En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 24 de octubre de 2008

El Grifo del Campanario.


…Menuda se ha montado con el tema del Grifo. La verdad es que yo no veo que la coisa sea para tanto, lo que ocurre es que como ha tomado cartas en el asunto el Obispo de la Diócesis, y ha puesto el grito en el cielo, pues tenemos al gallinero local revuelto.

El caso es el siguiente: Una de las dos iglesias que tenemos en el barrio, de estilo colonial-californiano, principios del S.XIX, con su torrecita y su campanario, está rematada por un enorme nido, vivienda de protección oficial de un par de cigüeñas blancas, que hace un par de años que no aparecen por el lugar. ¿Qué ha ocurrido?, que de la noche a la mañana, presto, se ha dignado a ocupar dicho nido vacío, que se estaba echando a perder, un Grifo.

Nadie sabe de donde carajo ha salido. Sólo se sabe que el domingo pasado, cuando las beatas del barrio iban a misa de once, al mirar hacia el campanario, otearon la enorme figura del bichejo allí encaramado, que les recibió, animalito, con un gracioso: ¡¡Guuaaarrrrjjj!!. Las beatas, muchas de ellas enlutadas de pies a cabeza, corrieron a refugiarse al interior del templo, y desde allí llamaron al 112, mientras el cura intentaba expulsar al ocupa inquilino del campanario, con una cruz en una mano, y una escoba en la otra. Los del 112 se presentaron allí, con una ambulancia del Samur, y poco pudieron hacer por echar a un animal que debe pesar un par de toneladas, aunque se le ve joven.

Le estuvieron enseñando fotos de la Duquesa de Alba, con el fin de espantarlo, pero de nada sirvió. Al cabo de un rato, el bichejo salió volando, dirección Vegas del Guadiana, y al cabo de una hora, se presentó con la mitad de una vaca, para horror de todos los presentes. Y allí mismo, en su nuevo apartamento, con vistas al río, empezó a despedazar su merienda.

Hubo un momento en que al pie de la iglesia, estaban las beatas, curiosos, nenes que volvían de las actividades extraescolares, policía local, bomberos, samur, una ONG de chicas llamada “Salvemos los Grifos Peninsulares” (que amenazaban con quedarse en bolas si el bichejo recibía algún daño, y alguno que otro empezó a tirarle piedras al Grifo…), unos chinos de un restaurante que me miraban, inquietos, más a mi que al Grifo en cuestión, un par de tipos que vendían camisetas del Grifo subido al Campanario (todas las tallas 7,90, yo compré dos), una chica con un yorkshire (pantalones vaqueros, 19,90, y sudadera de El Corte Inglés, 2ª Planta, 21,35, creo que era del otoño pasado…), Apolodoro (el viejuno del 1ºC),un extraño hippie, con pezuñas de cabra, extraños ojos, con una flauta en la mano que me dedicó una media sonrisa nada más verme, un anciano que portaba planos arquitectónicos en sus huesudas manos, becarios de Comunicación audiovisual (cámara en mano), y dos jovenzuelos muy simpáticos, que silbaban alegres “Perros Callejeros”, con un vespino, presumo que robado, que no sé porqué, me han recordado portadas románicas…

A todo esto, apareció por allí Apolo, el chico nuevo del Club del Tiro con Arco, ofreciéndose a la policía local para lidiar con el Grifo, asegurando que él está acostumbrado a tratar con ellos. “Mi amigo Abel de Lorch, que es un Arimaspo, tuerto el pobre, me enseño a tratar con ellos y…”, que tipo más pedante. A mi me encantan los Grifos, al menos no te proponen enigmas a resolver como las Esfinges. Lo malo es cuando les da por derribar aviones comerciales portugueses.

En fin, como decía al principio, no veo que la coisa sea para tanto. Yo me volví a casa, pensativo, mientras veía a Icaro ser perseguido por Amparo, la esfinge del rellano, por el cielo de la avenida. Se estaba haciendo tarde, y a lo lejos, parecía que la Constelación de Orión, tempranera, me invitaba a dar un paseo nocturno por el campo, aunque deseché pronto esa idea porque tenía que madrugar y ya hace frío. Al llegar a casa, Michel veía la tele, salía el Obispo protestando por la presencia del simpático Grifo en el campanario de la parroquia.

- “¿Algo nuevo en el barrio?”, me ha ronroneado Michel, enigmático.
- “Nada. Lo de siempre.” Le he contestado mientras le servia un chupito de absenta a mi felina compañía. “Pon a Punset, Michel, que este tipo de la sotana me está calentando la cabeza…”.

17 comentarios:

Maria de Mave dijo...

IM-PRESIONANTE. BRILLANTE.

