En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 26 de diciembre de 2008

El Atraco de Hermes


Recuerdo, perfectamente, cuando Hermes atracó la Caja Postal de Ahorros La Odisea. Michel IV de Gato era muy pequeñito aún, no hablaba, o por lo menos no conmigo, pero si que leía voraz, con sus dos enormes ojos azules de felino inquieto, todo lo que caía en sus zarpas. Tampoco era tan oscuro de pelaje como lo es hoy, un preciso tono ocre era su tarjeta de visita. Tenía mucha necesidad de información, y yo gustoso le compraba “El País”, “Público”, “Granma” y “Diario de Venezuela”, mientras le ponía la “Ser” o las primeras emisiones de “La Sexta” para que se entretuviera…

Aquella misma semana le regalé un librito, de los primeros, de poesía experimental, en cuya portada ponía: “Perro, perro: Grrrr, guau!, guau!”. Admirable. Ya no lo conserva porque al poco le dio por arañarlo, y ciertamente le quedó algo muy experimental. Yo me recuperaba de mis heridas en el Salón, heredadas de la porra de un policía Nacional al que no le gustó mi Performance en contra del hundimiento del Prestige (seis años tardé en reaccionar, dos semanas antes había protestado por la Guerra de Cuba), y que consistía básicamente en mi persona disfrazado de gaviota negra, encadenado a las puertas del Ayuntamiento de la decadente ciudad provinciana, mientras asía con fuerza un radio-cassete de los antiguos, que emitía una y otra vez, la canción “Escándalo” de Raphael.

Al agente de la autoridad, de gutural lenguaje y más arcaico entendimiento, aquel exceso de protesta artística le pareció improcedente y lo manifestó con sendos mandobles en mi costillar. ¿Os ha pegado alguna vez un poli con una porra?: El primer golpe duele que te cagas, pero ya con el segundo no te quieres ni levantar del suelo, y gustoso te quedarías allí retorciéndote en tu bendito dolor, en tu personal suplicio de costillas rotas, sino fuera porque acto seguido les dan por levantarte bruscamente y zarandearte…De aquello aún conservo un bonito y eterno moratón, aunque más me dolió el alma que el costillar. Desgraciadamente mi acto sólo logró una mísera columna de seis renglones en la página de sucesos del magazín o folletín local, también llamado periódico, sin foto alusiva.

En fin, volviendo al tema, que me pierdo. Michel ojeaba curioso las páginas de su librito, cuando la alarma de la sucursal bancaria saltó con un sonoro pitido, parecía que la fragata “Extremadura” se estaba hundiendo en mitad de la Avenida, y al asomarme por la ventana, lo reconocí enseguida por el tipo y el garbo que se gastaba. Michel apoyaba sus patas en el cristal, no quería perderse nada de aquella algarabía.

Se trataba de Hermes. Llevaba un pasamontañas y un extraño gorro en la cabeza, pero enseguida lo reconocí por sus zapatillas Niké, versión limitada “Alada” que valían una pasta, o al menos eso decían los púberes del barrio. En una mano un maletín lleno de pasta, 35 mil euros, y en la otra un cayado de pastor. Hermes había sido pastor en Las Vegas del Guadiana, cartero en el barrio, y trabajaba de mensajero.

Era un tipo simpático, con mucha labia y chulería, conmigo hablaba mucho, me decía: “Tú y yo no somos muy distintos, nacido bajo el signo de Orión, pero yo al contrario que tú, no voy a estar toda la vida vendiendo tornillo o esperando a que me llamen para trabajar, algún día, de profesor interino de nenes maleducados e inquieta maleta…”, y aquella buena mañana se armó de valor y atracó la Caja Postal, el solito, sin ayuda de nadie, y aún hoy lo andan buscando. Dicen las malas lenguas que ahora es comerciante, ¿Quién sabe?.

Al bajar a comprar el pan, Apolodoro, el viejuno del 1ºC comentaba con Laocoonte, presidente de nuestra comunidad, y sus solterones y apoltronados hijos el inaudito hecho:

- “Nunca imaginamos que Hermes fuera un ladrón…”. Comentaban…

19 comentarios:

Carlos dijo...

Si tuviera que comentar cada coña, gracieta, guiño o ironía de cada una de tus entradas tendría que escribir un comentario igual de largo jejeje. Has creado un nuevo estilo: narrativa histórico-mitológica cachondosanroqueña jajajajajjaa. Se me va la pinza más que a ti jeje. Eres un caso pájaro.

