martes, 30 de junio de 2009

Me voy a las Chafarinas.


Badayork lleva ya un par de meses lleno de carteles de agencias de viajes. Carteles de diversos tipos que ofertan los más variados y sorprendentes viajes de ensueño: Egipto, Túnez, Crucero a las Islas Griegas, Benidorm…


Y aunque ya son 8 meses los que llevo en el paro, y no debería gastar más de los 5 euros diarios estipulados por la asistente social, ya que me ahorro la comida con mis frecuentes visitas al comedor social de Caritas, decidí darme un capricho y gastarme 80 euros en algún viaje que me saque de la cateta y provinciana ciudad en la que resido…


Así que con mis seis dioptrías, mi Colón Irritable y mi sonrisa empastada me dirigí a El Corte Gabacho, a ver que me podían ofrecer de interés histórico-artístico, un viaje inolvidable por 80 euros. Nada más entrar en la agencia, te sientan rodeado de miles de folletos de alegres colores, presentadoras de Tv en bikini de dudosa promiscuidad se toman sugerentes cocteles en playas de infarto, y sonrientes parejas se abrazan en la tercera planta de un Crucero Chussmantur mientras el sol se pone y alguien estornuda a sus espaldas. ¡¡Es todo tan idílico!!.


El hechizo dura lo mismo que la conversación con la señorita de gafas de pasta roja que se suele hallar adosada a la pantalla del Pc:


- Buenos Días, ¿En que puedo ayudarle?.

- …Pues venía a interesarme por algún viaje…

- ¿Ya conoce nuestras ofertas a Islandia, a los Barrios Bajos de Estocolmo o al Metro de Tokio?. Desde 1.090 tenemos un Full visitando las principales tascas de Macao…

- Mmm, no, ya, pero yo busco algo más cercano…

- ¿Málaga, Matalascañas, Benidorm, Montijo, Don Benito?.

- Algo de 80 euros…


Entonces es cuando la señorita se reclina hacia mi, se levanta las gafas de pasta roja y me mira entre escéptica y asombrada ante mi osadía. No sé lo que pensará. Pero yo pienso que su pareja al llegar a casa se debe dirigir a ella diciéndole: “Cielo, esta noche me gustaría hacerte el amor…” y ella contestara seguro: “Claro cari, ¿Media pensión?”. Después ya mi imaginación me lleva por mundos subterráneos donde una especie de topos gigantes juegan al bingo mientras beben mango y pierdo el hilo de lo que estaba pensando originalmente…


- “80 euros”. Musita. Bien, por 80 euros tenemos un fabuloso fin de semana en las Islas Chafarinas. Situadas al norte de África es un maravilloso conjunto paradisíaco de tres islas, solo una de ellas está habitada, con un magnifico Resort de 3 estrellas regentado por el Ejército Español, el llamado Regulares Star Mediterranean…

- Suena bien, cuente, cuente…

- Pues el avión sale de la Base de Talavera La Real todos los viernes y vuelve el domingo al mediodía, es un antiguo B17 bimotor jubilado en la Guerra de Corea, de hecho aún conserva los agujeros de bala de los charlies en el fuselaje. No tiene bodega, por lo que las maletas van en tres vacas de coche instaladas encima del avión y amarradas con pulpos, no suele llenarse ya que solo viajan militares y altos ejecutivos provinciales, la azafata de vuelo es Carmen de Mairena y…

- Me interesa, ¿Y del hotel que más me puede contar?, ¿Y de las islas?

- El hotel ofrece pensión completa. Esto es toque a las 6 de la mañana, desayuno, rancho al mediodía y cena con la bajada de bandera. Las islas ofrecen una interesante fauna de gaviotas, caracoles, militares de todo tipo y abogados criminalistas, unas playas esplendidas de roca volcánica donde solo permanecer es toda una aventura…

- No quiero saber más, me lo quedo, me interesa una barbaridad. ¿Aceptan gatos en el hotel y en el avión?.

- ¿Gatos?, sin problemas, de hecho, por el pasillo del B-17 se encontrará gallinas picoteando de una remesa que se lleva semanalmente a las islas, tienen que ir sueltas porque en jaulas se estresan… Y en el Hotel compartirá vacaciones con la cabra de la legión que suele ir a relajarse al Resort…

- Wow, ¡Si van hasta los famosos!, la verdad es que por lo que pinta, Las Chafarinas, me ofrecen unas vacaciones que sospecho que nunca olvidaré…

jueves, 25 de junio de 2009

El Ataque de los Gatos Mutantes.


