En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

lunes, 4 de agosto de 2008

Crónicas de un gato


Hola Amigüitos, hoy Michel IV de Gato, se ha declarado republica independiente en el patio-lavadero. El gato, de nombre tan monárquico, nos ha salido así de arisco. Esta mañana he ido a entrar en su recinto, y me ha recibido con el pelo erizado y con miles de bufidos de advertencia, estaba metiéndome en su territorio, de nada han servido los 70 leuros que me gasté en castrar al joio siamés, el eunuco felino, con añito y medio y dos caidas desde un quinto piso, no entra en razón, quiere declarar independiente la gatera y lo podrá hacer mientras le dure la arena y la comida que le compré el viernes en el LIDL, después como no se coma las macetas no sé que hará.

Esto no es nada raro, lo he leido en "El encantador de gatos", una colección sobre Mundo Felino de un tal César, que no tuvo mucha suerte y que ahora se dedica a los perros y que tiene un espacio en Cuatro. Aún así, lo compré de oferta, con el número 1, me regalaban el número 2, y las tapas también de regalo. A Michel IV le ocurre estos cruzamientos de cables cuando hay olas de calor africano o le da por ver "Tierra y Libertad" de Ken Loach, le sienta mal el cine de Ken Loach, se declara republicano, como en esta ocasión, y a veces, me monta referendums de autodeterminación que no suelen ir muy lejos, acaban en el Tribunal Constitucional que tenemos establecido en la cocina, le doy dos latas de Whiskas y aquí paz y aquí gloria, ronronea feliz y se le olvidan todas clases de políticas... Pero está vez le ha dado fuerte, se pasea por el cristal de la puerta del lavadero, desafiante, y se pone boca arriba meneándose como si fuese un chucho cualquiera, en plan Mel Gibson en "Braveheart" enseñandome sus peludas y deshonrosas partes de gato burgués, más que burgués, comprometido con la izquierda felina (se pensará que yo soy Eduardo III que quiere acabar con sus fueros) .

A su antecesor, Michel III, que era más romántico, le encantaba "La Princesa Prometida" y se mesaba los bigotes escuchando aquello de: "Hola, Soy Michel III de Gato, tu mataste a toda mi camada de gatos, preparate a morir...". Pero este gato sindical, Michel IV, te canta lo mismo La Marsellesa que el Himno de Riego, sueña con un estado gatuno donde impere la siesta de nueve horas en cojín y el deporte nacional sea el rascar, impunemente, los sillones y tresillos de su amo. Los gatos no creen en jerarquías absurdas como los perros, ellos son libres, anárquicos, estan contigo porque quieren, porque les interesa, y a este le gusta el buen Jazz y las latas de atún Calvo.

Tomás Polichiollo, psicoanalista argentino, de Buenos Aires mismamente, metido a repartidor de publicidad desde aquella Cacerolada bochornosa, en la que apañó lo que pudo y se vino a Aspanya, me comentaba esta mañana, al verme decaído ante los acontecimientos de mi patio-lavadero: "Etoooooo... Vos tenés un conflicto generacional con el gato, entendés?...", pero yo no puedo pensar en nada, sólo puedo pensar en lo felices que somos cuando Michel IV tiene la cabeza tranquila, y no le da por morder y arañar mi ropa interior (con lo pijo que soy yo para los calzoncillos) recién lavada que descansaba en el cesto de la ropa a recoger...

En fín, esperemos que cuando llegue esta noche de trabajar, se le haya bajado la fiebre, y me deje de una vez entrar en el patio-lavadero, porque sino... porque sino... le voy a dar un caponazo en toda la tarra a este ojos rasgados, que lo mando de vuelta a China por Seur y me dejo de tantas monsergas... Ale.


P.D: Cualquier similitud socio-política entre las peripecias de mi gato y yo con lo que ocurra, o pueda ocurrir, en cualquier punto del globo terráqueo es pura coincidencia, y lo digo en serio... Os quiero, tened cuidado ahí fuera.

5 comentarios:

Carlos dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJA Eres un crack :P Deja la ferretería y dedícate a los monólogos jejeje. Si el capullo del público no te responde, les tiras encima al jodío gato jajaja.

firmin dijo...

Estoy de acuerdo. Deja la ferretería y la logse. Haces unos monólogos increibles y menudo gato tienes. ¿seguro que no una pantera de incógnito? Yo que he tenido gato, Pascal, en plan filósofo francés, ya sé cómo se las gastan pero el tuyo se pasa. Y la foto es de él? Claro se le ha subido la belleza a la cabeza. Lo dicho, carlos y yo de acuerodo, déja la ferretería...y la logse.

firmin dijo...

Se me olvidaba, a mí como a Michel III, me encanta La princesa prometida.Que bellezas, la pareja, y qué personajes el resto.

Duncan de Gross dijo...

La foto no es de Michel IV, pero es casi idéntico. Lo de dedicarme a los monólogos no sé, demasiado mayor ya... Y lo de dejar la ferreteria en cuanto pueda, de momento me está dando de comer mientras me llaman para dar clases, aunque me tiene muy quemadito ya... De "La Princesa Prometida" podríamos hacer una tesina, si, jeje...

firmin dijo...

No eres demasiado mayor para nada. Objetivamente, pero además nunca se es simpre que se desée hacer algo.Y lo digo yo que sé de eso.Vengo a invitarte a dos vernisages. Esta vez ni croquetas, ni verduras: en uno sólo materia y en otro sólo espíritu.
He encontrado un trozo de Budelaire sobre gatos que cualquier día te hago un post con todas las fotos que tengo de gatos, no tan guapos como michel IV pero muy tiernos y graciosos. si acudes a los vernisages por favor pulsa la primera de Keifer y las otras, sobre todo el ángel. Saludos.