En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

martes, 12 de agosto de 2008

El Restaurante Chino


Hola Amiguetes, hoy volvía de comprar el pan, cuando he reparado, quijotescamente alucinado, en la apertura de un restaurante chino en la avenida que habito. Curioso, como buen amigo de gato que soy, he asomado la testa, intentando intuir este nuevo y sorprendente mundo culinario, inhóspito, que se abre ante mí. Me he sentido como alguno de aquellos, mis antepasados portugueses, arribando a las costas del nuevo mundo del Este, buscando la seda o lo primero que se dejara pillar…


Bajo un enorme letrero de letras doradas con el lema “Restaurante Chino: Gran Hermano”, se me abría la puerta al nuevo universo, a la nueva dimensión… Había un sinfín de sillas y mesas de manteles blancos, impolutos. Un cuadro más grande que “Las Meninas”, con un bucólico estanque reinado por dos grullas, residía en la pared que daba la bienvenida a los futuros comensales. Los habitantes de dicho lugar, sonrientes, parecían celebrar la inauguración del nuevo “Bulli” chino, eran unos 9 o 10 Arguiñanos de ojos rasgados, y pronto repararon en mi pan bajo el brazo, mis chanclas azules de Carrefour, mi camiseta de Kukuxumusu donde aparece una oveja disfrazada de lobo, mis gafas de diario y mis bermudas multicolor.


Seguramente no es la idea que tendrían ellos de un descubridor portugués, pero al fin y al cabo, nunca habían visto uno y estaban encantados con mi presencia. Me sonreían y saludaban amigablemente, al fondo una chica saltaba a la pértiga en un televisor de plasma.


Mi primera reacción fue, como es lógico (cualquiera en mi lugar lo haría), gritar: “Free Tibet!!”, y quemar alguna bandera o quemarme a mi mismo a lo bonzo en acto de protesta por la escasa puesta en práctica de los Derechos Humanos en la cuna de estos nuevos, afables, y la vez inquietantes, vecinos comunitarios.
Pero, por milésimas de segundo, me lo pensé, ya que entre Michel IV de Gato y yo, acumulamos varias referencias y entrevistas en el último mes y medio en los periódicos locales, por diversos actos y “perfomances” (también llamados “escándalos”) que la gente no alcanza a comprender del todo, y no se trata de estar siempre en la cresta de la información veraz y objetiva. Aparte que a Michel pueden cortarle la suscripción a la “Revista Literaria”, ya lleva dos avisos.


En esos pensamientos andaba, cuando uno de estos habitantes de este nuevo cubil culinario, se acercó a mi, sonrisa casi arcaica, como una Korai griega pero con peplo oriental, y me ofrece un vasito de un licor verde-Fairy, mientras pronuncia en un castellano desenfocado: “Nuevo local, nuevo local…”.


Llegados aquí, mis pensamientos cambiaron por completo, fue un giro total, me sentí un nuevo Colón, un afortunado entre aquellos nativos asiáticos…
Y tras 5 chupitos de esos, les hablé, y les hablé sobre los guerreros de terracota de Xi´am, sobre las 7 provincias chinas y su unificación, sobre las dinastías Qin y Han, sobre el Nobel de Literatura y también artista, Gao Xingjian, sobre los artistas contemporáneos chinos como Xiao Xian Liu, Kung Yu Lien… Sobre como Genghis Khan les tocó la murallita hace ya mil años, sobre la pólvora, y las cometas, y la tinta, sobre lo que me había gustado el acto de inauguración de las Olimpiadas…
Mientras ellos, felices, me escuchaban interesados, aunque yo leía en sus ojos, que no entienden de idiomas: “Nos ha entrado el idiota del barrio…”.


…Y hubiera seguido, y seguido, sino fuera porqué con el sexto chupito, el Colón Irritable despertó, como un gran dragón chino surcando, y bramando, en lo más profundo de mi abdomen; y con sonrisas y meneos de cabeza, y con la promesa de que volveré pronto (lo cual provocó un “rictus” de felicidad en sus expresiones), me largué satisfecho del trabajo bien realizado, con mi pan bajo el brazo, hacía mi W.C, dejando a mis amigos orientales más pensativos de lo que me los había encontrado…

9 comentarios:

Carlos dijo...

Con estas historias tan alucinantes que te montas, partiendo de historias cotidianas, me emparanoyo más que viendo el vídeo de ayer jajajaja :P Eres un caso serio jeje.

¿De verdad le contaste todo eso a los chinos o el primer trago de Fairy te trasladó a un mundo paralelo? Jajaja

firmin dijo...

duncan, las líneas siguen tirando de mí como una soga y no respiro hasta el final. Pero de hombre a hombre (es un decir) lo de la ferretería es sólo una tapadera ¿verdad ? tu eres escritor fulltime que eso se nota.Luego la tapadera serán las clases, pero no engañas a nadie, ni a los chinos.

Anónimo dijo...

La verdad eske Duncan siempre ha sido un literato disfrazado de ferretero, ya en el instituto congregaba a montones de esdudiantes en torno a las cronicas de los encuentros entre los Aguilas IV y los Pegagatos. Que recuerdos...Aun guardo alguna de esas cronicas en un folio amarillento, cuando seas un escritor de postin la venderé por un dineral. jeje

Un Gato Anonimo

Anónimo dijo...

http://protectoracaceres.blogspot.com/

PD: Echale un vistazo y si te parece bien recomiendalo.

Un Gato Anomimo

Lupita dijo...

Tu sabes que esos chinos han ocupado un local maldito ¿verdad? aunque seguro que a ellos les va bien y les dura mogollón.- Por ciero... ¿seguro que no era fairy? Mira que si hemos descubierto el origen real de tu colon irritable... je, je
Besos

Lupita dijo...

Por cierto Andrés, te recomiendo muy mucho que leas el blog llamado Estable dentro de la gravedad. Lo descubrí ayer y estoy enganchadísima. Está en los favoritos de mi blog. Échale un vistazo y me cuentas... (recomiendo la entrada de la itv y las de la llamada maldita)

Duncan de Gross dijo...

Gracias por los comentarios, me alegra que os guste mis anécdotas mas triviales, jeje, es bromita...
Ojala pudiera vivir de esto Firmin, pero por ahora, me toca vender tornillos hasta que me llamen, por 1000 euros al mes...
Gato Anónimo: Conozco el blog, ya lo había visto la semana pasada buscando enlaces de gatos. Hoy me han contado una historia horripilante, según la cual, hay mucho H.P que adopta gatitos para darselos de comida a boas y otros reptiles, y las protectoras sin sospechar nada.
Lups: Tomo nota, le echaré un vistazo y te comento.
Gracias a todos/as ;-)

la pequeña candi dijo...

Los chinos acabaron cn vuestro negocio y ahora quieren acabar con tu estomago...
¿Cuando vendrá Celdrán a cambiarle el nombre a la calle?... Seguro que le ponen Avenida Mao Tse Tung.
Un beso!

Justo dijo...

Vaya, vaya, y yo que pensaba que te ofrecia una primicia y tu te habias adelantado. La proxima vez puedes presentarte con una camiseta con la bandera del Tibet y el slogan "Free Tibet" en ella. Seguro que te dan Fairy de verdad, aunque de todas maneras no ibas a notar la diferencia.