Mi carrera como productor, guionista y director cinematográfico terminó el primer día que comencé el rodaje de mi primera, y única película, titulada: “El Ataque de los Gatos Mutantes”.


Con las estanterías de los video-clubs llenas de títulos sobre Anacondas, Avispas y Abejas asesinas, Cucarachas Mímicas, Jóvenes Tortugas Ninjas Mutantes, Tiburones y Tigres sangrientos e incluso Arañas malvadas, no era descabellado realizar un filme sobre un grupo de gatos diabólicos, mutantes para más inri, como no, que realizaran diversas fechorías por la provinciana y cateta Ciudad de Badayork, sembrando el terror, como hacen los vampiros que van en tractor, a diestro y siniestro…Sería un éxito rotundo, por una vez cine aspanyol sin una teta y sin alusiones a la Guerra Civil: Quiero decir, que los gatos mutantes no iban a ser exiliados republicanos que clamaban venganza cien años después, o experimentos biológicos de Franco que despertaran tras 30 años para acabar con la democracia aspanyola…


El guión fue más sencillo. Me bastó tres traguitos de mi deliciosa absenta, que me causó una productiva tarde de diarreas y ocurrencias ingeniosas para parir, no sin dolores de hígado y del mismísimo orto, un espectacular guión con una trama que ni Stieg Larsson. No llevaba ni escrito dos folios cuando pensé en escribir: “Los Gatos que no amaban a las Gatas”, pero lo dejé en un esbozo, porque “El Ataque de los Gatos Mutantes” tenía prioridad.


La historia era la siguiente: Un grupo de gatos callejeros, criados en los alrededores de la central de Almaraz, bebían una extraña sustancia (posiblemente aceite de colza) proveniente de uno de los conductos de la susodicha nuclear, transformando su ADN, y convirtiendo a huidizos, sucios e inofensivos gatitos en autenticas máquinas de matar. Sus primeras victimas, cuatro activistas de Greenpeace apostados en la puerta de la central que, fumando porros, se manifestaban pacíficamente por el cierre de las instalaciones. Entonces, todas las noches, empiezan a caer ejtremeños asesinados a arañazos y ásperos lametones. Los asesinos dejan como prueba de sus bárbaros actos, bolas de pelo regurgitado y tarjetas de “Hello Kitty”. Y tras coger el Leda, no sin dificultades añadidas, se trasladan a Badayork donde continúan con su sangrienta cacería. ¿A qué acojona?.


Pues bien, ahora viene lo mejor. El Servicio de Inteligencia Ejtremeña, el SIE, manda a un investigador (Yo mismamente) a esclarecer los atroces crimines gatunos. Mi personaje debe hacer frente a toda una serie de gatos mutantes, con una buena dosis de lucha, acción, amor entre dos mininos gays que acaban mal, y mucha escena rodada en blanco y negro o en sepia para realzar el dramatismo. Al final, se descubre que los gatos están relacionados con una banda de linces ibéricos sodomitas que tienen contactos con la Mafia Rusa y la Cosa Nostra.


Los actores: Micho I de Gato y tres gatos callejeros más que reclutaríamos a base de latas de atún Calvo en aceite de oliva…Y yo, que haría de investigador, activista de Greenpeace, mujer que chilla en callejón oscuro (peluca adquirida en el Chino de la Avenida), mafioso ruso, director de Almaraz y científico loco. Técnico de sonido: Micho. Cámara: Duncan de Gross.

La realización: Mucho primer plano, música de videojuegos y referencias al cine de Torrebruno, que tanto me influyó en la niñez.


