En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 3 de agosto de 2008

Miles Gloriosus


Hola Amiguetes, ya ando por aquí de nuevo... El sabado por la noche, como os había vaticinado, cual oráculo de Delfos, me acerqué a Emerita Augusta para ver "Miles Gloriosus" de Plauto, versión de un tal Copete, y con Pepe Sancho y Pepe Viyuela como actores principales. Con un calor insoportable llegué a la ciudad milenaria, y tras buscar aparcamiento, decidí cenar en un lugar al pie del teatro llamado "Las VII sillas" (prefiero menos sillas y mejor servicio). La cola para recoger las reservas era enorme, y al cabo de un rato, con ellas en la mano entré en el Festival.

La representación comenzaba a las 11, y siendo las 10,30, decidimos hacer cola (la segunda de la noche) para entrar en el WC por si acaso (no en vano Carol y Lups me llaman "Vejiga de Colibrí", nombre artístico donde los hubiera-hubiese), llegado el turno pude comprobar que el estado y limpieza de los W.C no es algo que preocupe sobremanera a los responsables del Teatro Romano, tras esquivar, acertadamente, varias infecciones de orina que revoloteaban por el ambiente, me dirigí expectante, casi rodando por un camino de tierra de 45% grados de inclinación a mi destino...

El teatro estaba petado de gentes provenientes de toda Aspanya, e incluso ví y escuché a varios nipones, pobrecitos mios, que habían pagado 20 Leuros cada uno para ver algo que no entendían, pero que prometía sin duda alguna. Mi puerta era la G, y con un ojo puesto en el adoquinado romano (una caida aquí puede ser catastrófica) y el otro puesto en modo chismoso, para ver si conocía a alguién, a algún actor o famosete (estaban los de la Candi2Banda, los actores de "Cuando pueda" y dos o tres más de estos que son secundarios), llegué a mi localidad.

Me tocó sentarme detrás de una puber enlatada de unos quince años que le dió por apoyarse en mis rodillas casi toda la velada, pero bueno, lo achaqué al nivel cultural de la nena que estaba más interesada en resolver un Tetris que le planteaba el Brain Training en nivel Easy, una heredera más de Hannah Montana o los Jonas Brothers, gracias Disney Channel por educarlos mejor que sus papás, o sea, ¿No?.

Comienza la obra y megafonía advierte lo típico, que nada de móviles, y nada de fotos, please, para que más... El graderío se convirtió en un manto estrellado de flashes, las 88 constelaciones coronando toda la cavea, rematado con inumerables tonos y polítonos de todos los colores y gustos:

- Hola Marí, que estamos en Emerita si... Viendo al Pepe Sancho, sí, ya han empezado, llevan 4 minutos, ¿Lo oyes?... ¿Qué tal por Toledo?... -. Ays, sí de mí hubiera dependido en ese momento, hubiera hecho de los Juicios Sumarísimos simples anécdotas que contarles a los nietos...

A todo ello, el compi de butaca, que debió equivocar la butaca con una esterilla de playa, se arremanga como si de un Juan Tamariz nocturno se tratará, un bocata de chorizo de Cantimpalo de la chistera, interminable, sofocante...

Y a los 10 minutejos de obrita, el propio Pepe Sancho, con una gracia y elegancia, con una paciencia de docente de la Logse (que ni él mismo se cree), se dirige al público pusilánime, empeñado en fusilar a flashazo limpio a toda la orchestra y scenae incluida: Nada de fotos, por favor... Ellos miopes y ciegos, pero yo me llevo mi "afoto" pa´casa... Esa era la opinión del "respetable".

Hasta en tres ocasiones tuvo el actor que pedir respeto, y vilmente fue rematado, negado por los seguidores de Santo Tomás, por las cámaras digitales, por los Nokia y los Samsung de estos modernos napoleones que asesinan, megapixel en mano, a los inocentes en este milenario 3 de mayo...

¿No quieres sopa?, toma tres cazos de flashes, parecía la última escena de "Encuentros en la tercera fase", politonos incluidos. Un gato callejero hizo su aparición, lunera, imprevista, por el escenario, y lo bombardearon a pixelazos, era un acontecimiento que salvaguardar en el CPU, Niepcé, inventor de la fotografía, debería avergonzarse de estos, sus acólitos...

En fin, en lo que respecta a la obra en sí, depurando todos estos acontecimientos, que me gustaría grabar en aguatinta o aguafuerte, y como Goya, titularlo: "Yo lo ví", decir que la Miles está entretenida, amena, no es una obra para tirar cohetes, tiene sus guiños, sus puntos de humor, pero a ratos (los menos) se te hace igualmente lenta, pero no por ello llegas a desconectar, no es la obra aburrida y sosa que describe "El País", pero tampoco es "Golfus de Roma". Yo, como siempre en este tipo de situaciones, disfruté como un indio atacando la diligencia, me reí mucho, y al final, levantado y con la columna vertebral como la de Frida Kahlo (hecha un interrogante), aplaudí a un elenco de actores que tuvieron que aguantar lo inaguantable. Bravo!.

5 comentarios:

firmin dijo...

Cómo te ha quedado la crónica, no es peloteo pero hasta he llorado de risa.Puro Groucho. Ya he visto Miles Gloriosus pero no en el teatro de Mérida , qué lujo, sólo en Bilbao. Bueno pues yo vengo del cine de ver Pollock, Ed Harris muy bien, pero a partir de la segunda mitad el DVD ha empezado a fallar, ligeramnete pirata y he llegado al dripping con dificultad.Conmo veo que eres, ya te lo he dicho , de la profesión ¿qué tal las opo?. Yo las aprobé hace muchos años, pero primero las suspendi (injustamnete aunque dos veces).Lo de la cávea genial se ve que eres de arte.Yo te apruebo. Saludos.

Duncan de Gross dijo...

Jejeje, gracias por el comentario. Las opos aprobadas pero sin plaza (o sacas un 9 o despidete de la plaza, y compaginar opos-trabajo a ciertas edades no es fácil), ahora a esperar que salga la lista de interinos, que ya está tardando. Pollock tengo ganas de verla, en los cines de aquí ni siquiera se llegó a estrenar creo, pero seguro que merece la pena, ¿Verdad?.

Carlos dijo...

Ya veo que tu hipocondria ahora te lleva a pensar en infecciones urinarias ¡juas! Tú no has visto baños guarros jajaja. La cantidad de anécdotas "divertidas" que tengo de mi maravilloso trabajo :P

No recuerdo esa rampa tan exagerada en el Teatro Romano. Ya la habría medido para mi güeb jejejejeje.

Y bueno ya veo que sin ser nada del otro mundo, la obra te gustó y pasaste el rato, que al final es lo importante. Sobre lo civilizadisisisisisimo que es el público mejor ni hablar...

Ta otra pájaro!

firmin dijo...

Sí, Pollock merece la pena. Ed harris está muy bien y sale la Peggy Guggenheim y yo creo que no está mal el guión: Recomendada.***

Duncan de Gross dijo...

A ver si saco tiempo y puedo ver Pollock, gracias firmin por el comentario ;-)