sábado, 31 de enero de 2009

Usa Protector Solar.


...Me han mandado un correo con este enlace: Usa Protector Solar. Se trata de un video, en plan canción hablada. Michel IV de Gato dice que tiene más años que él. Yo no lo conocía, son siete minutos en inglés, subtitulado, pero merece la pena echarle un vistazo, dice coisas interesantes, que todos sabemos, pero que alguién nos debe recordar de vez en cuando...

viernes, 30 de enero de 2009

Fineo y El Comedor Social.


…Hace un par de semanas que visito el Comedor Social. No es nada extraño. Después de cuatro meses en paro (sin nada a la vista) y cobrando un subsidio ridículo que se termina en marzo, el dinero nos llega para libros, pago de suscripciones a las Revistas Literarias que Michel devora con tanta ansiedad, luz y agua, botellas de absenta, lienzos y pinturas, licores varios y algún capricho menor, pero no llega para comer…


Tampoco nos preocupamos mucho. Sabemos que los desempleados somos lo nuevos apestados del Siglo XXI, pero al parecer mi médico de cabecera, Asclepio, dice que solo es un “estado de animo”, que guarde recesión en cama, y en tres o cuatro años, se me pasará, que no me queje tanto… Mientras la demagogia política siga insuflando con mentiras nuestros sueños y esperanzas, todo irá bien. No hay nada peor que un pueblo que no oye, no habla, no ve, y peor aún: No siente…


Así que desde hace un par de semanas como en el Comedor Social de la ciudad cateta y provinciana. Me siento junto a un viejo loco, ciego, que asegura que fue Rey de Tracia. La verdad es que yo nunca le llevo la contraria, si una presentadora del Telediario puede ser Reina de Aspanya, bien puede ser este tipo lo que dice que fue… Aunque yo estoy más interesado en las lentejas y sopas de diversa índole y consideración que, inexpresivamente, sirven los voluntarios sociales.


El anciano se llama Fineo, y siempre monta algún escándalo a cuenta de que hay dos tipas, a veces tres, que él despectivamente llama arpías, que le quitan la comida a diario y no le dejan comer, castigo cruel el impuesto por las féminas. Los voluntarios sociales no suelen hacerle caso alguno, tampoco los derrotados que deambulamos por allí, haciendo cola para llenar el estomago, son malos tiempos para el altruismo. La sociedad, como la vida, te quita las ganas de todo a base de recurrentes y reveladoras hostias.


La verdad es que yo he visto a esas malas pécoras quitarle la comida al pobre viejuno que, ciego, da mandobles a diestro y siniestro con un descuidado cayado mientras maldice en varios dialectos indo-europeos, peligrando en alguna ocasión mi integridad y la de la bolsita de comida que le llevo a Michel IV de Gato, el cual, por cierto, anda muy ocupado en el sofá del Salón teorizando sobre los fatales efectos del actual Capitalismo feroz, único responsable de la situación económica-social que atravesamos…


Hoy, sin embargo, ha ocurrido un hecho inaudito. Dos jóvenes mellizos que suelen ir un par de veces por semana, Cetes y Calais, los típicos jóvenes trotamundos que quieren comerse el mundo por los pies, en un acto de valentía social poco común, se han plantado delante de las arpías y amenazantes las han botado del Comedor Social entre algún que otro aplauso esporádico. El pobre Fineo gimoteaba, y no paraba de agradecer a los dos hermanos el detalle, mientras comía a cucharadas trompicadas algo parecido a una sopa de fideos, que era lo que nos tocaba…


Es raro, mientras haya personas como Cetes y Calais, tal vez haya aún esperanzas…Me pareció que estos dos tenían alas…

jueves, 29 de enero de 2009

...No sé de quién te enamoraste...


…No sé de quién te enamoraste, pero te quería más que a su propio retrato, y la verdad que nunca llegó a pensar que la vida le negara tu abrazo. Y en las atroces y suspiradas noches, maldijo la ausencia que vagaba por su cama. Claro que la quería, como el viento a la arena de la playa, como el sol a las encinas, así la quería…


…Todas las noches la añoraba bajo las estrellas, y el deseo le negaba su existencia en las frías mañanas, y los cafés se consumían, uno tras otro, tras los cristales empañados de bares que no susurraban noticias ni de su sombra…


Cuando él, lo único que le pidió a la vida fue reflejarse en aquellos enormes ojos, y aguardar, juntos, el anochecer de sus días…

martes, 27 de enero de 2009

...Atenea se nos pone melancólica...


“…El principio de fin vino cuando al nazareno le dio por empezar a promulgar sus consignas por ahí…”, musitó mi divina diosa, grande y hermosa entre las deidades (incluso vestida), con un gesto melancólico mientras sorbía, ausente, un poco de café.


Michel, aparentemente, no la escuchaba, ojeaba un número atrasado de “La Revista de Occidente” con sus gafitas de ver de cerca. No le hace mucha gracia eso de codearse con divinidades griegas, aunque tengan casi tres mil años, él prefiere la grata compañía de Hugo Chávez, Evo Morales, Cayo Lara, o Raúl Castro si Fidel no está.