Sin embargo, ya lo decía al principio, todo acabó el mismo día que comenzó: El primer día, ya que el rodaje estaba maldito. Los gatos callejeros no se dejaron reclutar y nos metieron una paliza tremenda a Micho (su primera paliza, ya le he advertido que suelo atraerlas, así que no será la última) y a mi, a base de arañazos, mordiscos y bufidos varios. Lo bueno es que al menos saqué un buen par de planos de la furia asesina de los acólitos de Bastet. Micho se dormía en el rodaje, o se lamía una pata en los momentos de tensión, y a mi se me agotaron las pilas de la cámara de oferta adquirida en Carrefour (105 euros, 4 megapixel, marca desconocida, descatalogada). Así que decidí guardar el material para más adelante…Quizás pida a la Junta una subvención para terminarla, lo malo es que si no hay tetas o exiliados, no hay nada que hacer…


P.D: Otros títulos que tengo en mente, para futuras producciones de películas y series: “El Bueno, el Feo y el Gato”, “C.S.I Badayork”, “Sin Gatos no Hay Paraíso”, “Cats Fiction”, “Gatas al Borde de un Ataque de Celo”, “El Planeta de los Gatos”, y alguno más que se me escapa ahora…

La Invasión de los Ositos.


Siempre he tenido miedo a una invasión extraterrestre, una de mosquitos (muy habituales en Badayork con el cenagoso Guadiana tan cerca) o una de biólogos que inunden la ciudad con sus gorros de campos y sus carpetas con la excusa de tener una serie de conferencias sobre “La Vida Sexual del Aguilucho Cenizo”.

Pero hoy me he dado cuenta, que todo el amor o amistad que puedas sentir por un bloguero lo mides por según el número de ositos le envíes al apartado de comentarios de las entradas. He de reconocer que ya desde que vi el primero, me dije: Esto va para plaga, y efectivamente, si el virus de la gripe A ha resultado de lo más virulento, incluso más lo ha sido ese osito de 2 metros de largo, en blanco y negro, pixelado como la madre que lo parió, que te recibe con una pose chulesca de: “Aquí estoy yo macho, para lo que se tercie”, rematado con un enorme corazón en su tripa que me recuerda a cierto oso amoroso, y acompañado de un lema que te indica que cuanto más osos recibas, más te quieren, y la lapidaria frase de “No Cambies Nunca”: No, por Atenea, no hay que anquilosarse, hay que cambiar, constantemente, evolucionar, es tan necesario como cambiarse de calzoncillos, para que cuando nos vean, nos oigan y nos lean, no nos reconozca ni nuestros papis...

Pues bien, yo tengo la mitad de la reserva española de osos en el blog. Por eso quiero agradeceros a todos/as los que me habéis mandado el oso vuestro sincero gesto de amistad y cariño, pero igualmente invocar al creador de estos ingenios en cadena, para que en futuras muestras de amor bloguero se le ocurra algo más sencillo, y menos invasivo, que un oso. Valga de ejemplo, una mariposa o una abejita.

Que de “Cómo Quieres que Cuente Estrellas?” no salga ningún osito de retorno, no significa que no os tenga estima, de ahí este post, pero los osos se quedan conmigo aquí, ya que tengo cierto gato que les quiere interrogar acerca de su procedencia y situación económica y social… Ya me entendéis… ¡¡Besotes y Miiaauss!!

lunes, 22 de junio de 2009

El Trauma de Happy Chacho


El tipo que me alquiló a Happy Chacho había amenazado con denunciarme, pero a mi me daba igual. Al ser insolvente poco podría hacerme. Aparte que la culpa de la alocada huida del caballo no fue mía. Happy Chacho seguramente se asustó cuando los rumanos que escoltaban a las vacas se giraron, y no intimidados por el convincente “Piuuun, Piuuunnn” de mi Colt 45 de plástico, se dedicaron a darme unas esclarecedoras hostias.


Me llamó sobre las once de la mañana. Yo estaba absorto en mis pensamientos, cantándole una nana a Micho I de Gato mientras le daba su baño matutino y refrescante (le toca otro por la tarde) cuando sonó el móvil. El tipo me anunciaba que Happy Chacho había aparecido pastando en una cuneta cercana a Balboa, aparentemente sin daños físicos, pero con una depresión de caballo según su veterinario, y a la par, psicoanalista argentino contratado por la cuadra.


Retiraba la denuncia, pero me pedía que no volviera por Valdelacalzada en busca de futuras desventuras en las que enfrascar al pobre caballo. Intenté explicarle que entre Happy Chacho y yo había un feeling especial, y que el caballo posiblemente no estuviera traumatizado por mí, sino por el desarrollo de los frustrados acontecimientos que se desarrollaron. No pareció convencerse mucho el propietario, pero me dio igual porque Happy Chacho casi siempre ocupa un lugar privilegiado en mi mente.


