En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

miércoles, 14 de enero de 2009

Dionisio


…En nuestras habituales correrías nocturnas por esos pubs raros que abren a partir de la medianoche, Michel y yo hemos conocido a un tipo singular. Normalmente no me dejan entrar con Michel en ciertos antros y garitos, debe ser la fama que se ha ido criando de un tiempo a esta parte. Te acercas a la puerta y el armario empotrado que vigila el local, de la misma manera que La Esfinge lo hace en nuestro rellano, te suelta atronadoramente, sin mirarte a los ojos: “Gatos No”, y claro, nosotros nos quedamos anonadados, porque los diversos carteles alusivos en las entradas hacen referencia a perros en sus derechos de admisión, pero nunca a gatos…

Michel y yo pasamos de discutir, es un claro ejemplo de racismo latente en nuestra hipócrita sociedad, no dejan entrar a Michel porque es siamés, si fuera un gato persa, ya veríamos, menuda gloria… Así acabamos en el pub de siempre, el “Roserburg”, un local tenebrista, digno de Caravaggio, lleno de silenciosos clientes de brazos y piernas tubulares, criaturas propias de Fernand Leger, que se comunican entre murmullos, con teatrales gestos y camisas arrugadas, mal planchadas, fumadores empedernidos que escuchan a un Stan Getz que les entretiene desde la ultratumba, desde aquel infierno helado al que hacía referencia Dante, el cd.


El tipo que hemos conocido se llama Dionisio. Es un personaje simpático, asiduo de bares, viejo marinero (asegura que una vez tuvo problemas con ciertos piratas somalíes) y un gran catador de vinos (conoce infinidad de bodegas nacionales y extranjeras, gran cantidad de caldos de primera), en nuestras conversaciones hemos descubierto que conocía a nuestro ex cartero, Hermes, y es como Michel un fiel lector de Paul Celan, de su poemario de supervivientes, del Bukowski de música de cañerías, del irónico Chinasky de Ham on Rye (“La Senda del Perdedor”), un admirador del tenebrismo ignorado de Artemisa Gentileschi, de la belleza exótica de Jean Harlow, del arte de Fernando Botero, de la música de The Kinks, un acólito de Auguste Comte… “…Sólo a través de la experiencia y la observación comprendes el mundo que nos rodea…”, musita a Michel mientras este bebe atento su Bloody Mary…

Dionisio conoce bien a los hombres, y a las mujeres. Se toma una copa, otra, y entre copa y copa habla y escucha, es un hábil conversador, amante de las fiestas, del alborozo, de la alegría y el jolgorio… Yo le hablo de Orión a las tres de la mañana y él nos señala las Híades en el firmamento nocturno e invernal, difusas, desde un callejón mal iluminado mientras volvemos a casa, sin un chavo en los bolsillos y con el piloto automático, artísticamente zizagueando.


Cuando enfilamos la Avenida, donde las viejas constelaciones dan paso a los relucientes y cegadores neones, a los esporádicos y furtivos coches de reguetón absurdo y estridente, con Michel en manos de Morfeo, el de ligeros labios, adivinamos una figura unos metros delante de nosotros, entretenida con unos esquivos y fuertes hilos de colores.


- “¿Quién esa chica, tan hermosa, que enreda con hilos a las tres de la mañana por el laberíntico barrio?”. – Pregunta, entusiasmado, Dionisio.

- “…Debe ser Ariadna.”, le informo bajo los efectos soporíferos de la absenta que comienza a hacer estragos en mi Colón Irritable.

- “…Mira que es hermosa… Me casaría ahora mismo con ella…”. Musita, alborozado, nuestro nuevo amigo, mientras yo me paro a que Michel, en nuestra particular Odisea de vuelta a casa, regurgite el último Bloody junto a un Seat Toledo…

18 comentarios:

Rosa dijo...

pues yo que quieres que te diga. Entre un Teseo que no es capaz de derrotar a un minotauro embestidor de autobuses y un Dionisio que a las tres de la mañana mira el firmamento y te muestra la Híades, pues como que no hay color, no?. Decidle a Ariadna que se olvide los hilos y se deje perder con Dionisio.
De todas formas, me dás por favor la dirección de ese garito?????