“…Empezó a decirles que el placer era pecado, fornicar era pecado, el amor carnal era pecado, el saber era pecado, ser feliz en este mundo terrenal era pecado, todo era transitorio, todo fugaz, que la verdadera vida estaba al otro lado, se tenían que arrepentir por casi todo, que solo había un Dios verdadero, por cierto, bastante más cruel en su Antiguo Testamento que el mismísimo Ares, que las mujeres eran las culpables de los males de la humanidad desde el principio de los tiempos, y que se esa culpa la iban a acarrear hasta el Juicio Final, y poco a poco, se fueron olvidando de nosotros… De Afrodita, de mi…Hasta de Mitra…”, casi susurraba, y sus ojos parecían estar en otro lugar.


Es realmente guapa mi diosa cuando se pone melancólica, y recuerda tiempos en que los hombre filosofaban libremente, dialogaban, sin que te albergaran un tiro en la testa o te regalaran un paquetito de explosiva moralidad en los bajos del auto. Michel seguía, sin embargo, a lo suyo, dejó “La Revista de Occidente” y pasó a “Cal y Arena”, otra revista literaria.


“…Y después vinieron sus seguidores. Que no habían entendido ni el 10% de lo que su maestro les quiso comunicar, y crearon jerarquías, y ya no eran todos iguales, y empezaron a matar, a asesinar y a violar en nombre de aquel Dios, y la ciencia era maligna y la tierra plana y en el centro del Universo, tiempos oscuros de sectarismo, crueldades, vejaciones, guerras, hogueras, tristezas y enfermedades…”


- “¿Otro café mi deidad entre las deidades?, ¡¡Oh, Gran Atenea nacida de la cabeza de Zeus, pavor de la Logse y la Loe!!.” -, interrumpí.

- “¿Porqué no?, no tengo nada que hacer…”, me contestó apática.

- “…Y la que nos espera…”, remató Michel con un misterioso maullido…

"Matrimonio con Hijos" e "Infelices Para Siempre".


…Si ha habido un perdedor nato en la historia de la televisión, ese ha sido Al Bundy, el irresponsable padre de familia de la serie “Matrimonio con Hijos”.


La serie de 1.987 se mantuvo en antena durante diez temporadas, su éxito fue verdaderamente inesperado, ya que los productores no le daban más de seis o siete episodios, y desde el primer capítulo se catapultó como programa más visto en USA, siendo una de las series más baratas y de más bajo presupuesto de la televisión norteamericana. De hecho, era normal ver los escenarios tambaleándose y solían rodar entre dos y tres episodios por sesión.

“Matrimonio con hijos” contaba la historia de Al Bundy (vendedor de zapatos) y Peg, una estrafalaria pareja, casada desde hacía más de veinte años y que no se soportaban. Lo único que tenían en común, aparte de dos hijos de pocas luces (Nelly, una rubia espectacular y Bud, un mediocre en todos los aspectos) era su amor por el dinero y el odio a sus vecinos que representaban el éxito de una familia media americana.


La serie, pues, pretendió ser una feroz y mordaz crítica al modo de vida americano, a la sociedad estadounidense, que no era como lo habían pintado hasta el momento, utilizando llegado el caso un humor ácido y soez que refleja muy bien el día a día de esta peculiar familia. Si hubo un personaje en el que Groening se inspirara para crear a Homer Simpson, ese fue, indudablemente, Al Bundy…


Posteriormente, los mismos creadores de la serie harían: “Infelices para siempre”, muy parecida a “Matrimonio con hijos”, (matrimonio, con dos hijos, y Alfonso Vallés, actor de doblaje, se encargó de doblar en la versión aspanyola a los dos personajes principales de ambas series), con la salvedad de que el padre de familia baja de vez en cuando al sótano a hablar con un muñeco de peluche, Mr. Floopy, que resulta ser su alter ego maleducado, soez y contestón.


Nadie, salvo él, habla con el peluche, y el caso es que este Mr. Floppy, salvando las distancias, a mi hay veces que me recuerda a alguien muy cercano a mi…

domingo, 25 de enero de 2009

Feliz 4.707


…La verdad es que la resaca de los domingos suele ser terrible. Michel y yo dormimos casi todo el día, y no solemos mover mano, pata o cabeza hasta las siete de la tarde. Pero hoy ha sido diferente. Tras una larga noche de tertulia, que versó entre otras coisas sobre los cuadros de Francis Picabia y la influencia de los postulados de Jung en nuestros lideres actuales, aderezadas por un gran número de chupitos de absenta, licores de bellota, martinis y algunos Bloody Mary que se echó Michel, mientras oíamos lo último de Herbie Hancock, acabamos abrazados el uno al otro sobre las seis de la mañana, en un estado lamentable, pero ya rutinario…

Soñaba con los Campos Eliseos, donde Thanatos jugaba al domino con Michel II de Gato, cuando de repente un súbito ruido, un estruendo ensordecedor de timbales y tambores ha invadido la Avenida entera. Con un hilillo de baba en la comisura de los labios y con una veintena de helicópteros sobrevolando mi parieto-occipital, he conseguido levantarme del sofá, desplazando a Michel IV de Gato que dormía boca arriba y con los ojos medio abiertos.