Enjabonaba la cabeza de Micho con su Champú especial para gatos cuando se me apareció Clio, mi musa. Ligera de ropa, provocadora, Micho nada más verla bufó, no sé si de sorpresa o de alegría. El termómetro chino del Patio-Lavadero, recientemente adquirido, marcaba 43 graditos y Clio, con una media sonrisa picarona, me susurró: “¿Quieres que te cuente otro fabuloso plan para ganar dinero fácil?”, y por unas milésimas de segundo me acordé del fallido atraco al tren, de la paliza de los rumanitos…Pero sólo fue un instante, porque enseguida le contesté: “Cuenta, cuenta…” y mis ojos se fueron inconscientemente a sus pechos mientras ella me susurraba otro plan magistral, que con seguridad, no podría salir mal…

miércoles, 17 de junio de 2009

Yo Cuatrero.


Estaba estirado en el sofá, eran las 8,45 de la tarde y en Badayork marcaba 34 graditos. Un pequeño pantalón corto tapaba mis partes pudendas, mi manera de particular de combatir la flama, y Micho leía su libro de lectura Micho I, viejo pero útil, en voz alta: “Fa, Faro, Fatuo…”. En la tele Obama salía cazando moscas y yo me hincaba mi segundo chupito de absenta cuando Clio, mi musa, más ligerita de ropa de lo habitual, vino a susurrarme una genial idea al oído. Una nueva idea que me haría ganar mucho dinero…Bueno, no tanto, pero si algo… Iba retomar mi actividad de cuatrero robando el ganado de los incautos ganaderos que habitan las inhóspitas Vegas del Guadiana. Grandes cabezas de ganado, vacas y bueyes que llevaría hasta la frontera federal portuguesa, cruzaría la frontera, y la vendería al mejor postor en el estado vecino, con el dinero obtenido podría irme a vivir a California, o en su defecto a Atapuerca.


Tras mi fallido intento de atracar el tren que hace el recorrido Emerita Augusta-Badayork (véase post del 18 de abril), no se me había vuelto a ocurrir recurrir al delito para conseguir algo de dinero, y mientras espero que los brotes verdes de la economía española den sus frutos o acaben pudriéndose, tengo que hacer algo para vivir, que soy pobre y tengo un gato que sacar adelante. Un tercer sorbo de mi hada verde me hizo ver las cosas más claras, y tras conversar con el Conde Duque de Olivares, que se apareció de improvisto en el Salón de casa rodeado de todo el fasto y beato correspondiente, sobre el descenso del Betis a Segunda División, y las consecuencias geopolíticas que ello supone en el mundo rural, me calcé unas chanclas (9,95 euros en Sprinter) y una camiseta de Estrella Damn con la que suelo dormir y me dirigí al único lugar mejor que el Never Land de Michael Jackson: El Chino de la Avenida.


Decidido a dejar a Micho, por su temprana edad, fuera de mis ingeniosos y fructíferos (sin duda) planes, me ausenté y corrí como el rayo. El dependiente chino, nada más verme, se santiguó sin ser católico, lo cual me resultó significativo, aunque no lo supe interpretar hasta que grado. Adquirí por el módico precio de 6,90 euros un traje completo de cowboy, con la badana, el chaleco envidia de James Steward, el sombrero, una estrella de Sheriff y una replica no muy exacta de un plateado Colt 45 de plástico que rezaba “Made in R.P of C”. Ni idea. Mi anterior vestimenta fue destrozada por aquel ferroviario sin escrúpulos que no se dejó atracar (véase el post del 18 de abril). Con mi mejor sonrisa que equivale a mostrar tres empastes antiguos y unas encías inflamadas por el consumo excesivo de absenta, me despedí del tendero que no dejaba de tocar madera.


Por la noche soñé que el espíritu de John Ford me invitaba a rodar y protagonizar la segunda parte de “Qué verde era mi valle 2: La venganza de los Transformers”, un western original donde yo me tendría que enfrentar en un concurso literario a unos robots interplanetarios acompañado de un rejuvenecido John Wayne.


