En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

jueves, 30 de octubre de 2008

El Embajador


Hoy, estaba tan tranquilamente leyendo en el Salón un número atrasado de la Revista “Historia y Vida”, cuando han llamado a la puerta. Michel IV de Gato dormía placidamente en el Sofá, cerquita de la recién instalada camilla. Él, por supuesto, ni se ha inmutado ante la llamada, para eso ya estoy yo, para abrir la puerta.

Al abrir la puerta, me he encontrado de frente con un rubiales, sonriente, con camisa blanca de manga larga (procedencia desconocida), corbata azul oscuro (posiblemente de Esfera, si es así, 11,95 Euros), y pantalones y zapatos negros a juego. Portaba en su mano derecha un enorme maletón gris (de Bag´s, 70,00 euracos), aunque no tan grande como el de nuestro amigo Sísifo....

- “Buenos Días”, me ha saludado en castellano (idioma aborrecible para Michel IV), con cierto acento anglosajón, sin modificar un ápice su pétrea sonrisa.
- “Buenos Días”, he contestado curioso.
- “Simpática Esfinge tienen ustedes en el Rellano…Me llamo…Me llamo Jim Stevens…”, me ha dicho, soltando su enorme maletón, y ofreciéndome su mano derecha, magullada y rojiza por aguantar el peso de aquella enorme maleta. “Soy el nuevo embajador de Utah en el Patio-Lavadero”, ha continuado sonriendo…
- “Mmmm, ya veo, lo veía venir…”, he contestado, sin sorprenderme, porque la verdad sea dicha, desde que Michel IV de Gato abrió la boca por primera vez, ya nada me sorprende…
- “Me manda el gobernador de Utah, Señor Huntsman, para hacerme cargo de la embajada de nuestro estado en el Patio-Lavadero, he aquí mis credenciales… ¿Es usted Michel IV de Gato?”.
- “No, Michel IV de Gato se encuentra durmiendo la real siesta en el Sofá del Salón”.
- “Aham, no quisiera molestar…”, su sonrisa ha desaparecido en este instante, el pobre Jim ha pensado que no llegaba en el mejor momento…
- “Nooo, tranquilo hombre, no se preocupe usted, las siestas de Michel suelen durar unas doce horas…”.
- “¡¿Doce horas?!”.
- “Si claro, claro, pase usted, por Dios, no se quede en la puerta, habrá hecho desde Utah un viaje de por lo menos quince o veinte horas…”.

Y tras eso, le he enseñado al Señor Embajador el Patio-Lavadero de 20m2 donde se supone que debe instalarse: La gatera, el naranjo de las libertades gatunas, el Arenero Real… El Señor Embajador no cabía en si de su asombro, al comprobar, que se tenía que quedar a vivir en el Patio-Lavadero de una casa particular, conviviendo con un gato nacionalista-independentista.

Yo le he recomendado al yanqui que se instalara una tienda de campaña, junto al Arenero Real, pero al cabo de diez minutos se ha disculpado, nervioso, sudoroso, y asiendo con fuerza su enorme maletón me ha pedido que por favor lo acompañara a la puerta de casa, “Ha debido ser un error”, se ha disculpado, y se ha marchado mascullando coisas malas y raras “In English”.

Al cerrar la puerta, Michel ha abierto un ojo, y ha ronroneado: “¿Quién era?, ¿Tomás Polichiollo?”, y le he dicho que si, que era Tomás Polichiollo, que ahora es eventual vendedor del Circulo de Lectores, y que se volviera a dormir…

P.D: Supongo que aún me tocara recibir al Embajador de Venezuela, Cuba y Bolivia…

26 comentarios:

cristal00k dijo...

Pasaba sólo a presentarle mis respetos a su graciosa señoría Michel IV.
Y en otro orden de cosas, jajaja!
pobre representante de Utah!.
Un abrazo.

Jose A. Delgado dijo...

Nuevo Blog que he hecho para mis alumnos: pasate!
http://produccionelbrocense.blogspot.com/

la pequeña candi dijo...

¿No le ha gustado la embajada? Dile a Michel que prepare un sitio decente en la lendagatuna para recibir a los representantes de los demás paises ¡sino no va a obtener apoyo ninguno!

Un beso y ¡no te dejes avasallar!

Jose A. Delgado dijo...

Jose A. Delgado soy yo eh?

jeje.

Un abzo par Michel IV.

Y si quieres un Michel V, visita la protectora de caceres que hay unos gatos muchos mas politicamente correctos.

Un abzo!

Black Cat dijo...

A ver ahora...

Black Cat dijo...

Que no era capaz de cambiar a la cuenta de Black Cat...sorry

cuandomequieras dijo...

jajaja me encanta tu historia!

Elena dijo...

ays, estos embajadores tiquismiquis.... Yo creo q lo q le pasó es q no quería que el sr Michel IV le hiciera sombra :)

Qué mala es la envidia!

Besos xa todos (incluído el embajador de Utah)

La Gata Coqueta dijo...

Gracias por la grata visita al blog.