Al incorporarme, el cuerpo borracho de Michel (si le hubiera prendido fuego en ese momento, hubiera ardido como una tea tres días con sus tres noches como una pira funeraria) ha caído a saco al suelo pegajoso habitado por libros, revistas, vasos de chupitos y un sinfín de restos más que debemos limpiar un día de estos. Quién os diga que los gatos siempre caen de pie, nunca han visto a un gato con resaca, porque Michel apenas se ha podido incorporar mientras juraba en arameo y se acercaba, a mi vera, a la ventana del Salón en busca del origen de semejante ruido atroz, terrible y dominguero que ha osado sacarnos de nuestro merecido sopor…

Al asomarnos por la ventana hemos podido contemplar todo un desfile de colores, larguísimos y vistosos dragones de papel y músicos orientales que con forzadas sonrisas portaban una pancarta en la se podía leer: “Feliz Año, Feliz 4.707, Feliz Año del Buey”, y unos garabatos más, ininteligibles, escritos por algún médico, seguramente chino. Las personas que asistían a tan escandaloso desfile parecían estar pasándolo bien, aplaudían y movían al viento banderas de la democrática y envidiable China…


Estupefactos, nos hemos vuelto a echar en el sofá, huyendo de tanto jubilo que lo único que hacía era taladrarnos la cabeza e invitarnos a visitar el W.C o el Arenero real instalado en el Patio-Lavadero, según la raza del necesitado, y no sé cuanto tiempo hemos estado así, los dos en silencio, con fatal sabor de boca y combatiendo los efectos secundarios de las tertulias nocturnas, hasta que Michel ha ronroneado: “…Feliz 4.707…¿Cuánto tiempo hemos dormido?”, y yo me he levantado a prepararle un café bien cargado…

jueves, 22 de enero de 2009

Orfeo, Euridice y la Cola del Paro...


…La cola del Paro puede hacer extrañas amistades. El INEM es, con frecuencia, antesala de psicólogos y matasanos. Suelo ir casi todos los días a ver si hay algún trabajo, de lo que sea, para poder ir tirando para adelante mientras dejo aparcado mi sueño de dar clases de Historia, de Arte… Nunca hay nada, solo la desesperación de los días que pasan, y las caras de aquellos que comparten destino en la cruel y atroz fila, que como almas en pena, con un número en la mano, ven pasar las horas entre susurros y lamentables murmullos, hasta que el funcionario gris de turno les reclama a su vera, como un tétrico Juez del Averno al que contarle las penas y desdichas que el inexpresivo tipo teclea en su Macintosh…

Allí la esperanza tiene vedada la entrada. Euridice es una de las fijas en la cola. Todos los días la veo, como una sombra que vaga por las calles, aguardando su turno para contarle su currículo al mismísimo Hades que sale a desayunar una hora y media, cosas de funcionarios y sindicatos, mientras los impíos mortales, inactivos, mantienen el tipo como pueden y le dejan. El Infierno solo te atiende desde las 10 hasta las 14 horas.


A Euridice le picó una culebra de las muchas que pululan, tan anchas y panchas, por las Vegas del Guadiana. Su pareja de hecho, Orfeo, es un fabuloso músico que la crisis económica metió a pastor de ovejas y cabras, toca la lira como nadie. Cuando Euridice cumplió el mes de baja que el médico, un tal Asclepio, le había impuesto, se encontró con que su empresa la ponía de patitas en la calle: “Reducción de Personal”, le dijeron.

Y así, la pobre Euridice se vio como un alma en pena, junto a tres millones casi y medio de parados más, haciendo cola, traspasando esa inhóspita frontera que es la puerta del INEM, del inframundo que tanto debe a Dante, a Saint Saens y a Gustave Doré. Orfeo, conmovido por la tristeza de su chica, tan insoportable que rompe el corazón a cualquiera, le prometió que le encontraría un trabajo, y sin mirarla a los ojos, asiendo con fuerza su mano la apartó de aquellos desempleados condenados al fuego eterno de Hades, al infierno helado de Cocito, ese río macabro de pecadores, justo en el momento en el que le llegaba el turno a la joven y bella Euridice.

Pero el pobre Orfeo no se creía ni lo que decía, nadie encuentra trabajo en este país derrumbado, y al volverse y al mirarla a los ojos, a aquellos tiernos ojos grises, melancólicos y a punto de desbordarse por las lágrimas, supo que la había perdido, quizás para siempre…

I Won´t Change You


...Hay que ver lo que hacen algunas, como Sophie Ellis Bextor, para ligarse al chico que le gusta...Una canción con ritmo para continuar con animos la semana, que el fin de semana lo tenemos a la vuelta de la esquina... Espero que os Guste!!

miércoles, 21 de enero de 2009

Michel, We Can, and You Can Too...


…Hoy Michel IV de Gato me ha levantado temprano. Quería que fuera a comprar la prensa, concretamente, “Público” y “El País”, para ver si Obama se había pronunciado sobre el conflicto jurídico, económico y social que vive el Patio-Lavadero.

Se ha pasado media semana alabando la mano izquierda del Presidente afro-americano, y ayer se tragó toda la liturgia yanqui de investidura, con desfile incluido como un estadounidense más, esperando que en el discurso inaugural de presidencia, dentro de la política exterior Obama dijera, delante de dos millones y medio de compatriotas, frente al capitolio (la mitad de la clientela del INEM aspanyol), eso de “Michel, you can, we can..And you can too!!”.


