los gemelos no contestaron. Cuando oyeron el tintineo de la moneda al caer en el platillo hicieron un fugaz Moon Walker simétrico que hizo las delicias de Micho, que maulló de contento, y enseguida volvieron a quedarse quietos, completamente rectos, con un el pie izquierdo más adelantado que el derecho, ambos con aquella enigmática sonrisa y con los ojos almendrados clavados en el sol que se ponía al final de la Avenida…

4 comentarios:

Dean dijo...

Hombre que no hay que alimentar la mendicidad, eso debe aprenderlo Micho de una vez por todas.
Un saludo.

Rosa dijo...

Oh, no me extraña que no quisieses darles nada con esa actitud amenazante que tienen!!! jajaja

Besos

Markos dijo...

Yo también echaría monedas para que Micho disfrutara del espectáculo de ver semejantes titanes moverse después de tantos milenios. :-)

Salu2

Carlos dijo...

No conocía a estos dos... ¿Tienen mala pinta o son simples "perroflautas" con cierto arte? :P