A eso de las seis de la mañana me desperté, me duché, me vestí de Cuatrero y me dirigí a Valdelacalzada. Dejé a Micho dormido en el Patio-Lavadero. Mi loable intención era volver a alquilar a “Happy Chacho”, mi fiel corcel de correrías, que casi muere de un ataque cardiaco cuando el jamelgo me encaró en las cuadras. A galope tendido me dirigí a la cercana localidad de Talavera la Real, eran las ocho y media de la mañana y unos F-5 de la Guerra de Vietnam pasaron rozándome la cabeza. A lo lejos vi una tribu de indios ejtremeños acampados con sus peculiares tiendas tipis junto al Guadiana. Sin duda, se organizaban para cazar bisontes mientras bailaban extraños y arcaicos bailes regionales dedicados al dios Manitú y a la Virgen de Guadalupe.


En un Saloon de Talavera llamado “Casa Paco”, habitado por unos jubilados y un par de borrachos matutinos, y decorado con un calendario Michelín, me enteré que un grupo de rumanos trashumantes guiaba un grupo de 5 vacas en dirección a Balboa. No era mucho, pero podría servirme para empezar como cuatrero, agradecido por la información, invité a los jubilados a un par de Nesquik y de un salto monté a “Happy Chacho” que estaba atado junto al cuartelillo de la Guardia Civil.


Sintiendo el viento en la cara, mientras los usuarios de la N-V me llamaban “Majadero” y “Gilipollas” a grandes voces, entoné mi balada vaquera “I´m a poor lonesome cowboy…”. Pronto, al cabo de 40 minutos de ajetreado cabalgar por las cunetas, oteé mi objetivo. Se trataba de un grupo de tres rumanitos que escoltaban un grupo de 5 famélicas vacas, un botín suculento para vender en cualquier pueblo del oeste portugués. Al grito de “Clementina”, me tapé la boca con la badana y desenfundé mi Colt 45 (chino y de plástico) mientras gritaba “Piuunnn, Piunnn”. Los rumanitos se giraron en redondo. Al principio la estupefacción les dejó petrificados, pero cuando les alcancé y les dije aquello de “Esto es un atraco”, me desmontaron de “Happy Chacho” que huyo dirección Vegas del Guadiana, despavorido, como alma que lleva el demonio, coceando enemigos invisibles, mientras que yo recibía una magistral y educativa paliza por parte de nuestros amigables trashumantes europeos del este.


No recuerdo como llegué a casa. Solo quería darme una ducha y beber algo mientras intentaba reflexionar que había salido mal de mi perfecto plan de ataque. ¿Un mal día en el trabajo?, fue el comentario de Micho al verme entrar de aquella guisa. “Más o menos”, le contesté: Cosas del Inem…

martes, 16 de junio de 2009

Gato Borroka

Te despiertas una mañana, te lavas la cara y medio adormilado desayunas algo, lo primero que encuentras por la cocina. Te sientas en la silla, frente al monitor del PC, lo enciendes y bostezas un par de veces. La intención es buscar alguna oferta de empleo en Internet antes de darte una ducha, calzarte los pantalones y ver cuanta temperatura hace en Badayork.


De repente, te pones a teclear, y das un respingo y un salto de dos metros para atrás de campeonato: Una pequeña pata blanquinegra aparece de la nada e intenta alcanzar una de tus manos, a saber con que fines. Pronto te das cuenta que has sido victima de un acto de Gato Borroka, uno de los múltiples que comete Micho a lo largo del día, y que suelen consistir en atacar los sofás, sacar la tierra de alguna maceta, emboscarte tras una esquina o darte un susto de muerte, ya sea al salirte al paso desde debajo de la cama, para golpear y huir, o este tan nuevo y original que muestro en la foto. Emboscarte tras el teclado.

Con el corazón en un puño, le hice una foto, y le recriminé su actitud, pero él no parecía avergonzado ni nada, más bien divertido por mi reacción, así que opté por darme una ducha…

P.D: Yo no lo puse ahí, se mete por detrás del teclado y realmente te ataca.

lunes, 15 de junio de 2009

La tirada del domingo

El sábado ya anunciaba calor. A las cuatro de la tarde, en la ciudad deportiva de Badayork, el termómetro marcaba 41 graditos y estábamos doce personas para montar todo el tinglado: Colocación de parapetos, medidas de calles, dianas, semáforos para marcar tiempos, etc… Como hormiguitas y a toda velocidad, acabamos sobre las 6,30 churruscados, cansados, y yo personalmente con muchas ganas de pillar la cama… Pero había quedado con Lupita y Dama Oscura para cenar, en un pequeño “restaurante” que nos agrada mucho, y celebrar el cumpleaños de Dama Oscura (¡¡Felicidades!!). Entre Lupita y yo le regalamos “Los hombres que no amaban a las mujeres”. Espero que le guste ;-)