Pero Obama no dijo nada. “…A lo mejor lo dijo después…”, maulló Michel esperanzado, y hoy a las siete de la mañana un servidor estaba en el quiosco comprando la prensa gatuna, digo matutina.


Ahora está en el Salón, con sus gafas de “ver de cerca” de pasta negra, mesándose los bigotes y leyendo atento los diversos editoriales que anuncian al primer presidente de los USA, no ya afro-americano, sino profundamente de izquierdas (al menos eso aseguran Cuatro, La Sexta y Michel IV de Gato), mientras raja a Moratinos por rechazar su oferta de visitar el Patio-Lavadero. “Él se lo pierde, le iba a hacer hasta un desfile…”, ronronea por lo bajini.


Michel, para ser un siámes, es sorprendente. Te esperas coisas de un gato europeo, de un Maine, de un Noruego o de un persa, pero no de un siámes...Es francamente bipolar. Hay un Michel IV de Gato profundamente político, de izquierdas, serio, reflexivo, independentista, amigo de Chávez, Evo Morales y los hermanos Castro y otro bebedor de Bloody Mary intersemanales, poeta soñador, lector, artista conceptual, observador, admirador de Punset y de las perfomances neodadaístas, al que se le aparecen los fantasmas de Trosky, Siqueiros o Stalin… Con mucha diferencia me quedo con el segundo, no por nada concreto, simplemente porque me río más con esa versión y compartimos más afinidades.


Aparte que cuando está medio borracho, subido a la mesa del Salón, disfrazado de Iñigo Montoya diciendo eso de: “..Hola, soy Michel IV de Gato, tú mataste a mi camada de gatos maldito Marqués de Carabás…Prepárate a morir.”, mientras yo lloro de pura y brutal tristeza melancólica o me carcajeo irracionalmente, alucinado por la visión de risueñas hadas y jocosos trasgos en el frío suelo - según me entre ese día la absenta - no le da por pedir la independencia, si acaso que le abras el W.C para vomitar como mucho…

martes, 20 de enero de 2009

You Can Do Magic



...Esta semana me siento más ochentero que nunca. En mi deambular sin rumbo fijo por las calles de la cateta y provinciana ciudad me he encontrado a antiguos compis de fatigas adolescentes, que hace años creí perdidos, y entre conversas de músicas varias, saltó, como una liebre delante de un galgo, "You Can Do Magic", una joyita de principios de los Ochenta de los "America", sencillo inglés, entendible y con una melodia pegadiza... Aunque con treinta años, esta canción volvería a romper hoy en día, espero que os guste...

lunes, 19 de enero de 2009

La Boda de Cadmo y Harmonía


…Este fin de semana he ido de boda. Por lo general, no me gustan las bodas. Es un autentico suplicio tener que afeitarte la barba de cuatro días, ir al peluquero, arreglarte, comprarte un traje o una camisa nueva, combinar zapatos y sonreír a las tres cuartas partes de los invitados sin conocerlos absolutamente de nada. Pero esta boda, como otras muchas, era un compromiso.


Mi gran diosa Atenea, nacida de la cabeza de Zeus, se me apareció hace un mes y medio y me pidió que la acompañara. ¿Cómo negarme a la petición de una deidad?. Raudo le dije que Si, aunque Michel ronroneó que él no iría a una boda ni cogido de la mano del mismísimo Trosky. Pero en estas circunstancias, no podía negarme ante la sapiencia olímpica, y menos cuando se te presenta la moza armada en el Salón de tu casa con el yelmo dórico, el escudo con la representación de la Irakimaquia, la Afganomaquia y la lucha de griegos contra sufragistas feministas, la Niké bostezando en una mano, la pica de Flandes en la otra, la armadura de broncíneo metal con relieves de la Toma de Posesión de Obama, un Kalashnikov y dos granadas de mano…


Nadie acompaña a mi diosa en el Olimpo, mentora de héroes y consejera de sesudos. Es una verdadera injusticia. Ella, la bella y sabia, la guerrera, tejedora y experta deshacedora de entuertos, nunca ha despertado el interés de los hombres, y tiene que recurrir a mi, Duncan de Gross, humilde adorador de su divina esencia, nacido bajo el Signo de Orión, como inmerecido acompañante a estos actos…Sociales… Sino espabila, se me va a quedar Atenea Partenos (virgen) el resto de su vida…


La ceremonia fue sencilla, se nos convocó en el Templo Nuestra Señora de la Hera, un bonito edificio subvencionado con fondos sociales de la Comunidad Europea. Períptero, hexástilo, jónico, con cubierta a dos aguas, pronaos, cella y opistodomos, totalmente pintarrajeado de arriba abajo con anárquicos colores, su frontón estaba dedicado a Iker Casillas recibiendo la Eurocopa. Aunque la ceremonia se realizó fuera, frente al templo. Supongo que sería para no manchar la moqueta o para no incordiar a la estatua de Hera que habita dentro: Si se enfada te manda a casa una plaga de Pavos Reales.


