En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 3 de octubre de 2008

Pierre Nodoyuna





… Si tuviera que elegir uno de los personajes de dibujos animados que más me hizo reír de niño, ese fue, sin dudarlo, Pierre Nodoyuna. El “bueno” de Pierre, inspirado en los malotes de las pelis de gansters de los años 20-30, era un piloto de carreras, con una indumentaria muy arcaica para su época, en “Los Autos Locos”, que conducía, junto a su fiel “Patán”, alias “Risitas”, un chucho sarnoso según su dueño, un Super Ferrari a reacción, con el doble 00 como número representativo. Pierre era un buen piloto, muy bueno, pero nunca gano una “Wacky race”, él prefería pararse y hacer trampas, emboscadas, y mil argucias más que siempre acababan en un completo desastre, o bien por su propia culpa, o bien porque fallaban, o bien porque el propio “Patán” tenía algo que ver… Una pena, ya que su coche, superaba con creces (¡era el más rápido!) al troncomóvil, al “Alambique Veloz”, al “Penélope Pitstop” de Penélope Glamour, o al auto paleolítico de los hermanos Macanna (antecesores de otro famoso personaje de Hanna-Barbera: El Capitán Cavernícola e hijo), así pues, el pobre Pierre siempre acababa a pies de meta, o perdido en algún punto del recorrido diciendo aquello de: “¡¡Haz algo Patán!!”, con su acento francés, o ¡Sacre Blue!, aunque en la versión USA creo que, en realidad, era alemán, o eso se pretendía aparentar.

Cansado de las carreras, pronto se enroló en la aviación militar, y durante unos años me harté de reír con sus peripecias a bordo de un avión de la Primera Guerra Mundial mientras perseguía al palomo mensajero, que siempre se salía con la suya, esta vez en compañía de Tintín y Tontón, aparte de Patán. Los cuatro formaban “El Escuadrón Diabólico”. Sus fracasos se contaban por intentos, algo parecido le ocurría a “El Coyote” de la Wagner, con aquel tonto correcaminos y su “Bip-Bip” que ponía enfermo a cualquiera…

En fin, espero que Pierre esté aún haciendo de las suyas por ahí, y que algún día, si la productora y los guionistas quieren, le rescaten de su jubilación, y vuelva a hacernos reír, como antes, en compañía de Patán, con mejores resultados…


6 comentarios:

Anna dijo...

Eso le pasaba por tramposo... jajaja apenas tengo un vago recuerdo de esos dibujos (que yo era muy pequeña) aunque del correcaminos si... y a mi me gustaba su bip-bip jajajaja Bicos!

firmin dijo...

duncan, qué bien cuentas las cosas, de forma trepidante y con qué gracia. Eso con los tornillos ,pernos y clavos puede que no te sirva, aunque pensandolo bien también, pero en tu nuevo negocio es un seguro de seducción.Los vi alguna vez y me encantaban, aunque no recordaba sus nombres.

danae rain dijo...

Me has hecho recordar algo que tenía alojado en el olvido. Me encantaban esos dibujos, Penélope Glamur era un icono para una niña como yo. Me recordaba a el Correcaminos, el Coyote siempre tendiéndole trampas que se volvian contra él. Yo preferia al tramposo, siempr he estado en el bando de los perdedores. Besitos veloces

Duncan de Gross dijo...

Mmmm, Firmin, como siempre, me halagas en demasia y me pones "colorao", lo cual agradezco, pero no creo que me sirva mi manera de contar las coisas en mi nueva profesión, mmm, no me ha servido de mucho hasta ahora y contra los diabólicos seres a los que me tendré que enfrentar, no servirá de nada...

Jajaja, Danae, seguro que tu no eres una perdedora, eso si que no me lo creo!!!

Desde Barna con amor dijo...

¡madre mía! que recuerdos... aunque reconozco que no era de mis preferidos, si que recuerdo la canción y sus personajes. Coincido con el correcaminos y desde luego yo creo que era más clásica (así me va) con aquellas hormiguitas que a ritmo de Jazz desalojaban la cesta de Picnic o aquellos cubiertos de mesa tenedores, cucharas etc, que se metian en el fregadero para asearse jajajaja

Saludos.

eva

Carlos dijo...

Que recuerdos jeje. Muy chulos esos dibujos. Yo también quería que ganase alguna vez, aunque fuese con trampas :P Y que el coyote pillase al atontado del correcaminos ya ni te cuento jajaja.