Dama Oscura dijo...

Dionisio es como un confesor de la noche no?, tipo camarero de hotel...pobrecito.

Dama Oscura dijo...

Dionisio es como un confesor de la noche no?, tipo camarero de hotel...pobrecito.

Duncan de Gross dijo...

Jajaja, no sé por qué, pero creo que Ariadna y Dionisio se acabaran llevando bien mi estimada Rosa, jajaja ;-)

LISSI dijo...

jejjeje menuda juerga :P
K bonito...Dionisio ama en silencio a Ariadna mientras esta se vuelve loca con su ovillo...:D

temmpus dijo...

Estoy de acuerdo con Rosa. ¡Cómo cambian los tiempos!...hubiera sido todo tan distinto en aquella antigua grecia...

Un abrazo

Mary Lovecraft dijo...

menudo par de tres, jeje!

y menudo Dionisio, por sí solo!!

un besote Duncan, me gustó esta andanza...a ver como termina la cosa :)

Carlos dijo...

Sois unos cierrabares jajajjajaja. Y claro que tu nuevo amigo conoce bien a la gente. En los bares se pueden hacer las mejores tesis doctorales de Sociología. En algunos hasta de Química y Microbiología jajaja.

Laura dijo...

Suerte que Ariadna se espabilará.
Besos.

Gatadeangora dijo...

Ya os vale a ti y a Michel,es que encontrais unos tipos por ahí que yá, yá.Deberiais tener cuidado con el tal Dionisio tiene fama de asistir a bacanales,es un juerguista.
Besos

Anita dijo...

Cada vez q leo alguno de tus post me doy cuento de la cantidad de personas interesantes que me quedan por conocer.

Como siempre, genial.

Muakk

dezaragoza dijo...

Mira que me han adonado juergas impenitentes de mil maneras distintas, pero esta es nueva. Y me gusta. Escribes cojonudamente, un saludo y creo que te seguiré leyendo.

Rebeca dijo...

Tienes la capacidad de hacerme sentir en el Olímpo Duncan, ja, ja!!!

No te fies mucho de Dionisio, ya sabes que este dios Baco, tiene una gran habilidad de hacerte soltar la lengua sin que te des cuenta: el vino, la absenta y el Bloody Mary puede resultar una combinación del todo explosiva.

Lupita dijo...

Hay, ten cuidado que la noche es peligrosa y se presta a confusiones...

firmin dijo...

La frase: "y, claro, nosotros nos quedamos anonadados", conmovedora. El párrafo que empieza "Dionisio conoce bien a los hombres..." perfecto, pero Michel se ha pasado de Bloodys o de Marys...porque lo de Botero...¿está seguro, seguro,seguro...seguro?

Duncan de Gross dijo...

Firmin, ni idea, él sabrá si le gusta Botero o no, de eso hablaba con Dionisio... A mi me dice que yo no soy tan interesante como los individuos que encontramos en nuestras expediciones nocturnas y que yo no tengo ni idea de ná... ;-)

ambar dijo...

No le hagas ni caso, a veces es un prepotente abusa de la discriminación positiva, después de todo sólo es un ser vivo y encima gato, no sé que se habrá creido.Tu vales mucho duncan, lo sabe hasta amparo y el autobús nº11. No llores, besos.

(Ya sabes que soy firmin con problemas de acceso)

Azuquita dijo...

Personaje curioso el tal Dionisio, conocedor de la especie humana. Tengo que buscar garitos donde dejen entrar a gatos en esta zona de la mancha, hasta ahora casi ni me dejan entrar a mi.
Besos felinos.