Resultó que conocía a más de la mitad de los invitados a la boda, desgraciadamente tuve que aguantar durante un buen rato al pesado de Apolo obsesionado con que no hubiera lagartijas por los alrededores, y que después se puso a corretear, como un crío, detrás de una joven llamada Dafne que optó, ya harta, por metamorfearse en olivo para quitarse a semejante plasta de en medio. Se lo tiene bien merecido. Diana también andaba por allí, seria y bella como siempre, con su pelo recogido, aunque pronto se disculpó porque Endimión se había quedado dormido en el coche…


Los novios se llamaban Cadmo y Harmonía. La verdad es que se les veía francamente felices. Todo eran sonrisas y miradas cómplices. Mi diosa estaba esplendida, se había tejido un peplo ella misma que le caía con gracia sobre el cuerpo, insinuando formas a lo Ludovisi y dejando un poco de hombro al aire. A pesar de que había dejado de lado toda la parafernalia y armamento que suele acompañarla, se llevó las granadas de mano a la boda, por si acaso... Yo llevaba traje de Esfera (295,00 Euros) combinado con zapatos de Springfield (89,70 Euros). Después de la ceremonia y las felicitaciones, llegaron los regalos. Entre los más bonitos que le hicieron a la novia, una toga preciosa, blanca como la nieve, muy sexy, y un fabuloso collar, el Collar de Harmonía…

sábado, 17 de enero de 2009

Michel IV de Gato proclama la Independencia

Mirando Estrellas...


…Parece que hay noches en que el frío es menos intenso, y podemos salir al Patio-Lavadero a observar mejor las estrellas. Como gotas tintineantes de rocío estas siguen ahí, sin inmutarse, como en los últimos miles de años, guardianas inmutables del universo que, según Punset y Michel lo corrobora, se expande ilimitadamente hacía desde la Nada hasta el Infinito.


En noches como esas, despejadas, compartimos nuestras inquietudes, nuestros miedos más abstemios, el misterio de un futuro que se nos antoja interesante, trepidante, inhóspito… La soledad palpable, casi masticable que acabó por unirnos, que nos ha unido, a Michel a mí (a pesar de sus pretensiones políticas y territoriales, aún tiene pendiente un juicio en el Tribunal Constitucional ubicado en la cocina…).


Autodidactas, señalados, artistas, humanistas o “gatistas”, incomprendidos, neofauvistas, lectores agnósticos de todo lo que se cueza, buscadores de un “por qué”, cazadores de sueños inalcanzables, somos el olor de los libros que no leímos, de brutas flores de alegres colores, la lluvia sobre los raudos automóviles que observamos tras la ventana del Salón, la sombra de las voces distantes, las caretas de James Ensor, la arquitectura orgánica, la incertidumbre… Quizás, lo único cierto es que somos una familia, quizás no en el sentido tradicional de la palabra, pero una familia al fin y al cabo…


…“Nadie es una isla” decía John Donne y su poesía metafísica en pleno S.XVI. Nuestro sincero interés por la fotografía, por Milton Greene, por Man Ray, Boubat, Robert Frank, Dorotea Lange, Cartier-Bresson…Por el olvidado e ignorado arte de Dufy, por Status Quo, por Gaspar Becerra, por Daumier caricaturista, por la belleza ignota, desconocida, de “La Marquesa de Santa Cruz” de Goya, los nuevos mapas políticos de Europa o la perturbadora violencia, verbal, estética, física y mental, de “La Naranja Mecánica” de Kubrick....


Nuestro afán por querer seguir conociendo, observando por la ventana del Salón, compartiendo, dialogando, riendo y llorando juntos… Es ahí donde encontramos nuestro pedacito de felicidad, juntos los dos, contadores de estrellas, bajo el cinturón de Orión…


Sin dejar de mirar las estrellas, ni un solo momento, deseamos que nuestra existencia perviva, a través de nuestras obras, en el tiempo y en el espacio que estamos pariendo, dentro de nuestro particular planeta imaginario mientras oímos la “Danza Macabra” de Saint Saens o nos perdemos en los arabescos de Debussy o de Super Tramp…


Llegados a este punto, estupendos, regenerados, nos volvemos al Salón, nos servimos un lingotazo de lo que toque, ponemos el Tele-Tienda con el perpetuo Chef Tony que nos vende cuchillos mágicos, y discutimos sobre la poesía de Jacques Prévert…

jueves, 15 de enero de 2009

La Bola de Cristal... Annabel Lee


Personalmente yo le debo mucho a la televisión, pero a la de hace casi treinta años, a la de ahora no le debo nada y gustoso la fusilaría, previo juicio sumarísimo, por la ñorda de programación que emiten los 28 canales que pillo con el TDT…


Aún así, lo reconozco, yo le debo mucho a la televisión. No en vano me pasé parte de mi infancia abrazado a ella. Quería más a mi Telefunken que a muchos de mis allegados, hoy en día la coisa no ha variado mucho, y entre Michel y yo se montan Waterloos por ver quién tiene en su poder la vara del mando a distancia, signo de distinción, que nos hace lideres tribales de la manada, costumbre esta heredada de la más remota prehistoria....También hacemos pinturas rupestres en las paredes del Salón, pero esa es otra historia…