El domingo teníamos que estar a las 8,30 de la mañana para recibir a los arqueros y ultimar detalles: Entrega de dorsales, revisión de material por parte del juez, entrega de una bolsita a cada arquero con regalitos, etc. A las 9,45, hora del comienzo de la tirada, había un bochorno espectacular, marcaba 29 grados, y a las 10,30, ya marcaba sus 36 grados. Un calor impresionante. Todos estaban deseando acabar, yo fallé tres flechas y quedé el séptimo (583 puntos) de 12 participantes de arco olímpico, pero estoy contento porque el 6º sólo me sacó 5 puntos y el 5º solo 21 puntos, si hubiera encajado en la diana esas tres flechas absurdamente falladas, debido al calor y nerviosismo, estoy convencido que hubiera quedado perfectamente 5º.

El total de participantes fue de 51 arqueros, pocos, pero nuestro club está satisfecho con el resultado, la verdad es que todos hemos trabajado mucho, especialmente nuestro Presidente y nuestro Secretario, y ojala podamos repetir el próximo año, pero con menos calor. Cuando acabamos a las 2,30, con la entrega de trofeos, yo tenía parte del cuello y los antebrazos quemados, y las partes metálicas de mi arco ardían. De espectadores no superamos las 20 personas, pero es comprensible, no le habíamos dado mucha publicidad y el día no invitaba a venir, los medios de comunicación fallaron todos, no se presentaron, pero nos dio igual.


Después tuvimos comida de convivencia y rematamos el domingo. Cuando llegué a casa, Micho estaba enfadado porque le había dejado todo el día sólo. Había cometido algunos actos de Gato Borroka como protesta, pero ya por la noche mientras veíamos a Eduardo Punset en Redes (él nunca lo había visto), se le bajó un poco el cabreo y se quedó dormido mientras lo oía…

P.D: Las fotos son de María, espectadora de lujo, ya que ha sabido sacar muy buenas fotos de la tirada. Gracias por las instantáneas.

viernes, 12 de junio de 2009

Micho y el murciélago


Eran las tres de la mañana cuando Micho comenzó a maullar. Con 35 grados por el día se agradece dejar las ventanas y la puerta del Patio-Lavadero abierta para que entre fresquito. Dos molinillos de colores, adquiridos en Guadalupe e instalados en el quicio de la ventana, me informan con su fino triquitraca, hipnótico, que el aire corre libre a esas horas, y el cuerpo siempre lo agradece…


Sé que Micho hace su ronda nocturna, como un silencioso personaje de Rembrandt, con su perilla, pero sin espada, por la casa, hasta altas horas, antes de entrar en su Gatera Real y quedarse dormido hasta media mañana, por eso me extrañó sus persistentes maullidos.


Adormilado, me levanté chirriando, mi columna se había torcido, enroscado alrededor de la almohada y formaba un interrogante junto a ella. No sé en que diablos estaría soñando (bueno, si lo sé). Un hilo asqueroso de baba me caía por la comisura. A tientas encendí la luz y me encajé las gafas. Micho estaba encima de mi escritorio, con la boca semi abierta y mirando fijamente el hueco de la persiana.


- ¿Qué ocurre Micho?. –

- Se ha metido ahí, maulló bajito, es negro, tiene alas y creo que está borracho, se ha golpeado un par de veces antes de entrar… Lo llevo espiando tres noches…

- ¿Negro, alado y borracho?, bostecé, concreta un poco más, tengo varios amigos que responden a esas características, le dije acercándome a él.


Micho estaba confuso, pero yo ya sabía que se refería a un murciélago. Seguramente había hecho su nido en el hueco de la persiana y volvía de una noche de ágape, de comer mosquitos por las Vegas del Guadiana, auténtica Sede Internacional del Paludismo de Río.


- Vete a dormir Micho, es sólo un murciélago, no te hará daño.