Eres la leche. Gracias.

la pequeña candi dijo...

Pues yo, que soy ecologista, me sumo a las quejas por querer echar al grifo del campanario... ¿porque las cigüeñas sí y él no? No lo veo justo... cuando empiece a comerse a los vecinos ya veremos que pasa, pero mientras coma vacas...
¡Ja,ja,ja! Muy bueno Andrés.
Besos!

cuandomequieras dijo...

me encanta tu historia, pero... qué tienes tú contra las esfinges? o contra los sphinx??
jajajaja
un beso grande!!

Lupita dijo...

¡Que animadito está tu barrio! ¿eh?... de todas formas se de una antigua ferretería, ya cerrada, llamada familiarmente por su dependiente Ferretería de Guardia...y eso sí que era animación, tal vez algún día te cuente sus historias para que puedas publicarlas, porque son dignas de ser compartidas.
Si es que como tu barrio... pocos, je, je.
Saludos Duncan

Duncan de Gross dijo...

Gracias Maria!!

Candi, algunos vecinos de este barrio merecen devorados por el Grifo, pero este tiene mejor gusto, aunque yo si yo fuera Grifo...(sonrisa picarona)...

Cuandomequieres, ¿Yo?, nada, yo cuento los verídicos hechos tal como ocurren, igualito que La Sexta, con la objetividad que los caracteriza... No tengo nada en contra de los Grifos, Atenea me perdone... Un besote!!.

Jajaja, Lups, esas historias si que son buenas si, afortunadamente pasaran a la historia en diez dias...Y no les guardaré saudade, descuida, un besote, tu último post me ha parecido acertadisimo, era necesario!!.

Enredada dijo...

La verdad amigo GENIAL!!!! cada uno de tus relatos son fabulosos!!!
pobre pajarito!!!!
besos

firmin dijo...

Pero bueno, estoy haciendo cuentas: 7,90 +7,90=15,80, no es que yo quiera organizarte la vida, pero duncan ¿por ese precio no se puede encontrar una tarjeta de sonido en los chinos?

Imaginación, estilo fluyente,cultura no pedante, ironía...lo de siempre.Sigo pensando lo mismo.

Y lo último, Pan y a otros, les reconozco, pero el viejo de los planos? Vitruvio? o es Dédalo?Dame una pista , por favor.

PD: Lo de Dédalo es posterior, acabo de caer al ver a su hijo admirando las alas del grifo.

cristal00k dijo...

Yo también estoy con el grifo. Y con un poco de suerte se merienda a las beatas, jeje!.
Genial entrada Duncan. Hoy, con tu permiso, te añado a mis favoritos.
Mua!

KriD dijo...

Enhorabuena por tus ideas, tu facilidad de palabra, tus ironías, tus lecturas. Con tu permiso, me gustaría utilizar algunos de tus relatos en clase. Para que los alumnos comprueben que no debe haber incompatibilidad entre literatura e Internet. Que todo es diversión, al fin y al cabo.

santapecadora dijo...

¿De dónde salió la media vaca?
Excelente blog: tomo nota. Un saludo.

Merce dijo...

Tú si que eres un grifo de imaginaación e ideas, jejeje
Muy bueno, besos

Anita dijo...

Uff, un dia movidito en el barrio, no???

Nada, y a mi Michel IV de gato ni mú, que él ni se entera...

JAjaja, muy buen relato.

Muakk

Justo dijo...

Ese grifo igual se ha escapado del WOW (world of warcraft)siempre puedes amaestrarlo ir dar un paseo en el

Marie Augustine. dijo...

qe lindo el titulo de tu blog.

Duncan de Gross dijo...

Gracias Enredada!!

Hola Firmin, si, es Dédalo, y Pan no sale en esta historia, es Marsias... (que tiene su propia entrada en los posts de agosto...).

Gracias Cristal!!, te lo agradezco!!.

Por supuesto que tienes mi permiso Krid!!, este finde una persona me ha animado a que ¿Cómo quieres que cuente estrellas?, vea la luz en papel, ya veremos...

Santapecadora, Bienvenida amiga, salió de los campos cercanos...Un besote!!

Gracias por el piropo Merce wapa!!

Anita, Michel no se altera porque en su Universo, en el mundo en el que él vive, esto es muy normal...

Justo, yo también lo he pensado...

Bienvenida Marie, gracias!!

Ál dijo...

jajaja que tontito soy, a medio leer digo joder que marron un grifo en el campanario...me paro un segundo y digo pero leches, si no existen los grifos...jajajaja

muy bueno, escribes realmente bien, buen descubrimiento :)

Duncan de Gross dijo...

Muy bueno Al, jajaja, Bienvenido y gracias!!