Si hay un programa que me ayudó a despertar mi imaginación y a que esta explotara como una Nova, ese fue sin dudarlo, “La Bola de Cristal”. Estaba enganchado. Fue un programa rompedor, imaginativo, y no se ha vuelto a hacer nada igual en toda la historia de la televisión en Aspanya, y a este paso, con la cosecha de burros intelectuales e idiotizados que estamos pariendo en nuestros diversos centros educativos, ni se hará: ¡¡Muera la Imaginación!!, dicen los insensatos Astray contemporáneos a los naftalíticos Unamunos que aún pululan por ahí…


Desde aquí, este es mi pequeño homenaje a todos ellos: A Lolo Rico, Kiko Veneno, Alaska, Golpes Bajos, Pedro Reyes, Pablo Carbonell y Los Toreros Muertos, Santiago Auseron y Radio Futura, La Frontera, Glutamato Ye-Ye (Con esa pinta de Adolf que tenía el cantante), Los Electroduendes y La Bruja Avería y otros tantos que no recuerdo… Hoy soy la persona que soy, entre otras coisas, porque ellos abrieron de un golpe la puerta de mi imaginación, y desde entonces, aún no se ha cerrado: Gracias Amigos.


P.D: Hay cientos de videos de la Bola de Cristal en Internet, podría haber elegido cualquiera, pero me apetecía dedicárselo también, de rebote, a Edgar Allan Poe… Con vosotros: Annabel Lee, de Radio Futura.

miércoles, 14 de enero de 2009

Dionisio


…En nuestras habituales correrías nocturnas por esos pubs raros que abren a partir de la medianoche, Michel y yo hemos conocido a un tipo singular. Normalmente no me dejan entrar con Michel en ciertos antros y garitos, debe ser la fama que se ha ido criando de un tiempo a esta parte. Te acercas a la puerta y el armario empotrado que vigila el local, de la misma manera que La Esfinge lo hace en nuestro rellano, te suelta atronadoramente, sin mirarte a los ojos: “Gatos No”, y claro, nosotros nos quedamos anonadados, porque los diversos carteles alusivos en las entradas hacen referencia a perros en sus derechos de admisión, pero nunca a gatos…

Michel y yo pasamos de discutir, es un claro ejemplo de racismo latente en nuestra hipócrita sociedad, no dejan entrar a Michel porque es siamés, si fuera un gato persa, ya veríamos, menuda gloria… Así acabamos en el pub de siempre, el “Roserburg”, un local tenebrista, digno de Caravaggio, lleno de silenciosos clientes de brazos y piernas tubulares, criaturas propias de Fernand Leger, que se comunican entre murmullos, con teatrales gestos y camisas arrugadas, mal planchadas, fumadores empedernidos que escuchan a un Stan Getz que les entretiene desde la ultratumba, desde aquel infierno helado al que hacía referencia Dante, el cd.


El tipo que hemos conocido se llama Dionisio. Es un personaje simpático, asiduo de bares, viejo marinero (asegura que una vez tuvo problemas con ciertos piratas somalíes) y un gran catador de vinos (conoce infinidad de bodegas nacionales y extranjeras, gran cantidad de caldos de primera), en nuestras conversaciones hemos descubierto que conocía a nuestro ex cartero, Hermes, y es como Michel un fiel lector de Paul Celan, de su poemario de supervivientes, del Bukowski de música de cañerías, del irónico Chinasky de Ham on Rye (“La Senda del Perdedor”), un admirador del tenebrismo ignorado de Artemisa Gentileschi, de la belleza exótica de Jean Harlow, del arte de Fernando Botero, de la música de The Kinks, un acólito de Auguste Comte… “…Sólo a través de la experiencia y la observación comprendes el mundo que nos rodea…”, musita a Michel mientras este bebe atento su Bloody Mary…

Dionisio conoce bien a los hombres, y a las mujeres. Se toma una copa, otra, y entre copa y copa habla y escucha, es un hábil conversador, amante de las fiestas, del alborozo, de la alegría y el jolgorio… Yo le hablo de Orión a las tres de la mañana y él nos señala las Híades en el firmamento nocturno e invernal, difusas, desde un callejón mal iluminado mientras volvemos a casa, sin un chavo en los bolsillos y con el piloto automático, artísticamente zizagueando.


Cuando enfilamos la Avenida, donde las viejas constelaciones dan paso a los relucientes y cegadores neones, a los esporádicos y furtivos coches de reguetón absurdo y estridente, con Michel en manos de Morfeo, el de ligeros labios, adivinamos una figura unos metros delante de nosotros, entretenida con unos esquivos y fuertes hilos de colores.


- “¿Quién esa chica, tan hermosa, que enreda con hilos a las tres de la mañana por el laberíntico barrio?”. – Pregunta, entusiasmado, Dionisio.

- “…Debe ser Ariadna.”, le informo bajo los efectos soporíferos de la absenta que comienza a hacer estragos en mi Colón Irritable.