- Ya lo sé que no me hará daño, pero, ¿Porqué se esconde?, ¿Huye de algún conflicto social?, ¿Es un perseguido y un marginal?, yo quizás pueda ayudarle a resolver sus problemas socio-culturales, hablarlo ayuda a…


Pero no le di tiempo a terminar, lo agarré con una mano, lo llevé al Patio-Lavadero y cerré la puerta con un “Hasta Mañana”. Demasiado pequeño aún, demasiado altruista, fue lo que pensé. A través del cristal lo vi observar el cielo estrellado de Badayork, hierático, silencioso y pensativo, y yo me volví a la cama, a intentar enroscarme a la almohada una vez más…


P.D: Dedicado a Drea. Que un murciélago nunca os estropee un buen…Descanso…

jueves, 11 de junio de 2009

Tiro con Arco en Badayork


Después de 16 años sin organizar nada, en mi Club de Tiro con Arco hemos conseguido organizar un Campeonato/Torneo para este domingo. La verdad es que el esfuerzo ha sido titánico, y todos los miembros del club (35) estamos muy ilusionados con el resultado que podamos obtener de participación y de público.


De participación no esperamos que vengan más de 60 arqueros de toda Ejtremaura (creo que en somos un total de 240 federados entre las dos provincias), de todas las modalidades: Olímpico (donde participo yo), Poleas, Recurvo y Long Bow (mi otra especialidad) y de público si vinieran 80-90 personas batiríamos el record regional de asistencia a un acto como este, y es comprensible, porque asistir de espectador a un torneo de Tiro con Arco puede llegar a se muy repetitivo y aburrido, pero si eres participante lo vives al 100%, con nervios y expectación.


Por mi parte, me estoy tomando las coisas con filosofía, entreno poco y mal, y no sería raro que esta vez quedara bastante mal, (normalmente quedo el 8º o 9º de 15-16 participantes, jajaja), al fin y al cabo, ¿A quién le apetece entrenar con una media de 37 grados?, temperatura, por cierto, que es la que se espera el domingo en Badayork… Para mí, lo importante es que salga bien el tema organizativo, que los participantes que lleguen de fuera se lleven un buen sabor de boca y que digan: - Oye, nos ha encantado, el año que viene hacedlo de nuevo… -, y que por otro lado, demos un poco más a conocer este deporte olvidado, caro pero fascinante, que es el Tiro con Arco.


El sabadete nos toca organizar el campo, tirar líneas, medir el campo e instalar quince parapetos, con sus respectivas dianas, hasta cuatro en la mayoría de ellas para dejarlo todo bien preparado para el domingo dar una buena impresión.


Así que ya os contaré que tal ha ido el evento. ¡¡¡Besotes y Miiiaaausss!!!

lunes, 8 de junio de 2009

Micho y Atenea


- ¿Y dices que se llama Micho?. – Preguntó mi altiva diosa, la Gran Atenea, enemiga del Paracetamol, de la Logse, y nacida de la cabeza del mismísimo Zeus.

- Si, mi diosa, Micho I de Gato. – Afirmé mientras sorbía mi descafeinado de sobre.

- Ya veo. – susurró la egea mientras dejaba apoyado junto al televisor apagado el gran escudo con los relieves de la Toma de Posesión de Obama y la Afganomaquía

- No habla mucho, ¿No?. – Volvió a inquirir la grácil Atenea mientras Micho, apoyado en el atacado respaldo del sofá, la observaba en silencio, con grandes ojos, la cabeza ligeramente ladeada, los bigotes erizados y el rabo recogido que hacían presagiar que algo tramaba.

- Mmmm, si suele hablar, más de la cuenta, lo que ocurre es que no todos los días se le presenta la oportunidad de admirar a una diosa tomando café con un acólito… Es un gesto muy helénico, pero aún extraño para Micho… - Le disculpé.


Atenea se quitó entonces el gran casco dórico, dejando que su rubia cabellera (tirando a castaño porque esta semana se ha echado unas mechas) cayera graciosamente sobre sus hombros y lo situó junto a la gran lanza y el Kalashnikov. La Niké, o Victoria Alada, que siempre la acompaña, estaba posada, silenciosa en uno de los brazos de la lámpara del Salón. Micho la observaba esporádicamente, con curiosidad, tampoco se ven muchas de esas a diario, y seguro que pensaba que era una extraña clase de golondrina. Le ofrecí una pastita que la Niké aceptó gustosa.


