En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 25 de enero de 2009

Feliz 4.707


…La verdad es que la resaca de los domingos suele ser terrible. Michel y yo dormimos casi todo el día, y no solemos mover mano, pata o cabeza hasta las siete de la tarde. Pero hoy ha sido diferente. Tras una larga noche de tertulia, que versó entre otras coisas sobre los cuadros de Francis Picabia y la influencia de los postulados de Jung en nuestros lideres actuales, aderezadas por un gran número de chupitos de absenta, licores de bellota, martinis y algunos Bloody Mary que se echó Michel, mientras oíamos lo último de Herbie Hancock, acabamos abrazados el uno al otro sobre las seis de la mañana, en un estado lamentable, pero ya rutinario…

Soñaba con los Campos Eliseos, donde Thanatos jugaba al domino con Michel II de Gato, cuando de repente un súbito ruido, un estruendo ensordecedor de timbales y tambores ha invadido la Avenida entera. Con un hilillo de baba en la comisura de los labios y con una veintena de helicópteros sobrevolando mi parieto-occipital, he conseguido levantarme del sofá, desplazando a Michel IV de Gato que dormía boca arriba y con los ojos medio abiertos.

Al incorporarme, el cuerpo borracho de Michel (si le hubiera prendido fuego en ese momento, hubiera ardido como una tea tres días con sus tres noches como una pira funeraria) ha caído a saco al suelo pegajoso habitado por libros, revistas, vasos de chupitos y un sinfín de restos más que debemos limpiar un día de estos. Quién os diga que los gatos siempre caen de pie, nunca han visto a un gato con resaca, porque Michel apenas se ha podido incorporar mientras juraba en arameo y se acercaba, a mi vera, a la ventana del Salón en busca del origen de semejante ruido atroz, terrible y dominguero que ha osado sacarnos de nuestro merecido sopor…

Al asomarnos por la ventana hemos podido contemplar todo un desfile de colores, larguísimos y vistosos dragones de papel y músicos orientales que con forzadas sonrisas portaban una pancarta en la se podía leer: “Feliz Año, Feliz 4.707, Feliz Año del Buey”, y unos garabatos más, ininteligibles, escritos por algún médico, seguramente chino. Las personas que asistían a tan escandaloso desfile parecían estar pasándolo bien, aplaudían y movían al viento banderas de la democrática y envidiable China…


Estupefactos, nos hemos vuelto a echar en el sofá, huyendo de tanto jubilo que lo único que hacía era taladrarnos la cabeza e invitarnos a visitar el W.C o el Arenero real instalado en el Patio-Lavadero, según la raza del necesitado, y no sé cuanto tiempo hemos estado así, los dos en silencio, con fatal sabor de boca y combatiendo los efectos secundarios de las tertulias nocturnas, hasta que Michel ha ronroneado: “…Feliz 4.707…¿Cuánto tiempo hemos dormido?”, y yo me he levantado a prepararle un café bien cargado…

15 comentarios:

LA TIGRITA dijo...

Uyyy resaca, pobres de ustedes,me imagino al pobre Michel, que ni parado pudo caer de la cama jajaja, pero lo entiendo, algunos tigres con resaca gatean ;0)

Felíz Año del Buey!!
Sabias que? la división en 12 animales se remonta a una leyenda según la cual el Emperador de Jade (o el mismísimo Buda) convocó a varias especies a un banquete. La astuta rata, primer signo del horóscopo chino, ganó tan singular carrera al cruzar un río a lomos del fuerte pero inocente buey, que llegó en segundo lugar?

y que... Barack Obama, es nacido bajo este signo, y ya es visto en todo el mundo como un gran buey que tirará del carro para salir de la crisis global?

Les dejo abrazos felinos a los dos, miau!!!

Carlos dijo...

Encima de la borrachera van y te despiertan los chinos. Hay que joderse jajaja.

Rosa dijo...

mira que se lo dije al primer ministro chino: "que no Jiabao, que por esa calle no pase el desfile, que seguro que Michel está de resaca durmiendo", y oye nada que ni puñetero caso me ha hecho, pues mira, ¿sabes lo que te digo?, que ya le estoy llamando!

firmin dijo...

Llevais una vida de anacoretas...no sé quién pero uno de los dos da un ejemplo pésimo al otro,puede que sea Michel...la cabalgata ¿ha sido real?

Laura dijo...

Pero qué gracia que tiene el gato. Pues nada, feliz año nuevo otra vez, aunque sea chino.
Besos.

Mary Lovecraft dijo...

jajajaajjaajaaa! si es que algunas resacas pueden llegar a ser de lo más desagradables! sobre todo cuando se la recuerdan a uno, en forma de inesperada tromba sonora!

oye, que qué bonito el nº de año, no? 4.707 si hasta tiene nombre de premio gordo! ya me gustaría a mí llegar a ese año de nuestro calendario, pero como va a ser que no, pues me contento al menos con ser testigo en diferido en otro tiempo, en otro lugar...

un beso y felices sueños a los dos =)

cuandomequieras dijo...

feliz año (chino)nuevo!!!

clariana dijo...

¡Qué jolgorio! en la calle y el de vuestra resaca, combinado con el de la calle. Divertido el post, saludos a los dos.

Rebeca dijo...

ja,ja...¿pero cuánto tiempo hemos dormido? ¡este Michel borracho es tremendo!

bueno, feliz año del Buey!!!

La pequeña Lo dijo...

La vida que cuentas que llevais me parece increiblemente bohemia y apetecible, a pesar de las resacas, q quieres q te diga. Ahora, cuidaos un poquito más, porque a este paso no llegais al año 5.000. Y no pienso vivirlo sola!

dezaragoza dijo...

Pues feliz año del Buey, será que es el año del trabajo o algo (por lo de Buey). Pero sobre todo felices resacas y felices e interesantes conversaciones. Qué recuerdos, qué envidia... qué pena. Un saludo.

Lilyth dijo...

Pues no queda más, si lo dicen los chinos por algo será, feliz año del buey! ;)

Michel deja el alcohol y vuelve a casa... jajajajja

Gatadeangora dijo...

Pues feliz año.No se si tu llegaras al 5.000 pero Michel seguro que si,ya sabes que aún le quedan 7 vidas.Así que ha cuidarse, jejeje.
Besos

Lupita dijo...

Me recuerda a la resaca de Carnaval del primer año que viví en la que ahora es mi casa y a la media hora de acostarme comenzó el desfile del entierro de la sardina por debajo de mi ventana... también muy colorido, sí...

Merce dijo...

Madre mía qué fiestas os pegáis!!, jajaja. Yo estaba en el desfile es que como ya me hice abstemia suelo disfrutar de los domingos jejejeje.
Claro que también tuve mis maravillosos años donde el domingo era el día del sueño eterno jajajajaja.
Besotes a ambos cuidense ;)