- “…Mira que es hermosa… Me casaría ahora mismo con ella…”. Musita, alborozado, nuestro nuevo amigo, mientras yo me paro a que Michel, en nuestra particular Odisea de vuelta a casa, regurgite el último Bloody junto a un Seat Toledo…

Josephine Baker





…Se casó por primera vez a los trece años con un guitarrista de blues, y desde los catorce inicia una carrera impresionante como cantante, bailarina y actriz, actuando durante los años veinte en los locales más míticos del globo, desde el Cotton Club de Nueva York hasta el Folies Bergere de Paris, fue militante de la resistencia francesa durante la ocupación nazi, por lo que recibió la Legión de Honor, apoyó a los movimientos sociales afro-americanos en los USA y adoptó una docena de críos durante toda su vida… Fue la primera mujer en recibir honores militares en Francia durante su funeral, querida y recordada, ella era Josephine Baker…

P.D: Aquí os ofrezco, en vinilo, “J´ai Deux Amours”, un clásico…

martes, 13 de enero de 2009

El Coltán (o Coltan)


…Llevamos ya más de diez años de guerra, de una guerra olvidada en algún punto de África. Otra mísera guerra más que no se muestra en los telediarios, ni en los periódicos, la cruel realidad de un país, el Congo, que se desangra, día a día, como subrayo, desde hace más de diez años…


Es una de esas guerras no mediáticas, como lo es la de Somalia y otras tantas, como lo fue la de Georgia, invadida ilegalmente por la Madre Rusia, que se llevó por delante casas, niños, ancianos… Sin que nadie saliera a manifestarse ni un solo minuto a la Plaza del Pueblo. Nadie se manifiesta, tampoco, por el Congo…


En diez años de interminable guerra llevamos cinco millones de muertos (solo nos gana la Segunda Guerra Mundial, vomitivo record), que se dice pronto, y trescientos mil desplazados del que podría ser el país más rico del mundo por sus minerales, del Congo, sino fuera por una injusta, atroz guerra, que tiene como vil protagonista los yacimientos de Coltán…


Ese mineral, casi desconocido, que se usa para, entre otras coisas, fabricar el teléfono móvil que llevas en el bolsillo, en tu bolso… Las diferentes facciones, (étnicas, rebeldes, gubernamentales…), se aniquilan por obtener el control efectivo de este mineral y sus ricos yacimientos, asesinando a pueblos enteros, esclavizando niños…


La triste realidad nos lleva a campos inhumanos de trabajo, pésimas condiciones de trabajo de niños y adultos explotados, reclutados a la fuerza, que sino mueren bajo el fuego de los Kalashnikov, mutilados y ultrajados, lo hacen bajo las terribles condiciones de “trabajo” que tienen que soportar…


Así que, la próxima vez que utilices el portátil, la consola de videojuegos o el mismo móvil, reflexiona sobre el Coltán, sobre los millones de muertos que llevamos a cuestas, y sobre la inexistencia de una voz que se alce (Gobierno, ONU…), pancarta en mano, en contra de esta aborrecible y fraticida guerra que no tiene apoyos mediáticos…

lunes, 12 de enero de 2009

Ariadna


…De vez en cuando vuelvo a Aracne, la modista de la primera bocacalle a la derecha, para que me arregle los bajos de algún pantalón, o algún descosido. Se me da bien pasear por descampados, leer, pintar cuadros neofauvistas, realizar vistosas y provocativas performances (llamadas “escándalos públicos” por las autoridades competentes e ignorantes de la cateta ciudad provinciana), beber, o discutir de política con algún gato siamés nacionalista e independentista, pero nunca se me dio bien coser, y Aracne me saca muchas veces de esos pequeños apuros.


Atenea, mi deidad, diosa entre las diosas, se ha ofrecido voluntaria a coserme la bastilla de los pantalones en alguna ocasión, cuando ha venido a tomar café con Michel y conmigo, alegando que ella es mejor modista que esa arrogante de Aracne (palabras textuales de la divina olímpica), y es algo que no dudo, pero paso de que mi diosa se arrodille para coserme los bajos del pantalón. Las diosas no pueden andar poniéndose de rodillas por ahí (ya lo hacen más de la cuenta), y no seré yo quién le pida ese favor. Prefiero soltar los tres euros que Aracne me cobra antes de ver a la divina Atenea arrodillada cosiéndome los vaqueros…


Recogiendo estaba yo unos pantalones, precisamente, que le había dejado a Aracne para que le hiciera unos arreglillos, cuando ha entrado una inquieta joven. Se la notaba ciertamente nerviosa, no dejaba de vigilar la puerta de la calle. Al notarlo Aracne, le ha preguntado que es lo que quería, y esta le ha pedido 15 ovillos de fuerte hilo. Lo cual me ha parecido una exageración. Se los ha despachado en una amplia bolsa de plástico, y la joven ha pagado con tarjeta y se ha largado con viento que lleva el diablo.


-“Extraña chica”. He comentado mientras admiraba el buen trabajo realizado por Aracne en mis pantalones…

-“Se llama Ariadna y está como una cabra. Tiene todo el barrio lleno de hilos. Por la avenida, por las calles…Por todos lados va soltando hilos. La gente se tropieza con ellos, los rompe, pero ella no ceja en ir soltando hilos…Dice que es para ayudar a no sé que fulanito a escapar del barrio. Lo que te digo: Como una cabra. Lo más sencillo sería que se montará en el autobús número 11 con ese tipo que, diariamente, va cargando ese mastodonte de maleta y se largara…Aunque claro, tendría que andarse también con cuidado, el domingo pasado un minotauro volcó ese mismo autobús en un arrebato, lo dejó boca abajo…A mi, la verdad, mientras me siga comprando hilos y pagando, lo que haga con ellos me importa un bledo…”.