- …Se está poniendo muy gorda… - Comentó jocosamente la Gran Atenea mientras miraba, de reojo, a la Niké. -…Te vas a poner como la Victoria de Samotracia… - Recalcó. Pero la Niké, haciendo caso omiso, devoraba una segunda pastita que yo alzando la mano le ofrecía.


Micho no decía nada, observaba toda la escena sin mediar palabra. La presencia de Atenea en el Salón, tomando café y pastitas, le debía parecer, como mínimo, inquietante. Al despedirse mi diosa, y volver al Olimpo cogiendo el ascensor mientras la Niké revoloteaba sobre su cabeza, Micho preguntó:



- ¿Ésta que vende?, ¿Enciclopedias?. –

- No Micho, es Atenea, la Gran Diosa Atenea, no vende nada, aunque se aburre, lleva dos mil años sin hacer mucho… -

- Pues tú dirás lo que quieras, pero esta tipa lo que quiere es venderte una enciclopedia, sino al tiempo… - Maulló mientras destrozaba con sus uñas el respaldo de mi mejor sillón…

viernes, 5 de junio de 2009

¡¡Cumplimos un Año!!


Un añito…Parece mentira lo que nos ha dado de si este primer añito de blog, si hace unas semanas celebrábamos nuestras 300 entradas, hoy nos tenemos que felicitar de que “¿Cómo Quieres Que Cuente Estrellas?” cumpla un año.


Ha sido un año lleno de historias, de mitologías y de entradas de diferentes y diversos temas, un año de alegrías, pero también de tristezas. Comencé este blog acompañado de un gato siamés, que medio dormido junto a la ventana me miraba con ojos sibilinos y me contaba historias del Patio-Lavadero donde vivía, y donde pretendía llevar a cabo sus sueños de grandeza, hoy es una estrella que sigue brillando con fuerza, junto a la Constelación de Orión, y sus aventuras se transformaron en un librito que ha tenido mucha aceptación por vuestra parte, un sueño hecho realidad que hicisteis posible: Gracias de corazón.


… Y en su lugar, un pequeño gatito blanquinegro comienza a dar sus primeros pasos y a interesarse por lo que hago, por lo que escribo, por mis cuadros deconstructivistas y neofauvistas, y por las historias que le cuento de Atenea, Apolo, Amparo la Esfinge del Rellano, Sísifo, Aracne… Y toda la farándula que me rodea, absenta en mano, y que me mantienen entretenido mientras escucho a Debussy, a Coltrane o a Duke Ellington…


Esta entrada es para celebrar, por un lado, este año junto a vosotros/as, que siempre os mantenéis fieles, y que me animáis a que siga en mi empeño de contar estrellas, a pesar de los malos tiempos que me esta tocando vivir, y por otro lado, es una invitación a que sigáis ahí, compartiendo vuestras opiniones, vuestros comentarios, contando estrellas junto a Micho, junto a todos los personajes que integran el blog y que aparecen esporádicamente para relataros alguna aventura, y junto a mi, Duncan de Gross, humilde espectador, y narrador, de todo este peculiar universo cosmogónico…


Gracias a Todos/as. ¡¡Besotes y Miaus, Absentas y Bloodys!!

lunes, 1 de junio de 2009

El Escalón.


Muchas veces el problema no viene de que sepas una cosa o no, de que alguien no esté de acuerdo en tus planteamientos políticos y tus opiniones sobre las diversas revoluciones sociales o económicas a lo largo de la historia de la Gato-humanidad, o que tu libro de aprendizaje a la lectura Micho I no quepa bien por la puerta de la gatera...


Cuando eres un gato de pocas semanas, los retos son otros: Explorar tu nueva casa, cometer los primeros actos de gato-borroka destrozando alguna maceta que invade tu recién adquirido territorio, evitar el agua y los baños que el amo Duncan se empeña en darte al mediodía cuando estamos en Badayork a 37 graditos o, ¡Oh, Gran Bastet, Gran Diosa de los Gatos Frac!, aprender a bajar un escalón, ¡Qué Altooooo!, ¿Lo bajaré?, previamente maullaré largo y tendido, durante aproximadamente media hora, los retos se sobrellevan mejor con un maullido lacónico, triste, que me ayude a superarme…


¡¡Besotes y Miaaausss!!