Mi gato es siamés el tuyo negro da un gusto encontrarlos en la noche...

Solo se les ven los ojos, aun no se el porque siempre estoy rodeada de ellos.

Me encantan no lo puedo evitar.

A su cuenta te preparaste una fabula preciosa.

Un saludo, nos vemos cuando lo creas oportuno.

firmin dijo...

Sorprendida,como siempre; con las líneas al cuello para volver a empezar a leer otra vez.Me ha encantado. En Utah se desarrolla la parte de una novela medioautobiográfica que yo recomendaría a Michel...si me atreviera.Pobre embajador qué impresión se habrá llevado, primero la esfinge y luego...[me gusta mucho esa marca de la casa de los precios, la corbata barata pero la maleta...]¿Qué capítulo hace? Besos.

Anita dijo...

Este embajador...¿sorprendido quizás por el gran espacio del patio-lavadero? Es extraño. Todo el mundo quisiera vivir ahi, esos 20 m2 que dan para tanto son un chollo.


Genial. Muakk

danae rain dijo...

Ese embajador es gilipollas, y perdona la expresión. No equilibra en las compras: una corbata de saldo (outlet, como se dice ahora) y un maletín la repera de caro. ¿cómo se come eso? ¿se extraña de que las siestas de un gato sean tan largas? no conoce al mundo gatuno, mal embajador por tanto es. ¿Un lavadero con semejantes medidas? Como dice Anita, eso es un palacio presidencial. Estos de Utah es que van muy sobrados. La historia desternillante, como siempre.

AriaDna ♥ dijo...

Seguro que al embajador le gustaba muchísimo el patio, no es nada tiquismiquis

un beso

Carlos dijo...

Pero que despropósito. ¿Qué hace un estado de los USA, que no es nación independiente, enviando embajadores a un patio-lavadero que no es nada de nada? Jajajaja Ponte en contacto con el gobierno yanki, que los de Utah te lo han puesto a huevo jejeje, y entre los dos dadles caña a esta panda de descerebrados capitaneados por ese gato gandul y dormilón :P

brujita dijo...

¡Es que así no puede ser!...yo pido una dignidad mayor para su majestad,

Un beso.

Irene dijo...

Estimado señor De Gross:
Muchas gracias por su visita, su comentario y sus ánimos.
Evidentemente, será muy bienvenido a mi pequeño y humilde blog, y aunque agradezco su invitación, sepa que hace ya tiempo que paseo por aquí, sólo que de incógnito, pero el post de Glen Miller me delató XD
Así que transmita mis saludos a Michel IV de gato y por supuesto, a usted.
Un beso!
P.D. me encantan estas historias... qué gran mundo interior

Auggie Wren dijo...

¿Michel no se digna a recibir a los embajadores? Yo que él no me metería con gente que tiene poder nuclear.

Sláinte.

JMEC dijo...

POBRE GATITO LINDO,QUE NO SE QUIERE IR DEL SOFA,Y MAS CON EL FRIO QUE HACE,LOS GATOS BOSTEZAN CUANDO LAS PERSONAS SON ABURRIDAS SU SECTIMO SENTIDO.............

Laura dijo...

Qué sensible el embajador, con todas las comodidades que tenía. Tú no te apures, según vayan llegando se largarán.
Besos.

MAKOKE dijo...

Me gusta tu blog, todavía me queda mucho por leer pero me pondré al día.
Quizá sea un atrevimiento pero mi Pupi le puso buenos ojos a Michel

Enredada dijo...

Mientras no llegue el embajador Argentino!!!!!!!!
te cuento, en casa tenemos un nuevo Dios, negro y de ojos azules, DIONISIO, el mimado...
si va alguien de Argentina, no te asustes, puede que sea el, no es refinado y grita como loco... pobrecitoooo! besos y te quieroooo!

Lupita dijo...

Ten cuidado que ya están apareciendo en escen aagentes internacionales y como te descuides el sr Bush coge y antes de terminar su mandato te manda a las tropas para buscar armas de destrucción masiva en el patio - lavadero, y entonces sí que la hemos jodido. Dí a Michel que es importante ser diplomático, que se ande con ojito...

Azuquita dijo...

Pues yo me hubiera quedado, eso sí, no corre ni una sola gota de sangre de nobleza embajadora en mis venas, solo sangre felina, y me hubiera encantado compartir mi tiempo con su majestad Michel IV.
Él se lo pierde (el embajador, claro esta).
Mis respetos.

JMEC dijo...

ESE SOFA SE VA A RONPER,ALGUIEN TIENE QUE ESTAR EN EL BLOG,SI NO MANDARE AL BUTENERO ............

diablesa dijo...

!!!! Me gustan tus gatos!!! !!! me gusta tu blog!!!! me gusta como escribes, eres muy simpático¿me equivoco? ja ja ja es un placer leerte, feliz semana besotes grandes de miauuuuuuuu

¸.•*♥¸.Angy¸.•*♥¸. dijo...

Amoroso el relato...miauuuuu

Me gustó tu blog, seguiré visitandote.

Saludos