Como os decía, nunca se me dio bien coser…

viernes, 9 de enero de 2009

¡¡Feliz Cumpleaños Popeye!!


Esta semanita un clásico de las tiras cómicas y de los dibujos animados ha cumplido años. No se trata de Batman, que también cumple años, concretamente 50. Me estaba refiriendo a Popeye (“Ojo saltón” en English), que es más clásico incluso que el hombre murciélago…


Nuestro querido marinero nació en un periódico neoyorkino, como comedor compulsivo de espinacas que le dan una fuerza sobrehumana, pipa permanente, antebrazos imposibles y con un ojo más abierto que otro, fue marino mercante y durante la Segunda Guerra Mundial se alistó en la Armada, donde luchó contra japos y nazis sin hacer distinciones, no andaba falto nunca de trabajo…


Popeye siempre fue acompañado de una interesante fauna. Su enamorada es Olivia (llamada Rosario también en algunas tiras cómicas), una escuálida morena, con peinado de los años veinte y una extraña tendencia a dejarse secuestrar, que la acompaña en todas sus aventuras a lo largo del globo, también encontramos a Pilón, su amigo enamorado de las hamburguesas, Cocoliso que llegó un buen día por correspondencia y que era su hijo adoptivo, eterno bebé con poderes mágicos, y Bluto, su mayor enemigo, un malhumorado barbado que siempre acababa mal…


En 1.957 se tomó un descanso burocrático de casi treinta años, hasta que fue rescatado en los años ochenta como un auténtico icono cultural, y hasta hace un par de años se han estado emitiendo tiras cómicas y dibujos animados de este ya, tan entrañable personaje de ochenta años.


Como curiosidad os diré, que hay más de doscientos episodios de la serie Popeye, tres videojuegos conocidos, un pinball, un musical del año 1.979, que inspiró la película “Popeye” (1.980), que fue la primera en la que participó Robin Willians y que está descatalogada, y que durante muchos años las autoridades norteamericanas vieron en Popeye un consumista de marihuana, ya que este consumía habitualmente la “espinaca” por su pipa…


En fin: ¡¡Feliz Cumpleaños, Abuelo Popeye!!

jueves, 8 de enero de 2009

La Tierra Herida y Michel


…Hoy Michel IV de Gato ha compartido conmigo su preocupación por el estado de salud del planeta. Ha estado leyendo un libro del vetusto y siempre admirado Miguel Delibes (desde aquí un abrazo y “perdices rojas”): “La Tierra Herida: ¿Qué mundo heredarán nuestros hijos?”, secuela de aquel que ya escribiera el genial castellano en los noventa: “Un mundo que agoniza” (con ilustraciones del gran José Ramón Sánchez, artista como la copa de un pino), y la verdad es que no lo veía tan preocupado y tan reflexivo desde que leyó “¿Porqué somos como somos?” de su idolatrado y loado, Eduardo Punset, al que piensa nombrar Ministro de Educación y Pensamientos Reflexivos del Patio-Lavadero en cuanto logre y proclame la Independencia bajo el paraguas de la ONU, y previo Referéndum Constitucional.


Michel ha escrito a Ban-Ki-Moon pidiendo Cascos Azules que aseguren la transición democrática. Ya me estoy viendo yo el percal, cuando de aquí a un mes se me presenten 20 Cascos Azules angoleños o indios en casa, y los tenga que meter en los 20m2 territoriales que conforman el Patio-Lavadero, junto a Eduardo Punset…


Michel me ha asegurado que Delibes le ha hecho reflexionar sobre el mundo que estamos dejando a nuestros descendientes. Es curioso que esta reflexión parta de un siamés con vasectomía. Así pues, piensa redactar un Real Decreto por el que se prohíba la construcción y uso de cualquier tipo de instalación atómica o nuclear en el Patio-Lavadero (un detalle ya que vivimos en un sexto piso), y una serie de normas de protección de la flora y fauna que la conforman, que actualmente se basan prácticamente en dicha flora: El naranjo de las Libertades Gatunas, tres macetas con geranios, un rosal, dos cactus, un jacinto marchito y una Nepeta Cataria que, empero, él mismo no deja de olisquear y consumir en busca del Sexto Sentido Tántrico que, según Michel, tienen todos los gatos alcanzable sólo con el olor, y el sabor, embriagador, de la Nepeta (a 20 euros la papelina). La fauna se resume en su sola presencia, ya que las incursiones de Icaro, Amparo (la Esfinge del Rellano) o los Grifos y Sirenas aladas que pueblan las Vegas del Guadiana y que hacen diversas razzias en el espacio aéreo del Patio-Lavadero, no cuentan…


Y así lo he dejado reflexivo, junto a la ventana del Salón, al pie de su xilófono, meditando las diferentes medidas de protección de la naturaleza local que quiere aplicar durante su mandato, buscando el teléfono de Al Gore en las Páginas Amarillas, mientras fuera helaba la noche de enero, y yo, con Herbie Hancock en la mini cadena, le preparaba un Bloody en la cocina, metiéndome el primer chupito de Hada Verde de la jornada y pensando en John Fante…