Por cierto, te vuelvo a repetir que te mereces todas las mamarrachadas de Michel. Tú desde pequeñito lo llevaste al lado "izquierdoso" de la Fuerza jaja. Bueno él también trae lo suyo de serie jaja, pero tú has ayudado :P

Rebeca dijo...

Quien lo hubiera dicho de Hermes...en fin, tuvo el valor para cambiar su vida, y desde luego que fue más lejos que tu protesta contra lo del Pretige, aunque lo de ponerse las zapatillas de la diosa de la victoria fue un pequeño error de calculo ¿o una provocación?

Lilyth dijo...

Tal vez elijo la entrada menos indicada Duncan pero quería dejarte los mejores deseos en estas fiestas, que el año próximo este lleno de bendiciones del niño Dios, espero que podamos seguir compartiendo espacios y sentimientos durante mucho tiempo mas. Un beso
(por cierto, besos especiales a Michel, te dije que caería redonda jajajaja)

danae rain dijo...

Espero que a ti no te pase como a Hermes y harto de niños maleducados te de por atracar sucursales, que las zapatillas de Hermes son aladas y te hacen desaparecer en un tris. Besitos

Max Birrax dijo...

Pero... ¿Hermes no se dedicaba a hacer trajes de caballero pastosísimos? Creo que cada día entiendo menos de mitología. :D ¡Saludos!

Auggie Wren dijo...

La gente te sorprende cuando menos te lo esperas. Si te lo esperaras, no sería una sorpresa.

Sláinte.

clariana dijo...

¡Vaya! qué historia la de Hermes atracando bancos, habría que ver que opina Michel IV de Gato de todo ésto, pero me parece que pasa bastante. No le des lecturas con lenguaje perruno, pues se ve a la legua que no le gustan. Saludos.

Merce dijo...

Bueno, pues Hermes decidió cambiar de vida a modo rápido que si el hombre tenía prisa. bueno pero esperemos qué vuelva a contarnos sus fechorías, que no a pedir trabajo o dinero porque se haya echado a perder.

Yo de Michel también habría arañado el libro..

Joer con el policía. ¿No estamos en democracia y hay libertad de exresión y manifestación? Yo creo que fue por la música de Rafael. Pero hubiera bastado con que te pidiera que la apagaras.

Ea

Besos

Laura dijo...

Caramba con Hermes, tomó la vía rápida. Y qué tierno me resulta Michel cuando no hablaba todavía.
Besos.

CASIOPEA dijo...

huuuu!!! chicooo quien lo iba a decirrr!!! como diria mi agüela. con lo majo que pareciaaaa....

Irene dijo...

Me ha encantado lo de "escándalo" de Raphael...
qué gusto volver a pasar por aquí después de tantos días, esto sigue igual!
Un besico!

Gatadeangora dijo...

Se empieza robando el ganado del hermano y se acaba atracando un banco.Se veia venir.
Por otra parte creo que Michel IV de gato, se te ha ido de las manos, ya sabes, cria cuervos...
Besos y feliz año

cristal00k dijo...

Si es que los Trimegisto, los de toda la vida, tienen un lado muy muy oscuro Duncan... ¡qué quieres!
Pon a Michel a buen recaudo cuando le veas... a ver si nos lo va a hechizar... o algo...
Me encanta tu Olimpo. Un beso y felices días para los dos

Espiral dijo...

Con esto de las vacaciones... hace tiempo que no me paso por aqui. Ahora me pondré al dia. Espero que todo vaya bien.

Besitos

Silvia dijo...

Hola
Que curioso tu blog, cada día que entro me parece más original!!te deseo feliz 2009. Un besazo

brujita dijo...

¡Que ya no queda génte decente! ¡Que donde menos te piensas salta el deshonesto!... A su Majestad supongo que se le saldrían los ojos de las orbitas...


Un beso volado

temmpus dijo...

No esperaba eso de Hermes. También me caía bien el tipo. Pensé que su moral era un poco más recta. Una pena.

Abrazos

firmin dijo...

Genial como siempre y siento repetirme. Esas Nike aladas, qué pasada, cómo se nota que practicas con arco.Y el comentario de "Nunca imaginamos..." pone el toque de verismo total, como en televisión ante hechos semejantes. Por aquí, bastante al norte de los hechos que narras, se dice que anda de recadero de antiguos dioses griegos, como si aún anduvieran por ahí.Ya sabes, también esto es una ciudad de provincias, lo de la autonomía es un disfraz. Tu rendida fan.

(con el rabillo del ojo veo esa novia cadáver de rebeca, qué película más encantadora)

Anónimo dijo...

Me encanta tu historia